Oct 182018
 

Hoy disfruta de las mieles de la fama y gracias a su papel en la película de Rodrigo, se ilusiona con la posibilidad de crecer en el mundo de la actuación. Sin embargo, en el plano personal las cosas no le resultaron nada fáciles.

«Cuando tenía 11 años perdí a mi primo Pablo en un accidente de tránsito. Tenía la misma edad que yo y era como mi hermano. Fue muy doloroso… una angustia muy grande», contó en una charla con PRONTO.

Para colmo, meses más tarde recibió otro duro golpe: su ídolo de toda la vida, Rodrigo, falleció en un choque. «Yo estaba muy sensibilizado por todo lo de mi primo y cuando se fue Rodrigo experimenté la misma sensación. Era mi ídolo, mi modelo a seguir… incluso falté a la escuela de la angustia que tenía».

Y como si todo eso fuera poco, unos años más tarde tuvo que hacerle frente a otro golpe: la separación de sus padres. «Yo tenía 15 años y mi hermana apenas uno. Era una edad difícil para mí, mi viejo me agarró y me dijo que se iba de casa porque el matrimonio no daba para más. Nosotros eramos muy compinches y quise irme con él, pero me dijo que no. Que yo debía quedarme con mi mamá porque era el hombre de la casa».

Para Rodrigo Romero, todos estos golpes le sirvieron para madurar de golpe y hasta dice que con los años, pudo entender lo que su papá le había querido decir. «Yo experimenté lo mismo años después. Tuve dos matrimonios de 6 años cada uno».

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.