Nov 072018
 

Mirko Wiebe, el hijo de Marley, es uno de los bebés más queridos por los argentinos. Gracias a las fotografías que comparte el conductor en sus redes sociales, todos son testigos de su crecimiento, de sus primeros pasos, de sus balbuceos, de sus viajes y de sus ataques de risa. Pero la sobreexposición de un menor puede traer problemas para su integridad física, según sostiene Roberto Piazza. El modisto es el presidente de su fundación contra el abuso y la violencia infantil y habló con DiarioShow.com sobre las consecuencias que existen con respecto a la constante exhibición de los menores en las redes.   

La exposición de un niño importa más que la fama y la popularidad. No estoy de acuerdo con que lo exponga tanto. Como presidente de una fundación contra el abuso infantil, no estoy de acuerdo que a un bebé se lo exhiba tanto porque es peligroso en la sociedad actual. Hay que cuidarlos y protegerlos. Si sos muy famoso hay que tenerlos en el anonimato absoluto, porque no son un trofeo“, expresó Piazza.

Roberto Piazza.

Con Marley está todo bien, nos vemos y nos saludamos. No tengo nada en particular con él, es muy exitoso, hace programas de televisión muy buenos, es muy popular. Pero si yo lo encontrara le diría como presidente de una fundación y como ex víctima de abuso sexual infantil que hay que cuidar a los chicos, porque cuando pasa algo después nos agarramos la cabeza“, agregó. 

Además, sostuvo: “Si yo adoptara un niño lo tendría guardado en mi casa. No lo pondría en todos lados, no le haría un Instagram a mi niño, no lo llevaría para acá y para allá, no le sacaría fotos. Cada vez que veo a un famoso que muestra a su chico digo: ‘Ay Dios mío’. Es como mostrar tu casa, tu vida íntima. Es peligroso porque hay mucho loquito suelto que se puede aprovechar de una persona que tiene dinero y fama. No basta con que el padre lo cuide y esté al lado, hay locos sueltos. Cada día hay más robos de niños. La Argentina es un país liberado“.

Una tapa de revista, cuya entrevista principal es sobre Mirko. 

Esto no lo digo solo para Marley, sino para toda la sociedad: “Hay que cuidar a los chicos de una manera sobreexagerada, más que antes. Sólo en la ciudad de Buenos Aires hay 200 violaciones y robos de chicos por hora, la cantidad de denuncias que me llegan es increíble“. 

En 2011 se sancionó la “ley Piazza”, la cual ampliaba el plazo de proscripción del delito de abuso de menores. Actualmente, el diseñador está trabajando en la “ley Piazza número 2”, por lo que está en contacto permanente con diputados y senadores, aunque él reconoce que “no le dan bola“.

Por otro lado, Piazza contó por qué dejo de aparecer en los medios: “Son muchos los que no me invitan a sus programas o revistas de páginas brillantes debido a lo que pasó con Mirtha Legrand, de la discusión y su pregunta desafortunada. Ella no me merece el menor de los respetos. De ahí se me ha hecho un hueco. Me asombra y me sorprende que nunca más me hayan invitado a varios programas importantes. Igual no es importante que me inviten, ni que la Legrand me diga de ir a comer“. 



Roberto Piazza, crítico con la exposición de menores.

NOTA COMPLETA