Dic 052018
 

Rodrigo Eguillor está en boca de todos. El joven de 20 años enfrenta varias denuncias de abuso sexual y fue detenido luego de amenazar a una fiscal que lo estaba notificando de la causa en su contra. 

Las cosas se complican para Eguillor, el residente de Canning podría ser diagnosticado como mitómano, es decir mentiroso compulsivo. Ayer en el aeropuerto de Ezeiza anunció en varios reportajes que tenía previsto viajar a Madrid para ver la final entre River y Boca. Poco tiempo después, se supo que el joven no tenía pasajes para volar.

Algo similar sucedió con sus dichos sobre los hechos del jueves 15 de noviembre, cuando se lo vio forcejear con una joven en un balcón de San Telmo. Al dar explicaciones, alegó que no podía permitir que la joven dejara el departamento porque no tenía las llaves y luego recordó que había propuesto pedir sushi por delivery. ¿Cómo iba a ingresar la comida al inmueble si no tenía la posibilidad de abrir las puertas?

También es una mentira que Rodrigo posee una propiedad en el club de campo Mayling. Es más, en una de sus apariciones dijo que estaba residiendo allí junto a una mujer. Sin embargo, la versión es falsa.

Luego de verificar los registros, el directorio comprobó que el hijo de la fiscal Paula Martínez Castro nunca fue socio ni inquilino del club de campo. Tampoco se registraron visitas a otros asociados. Ademáspor las acusaciones que pesan en su contra, se ordenó preventivamente que se le prohíba el ingreso al country.

NOTA COMPLETA