Nov 062018
 

El lunes por la noche, Sandra Borghi vivió uno de los peores momentos de su vida. Mientras viajaba en un taxi de regreso a su casa como todos los días, fue interceptada por un grupo de jóvenes delincuentes en plena 9 de Julio alrededor de las 8 de la noche. “Fue a la altura de Tucumán, pleno centro y no había ni un solo policía”, se quejó angustiada.

“Un chico me abrió la puerta, se metió en el auto y me dio una trompada en las costillas. El chofer me quiso defender pero aparecieron un montón de pibes más. A mí me tiraron al suelo”, detalló Borghi aún conmovida.

“Sinceramente, no entiendo cómo se metió en el auto porque yo había trabado la puerta. Me asusté mucho cuando me golpearon porque por el dolor no sabía si me había clavado algo… encima el pibe que me empujó tendría dos años más que mi hija”, destacó. 

El martes en ‘Nosotros a la mañana’ comentó que se siente angustiada y llena de impotencia porque se considera una mujer que toma ‘todos los recaudos’ para evitar este tipo de situaciones. “Al subir al taxi, puse la cartera en el piso y como iba hablando por celular, lo agarré con la mano contraria a la ventanilla como para no tentar a nadie, pero no alcanzó”.

 

NOTA COMPLETA