Sep 292018
 

@perez_daro

Los Violadores son la marca argentina del punk. No sólo es una cuestión musical, sino algo irreverente, lo que era incorrecto en algún momento. Fue la huella que dejaron en la cultura cuando se quería respirar libertad.

“No empezó con nosotros, ni con el punk. El rock juntó generaciones y derribó muros. Liberó de prejuicios desde su origen. Antes del rock, la gente que tenía 20 parecía vieja. Y el rock hizo que la gente se libere, y se dé cuenta de que podía no ser parte de esa masa amorfa”, explica Stuka en charla con DiarioShow.com.

Pil, cantante, se suma a la charla con la misma premisa: “Nunca fue la idea abrir mentes, eso suena a restaurador, alguien que está por sobre los otros. Siento que nos abrimos paso en la vida”.

El grupo tocará en el Gran Rex por primera vez en su historia el 6 de octubre, y ante la sorpresa que puede causar, ellos contestan que “¿cómo vamos a decir que no a tocar en un lugar así? Ni siquiera es algo comercial porque hasta diría que nos perjudica, quizás perdamos público por estar en ese teatro. Pero está bueno porque también diría que puede ser uno de nuestros últimos shows. En Argentina no podemos hacer muchas cosas más que nos entretengan. Si pensás la música como un negocio sos un asqueroso. La música pasa por la sensibilidad. Tiene que haber algo que nos motive, no quiero que se transforme en un trabajo de oficina, porque no lo es. Y con los Violadores no queda mucho por hacer”.

 

 

Pensando en las letras contestatarias del grupo, el guitarrista declara que “no eran un manual de instrucciones. Apuntaban a lo que no había que hacer, lo que no queríamos que pase. No hay que hacer música para conformar a la sociedad, sino para gritar lo que te pasa. Estábamos en contra de la violencia, de la represión. Pero fueron como una profecía y se cumplió todo eso contra lo que cantábamos. Estamos vigentes con letras que compusimos hace 30 años. Tristísimo. En Argentina, lamentablemente, tenemos que seguir la esencia del punk. La única manera de construir algo es destruyendo lo que había. Si no destruimos toda la mier… no vamos a poder salir”.

Pil, que tiene un pensamiento un tanto diferente, aclara que “siempre fue contracultural lo nuestro. Soy un tipo crítico del sistema, porque siento que nos tenemos que cuestionar toda esta locura. Cuando te cuestionás las cosas, te llevás ideales, cosas en la mente. Cuando te tirás a dormir la siesta… y bueno, todos somos parte del rebaño, pero al lobo hay que empujarlo entre todos”.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.