Mar 152019
 

Nunca lo conté, pero Antonio tiene un trastorno en la comunicación y el lenguaje que lo involucraría dentro de la condición del espectro de autista«, había afirmado María Julia Oliván hace algún tiempo.

Al ser comunicadora, la periodista no sólo comparte los avances que día a día hace Tony con ayuda de la terapia ocupacional por orgullo personal sino también para ayudar a otras familias.

Hace sólo unos días, Oliván reveló que su hijo había podido comer por primera vez un gajo de naranja: «Muchos dirán ‘tanto lío porque el nene comió una naranja’ Y sí.. para mí ésta es una de las mil batallas diarias que me empecino en ganar. Para las mamás de nenes que pueden estar en el espectro #tea o #cea (para mí es #CEA) lograr que nuestros nenes no hagan rígidas sus costumbres alimenticias es un desafío constante… un camino muchas veces complicado porque todo para nosotras se presenta como una batalla a ganarle al cansancio o al desánimo o a la maldita burocracia que tantas veces nos hace llorar», explicó.

Tony empezó sala de tres y tuvo otro gran avance en su escolaridad que, obviamente, fue reflejado por su mamá. «A mí que nadie me hable de suerte o de mala suerte porque yo no creo en eso. Yo creo en el trabajo.. en eso de “Al que madruga Dios lo ayuda”. Hoy, después de casi dos meses de llevar todas las semanas a las sesiones de TO (Terapia Ocupacional) exprimidora, naranja, durazno, yogur, banana, pan lactal, casancrem y miel.. tal como me pedía la genia de Sonia y ella, llevando batidora para licuados que nunca tomó Antonio y hoy hasta zapallitos revueltos con huevo de su casa; este mediodía #Tony comió por primera vez pan con Casamcram«.

«Ya saben que siempre aclaro que esto a la mayoría le puede parecer una pavada .. puede pensar “mi hijo come de todo” .. pero la familia azul 💙entiende. Que el trabajo es arduo, pero la tenacidad vence a la supuesta “suerte”. Así que cierro con lo que fue mi frase de cabecera a lo largo de toda mi carrera de periodista y lo será en mi carrera de madre “el trabajo es invencible” amigos! porque lo que cuesta mucho, en esta carrera vale oro💙«, agregó emocionado. 

 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A mí que nadie me hable de suerte o de mala suerte porque yo no creo en eso. Yo creo en el trabajo.. en eso de “Al que madruga Dios lo ayuda”. Hoy, despues de casi dos meses de llevar todas las semanas a las sesiones de TO (Terapia Ocupacional) exprimidora, naranja, durazno, yogur, banana, pan lactal, casancrem y miel.. tal como me pedía la genia de @soniareij y ella, llevando batidora para licuados que nunca tomó Antonio y hoy hasta zapallitos revueltos con huevo de su casa; este mediodía #Tony comió por primera vez pan con @casancremarg . Ya saben que siempre aclaro que esto a la mayoría le puede parecer una pavada .. puede pensar “mi hijo come de todo” .. pero la familia azul 💙entiende. Que el trabajo es arduo, pero la tenacidad vence a la supuesta “suerte”. Así que cierro con lo que fue mi frase de cabecera a lo largo de toda mi carrera de periodista y lo será en mi carrera de madre “el trabajo es invencible” amigos! porque lo que cuesta mucho, en esta carrera vale oro💙.

Una publicación compartida de Maria Julia Olivan (@majuliaolivan) el

 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Y sí… publico este hermoso tw que me dedicó la genia de @fetcheves para equilibrar la balanza en un día que alguien me dijo una cosa tan fea y mala onda que ni me dan ganas de contarselas. La buena noticia: hay más @fetcheves en mi mundo que gente sin empatía ni espacio para pensar “esta boludez que estoy por decir no herirá a esta madre dolida? “ #buenasnoches ! el amor vence al miedo y no se olviden que los prejuicios se contagian. Y la confianza tambien.

Una publicación compartida de Maria Julia Olivan (@majuliaolivan) el

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.