Nov 062018
 

En la premiere de Notting Hill en 1999, hubo una foto que recorrió todo el mundo: la de la protagonista de la película, Julia Roberts, levantando su brazo y dejando ver los pelos que tenía en su axila. Si bien en su momento ella no declaró nada al respecto, muchas personas supusieron que lo había hecho a modo de mensaje feminista y de liberación.

Casi veinte años después, la actriz habló por primera vez del tema: “La imagen de ese momento está grabada en mi mente. No fue… Creo que no había calculado lo larga que sería la manga y que tendría que saludar, y cómo esa combinación funcionaría y revelaría ciertas partes de mi persona. No fue una declaración de intenciones como tal, sino más bien parte de la declaración que hago como ser humano en este planeta”, aseguró en una charla con un programa estadounidense.

“Eso reveló cosas personales sobre mí. Nunca lo olvidaré”, agregó.

 

NOTA COMPLETA