Oct 262018
 

@Rfilighera

Una charla con Sofía Gala siempre es a todo o nada. A propósito de su trabajo en “Atracción fatal”, bajo las órdenes del director José María Muscari, encara un papel jugado en esta de por sí “zarpada” adaptación de aquella clásica película de 1987 con Michael Douglas y Glenn Close (ver aparte).

Consultada sobre los cambios a nivel social que se viven de la mano del feminismo, la actriz señala a DiarioShow.com: “Para que esto se haya convertido en lo que se está convirtiendo, este movimiento y esta unión de solidaridad, han participado muchas mujeres desde los comienzos de la historia de la humanidad. Desde Juana de Arco pasando por Madame Curie y Alicia Moreau de Justo. Mujeres que luchan para que se nos respete, y por la igualdad. Falta lo más importante, que es el comienzo de un cambio ideológico real, y para esto confío en las nuevas generaciones, esos chicos que van a nacer sin el chip patriarcal”.

Para algunos, el feminismo es una amenaza hacia el hombre. Al respecto, Sofía analiza: “La creencia de que la mujer quiere derrotar al hombre y convertirlo en un ser inferior forma parte de ese sistema patriarcal donde cierta sociedad se está tratando de agarrar con uñas y dientes de algo que ya no existe más. Es todo lo contrario: el feminismo habla de la igualdad y el hombre, en consecuencia, va a sentir que se va a sacar un peso de encima, porque llorar no es privativo de putos, ser un amo de casa no es ser un mantenido, o vestirte de determinada manera no significa ser maricón. Si la sociedad machista lograra ver las cosas de esa manera, estos cambios nos van a servir a todos”.

«El feminismo habla de la igualdad y el hombre, en consecuencia, va a sentir que se va a sacar un peso de encima, porque llorar no es privativo de putos, ser un amo de casa no es ser un mantenido, o vestirte de determinada manera no significa ser maricón».

¿Cómo afectan estos cambios a la sexualidad? La intérprete señala: “La obra plantea situaciones referidas al vínculo de pareja. Hablar en la actualidad de fidelidad como concepto absoluto suena antiguo. Lo que sí podemos debatir es la lealtad; lo que es tener un compañero y seguir un mismo camino. Cuando una toma esa decisión, ambas personas señalan un acuerdo tácito o hablado. No es importante si tu marido te engaña; el tema consiste en respetar lo hablado anteriormente. Más que el engaño, es importante, de repente, el hecho de no saberlo. Es valioso que en una situación de vínculo monógamo el tipo te cuente que se garchó a otra mina”.

Sin alejarnos del tema en cuestión, expuso que “si uno siente la necesidad de estar con otras personas, teniendo pareja, debería llegar a un acuerdo, de lo contrario debe poner en la balanza qué es lo que más vale: tu relación de pareja o acostarte con otras personas. Yo soy de la visión de que nos debemos cuidar y no traicionar. El mundo tiene naturalizada la mentira: le mentís a tu esposa, a tu jefe, a tu compañero de trabajo, a tu vecino. El diálogo abre la puerta hacia mundos nuevos”.

“Si uno siente la necesidad de estar con otras personas, teniendo pareja, debería llegar a un acuerdo, de lo contrario debe poner en la balanza qué es lo que más vale: tu relación de pareja o acostarte con otras personas».

Sobrevino entonces el asunto del “poliamor”. Sofía apuntó: “Yo creo en todo tipo de amor. Cada uno tiene el derecho de vivir su amor y sexualidad. La cuestión radica en que te pueda funcionar, sin embargo, es importante la experimentación y cierta parte de la sociedad tiene la costumbre de estimagtizar al prójimo. Yo no me siento homosexual ni tampoco heterosexual; en mis mayores perspectivas, me siento mujer y también, a veces, me siento más cómoda en situaciones masculinas; así crío a mis hijos; si mi hijo quiere usar polleras las usa; si mi hija quiere jugar al fútbol, lo hace. Hay que dejar de etiquetar a la gente”.

