Oct 092018
 

Todo comenzó con la columna de espectáculos que Marina Calabró tiene en ‘Lanata sin filtros’. Allí, la periodista comentó algo que había sucedido puertas adentro del programa ‘Chismoses’ que Luli Salazar conduce en Net Tv. Según dijo, la periodista Laura Ubfal le había pedido a la producción que le diera un destaque ya que no se sentía del todo cómoda con el rol de ‘panelista’. Así fue que se le dio una suerte de escritorio en el que la ubicaron para darle más importancia a su rol. Al oir esto, Lanata comentó que ante los ojos del espectador, ese ‘destaque’ la hacía ver como la conductora del programa, desdibujando por completo a Salazar.

Dicen que estas observaciones llegaron a oídos de la rubia y se pudrió todo. “Fue a hablar con la producción para pedir que buscaran la manera de dejar en claro que era ella la que tenía las riendas del ciclo y no la Ubfal”. A raíz de eso, Marina contó que Martin Kweller no se animó a decirle a la periodista lo que ocurría… ¿la solución que encontró? Recortar los planos de tal manera que el escritorio no se viera al aire.

“La verdad es que fue una solución salomónica. La realidad es que Laura no necesita destaque, resalta por lo que ella dice pero las internas son reales. Hay órdenes de recortarle los planos a todos excepto a Salazar”.

Por último, Calabró anunció otra polémica que se viene: “Al pibe Tartu lo quieren vestir de oficinista. Le quieren cambiar el look, ponerle trajes pero la verdad es que él es rock. No se metan con él… a esta altura, Chismoses en una semana tiene más internas que Intrusos en 18 años”.

 

 

NOTA COMPLETA