«No me siento homosexual ni tampoco heterosexual; en mis mayores perspectivas, me siento mujer y también, a veces, me siento más cómoda en situaciones masculinas; así crío a mis hijos; si mi hijo quiere usar polleras las usa; si mi hija quiere jugar al fútbol, lo hace».

Mamá Moria

Gala es hija de la One, todo un desafío. Ella desdramatiza el asunto: “La de una madre es una relación muy importante en la vida y hay que saber transitarla; si uno se hace el boludo siempre vuelve y el universo se encarga de afirmártelo. Los padres, en la vida de cualquier mortal, son fundamentales, para bien o para mal”.

«Los padres, en la vida de cualquier mortal, son fundamentales, para bien o para mal”.

¿Y cómo es Sofía mamá? “Me equivoco mucho, pero trato de no ser una madre de manual, de no leer libros que me indiquen cómo criar a mis hijos. Los amo, trato de estar con ellos en todo y si me confundo pido disculpas. Yo no sé de la vida más que ellos: los puedo cuidar de algunas cosas pero no soy omnipotente por ser madre”.

«Como madre me equivoco mucho, pero trato de no leer libros que me indiquen cómo criar a mis hijos».

Con un presente brillante, el futuro lo es más aún. Luego del éxito en cine con “Alanis”, Sofía participa de la miniserie “Cartas a mi ex” que dirige Jazmín Stuart y compone a la madre de Carlitos Tevez en la biopic que dirige Adrián Caetano.

 

Locura, pasión y sangre de a tres 

Era una jugada riesgosa, y salió más que bien. En el MLaultiteatro Comafi , Gala, Pablo Rago, Laura Novoa, Betiana Blum, Nico Pauls y Esther Goris -como narradora- escenifican sobre tablas un clásico thriller cinematográfico. Sofía aseguró que “la versión que armó José María Muscari sobre ‘Atracción Fatal’ es distinta de varias características que tenía el filme y, en este sentido, le dio una vuelta de tuerca apasionante”. Distinguió que “antes, en los ‘80 cuando un hombre dejaba embarazada a su amante y le proponía abortar, haciéndose cargo de todos los gastos, no era algo mal visto. Por suerte esto ya forma parte de historia antigua. Y cuando lo dice este personaje en coherencia con eso, es un horror lo que está expresando”. Cabe aclarar que sí, aquí también hay hervidura de conejo (de mentira).

Su papel en «Morir de amor» con un capítulo polémico

“Morir de amor”, miniserie de Telefé que protagonizan Griselda Siciliani y Esteban Bigliardi, tuvo de invitada este miércoles a Sofía Gala. La joven interpretó a Rita, una paciente en estado terminal que tras intentar recuperarse mediante quimioterapia, necesita el trasplante de un pulmón para respirar y llevar una vida digna. En el hospital se hizo amiga de Mora (Brenda Gandini), también con cáncer, pero lo que ambas jamás sospecharán es lo que Juan (Bigliardi) hará con ellas.

Sofía cosechó elogios por este rol que conmueve, sobre todo cuando intenta, sin aliento ni fuerzas, salir de la habitación hasta el pasillo del hospital para no morir asfixiada por un beso letal y perverso que le deja la boca pintarrajeada.

También fue muy comentada una escena de Siciliani cuando despelleja un conejo a pedido de su ex marido. Si bien la actriz dio a entender que se utilizó un conejo real para la escena, en la tira, al momento de los títulos finales, aclararon que ningún animal fue maltratado en las grabaciones.

En las redes sociales, muchos televidentes se mostraron indignados con la crudeza de la ficción. “Nunca vi algo tan desagradable, sobre todo lo que hacen con los pobres animales”, escribió uno. “Absoluto rechazo al maltrato animal, en un solo capítulo despellejan a un conejo”, reprochó otro seguidor. “¡Lo del conejo no hacía falta en absoluto! Y no me hago la delicada, simplemente fue desagradable”, apuntó una mujer.

La actriz habló de todo.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.