Mar 162019
 

Siempre mantuvo un perfil bajo y poco se supo de su vida privada hasta que ocurrió lo de Débora Pérez Volpin. En ese momento, la gente descubrió la hermosa relación familiar que mantenían y un poco más sobre él mismo. 

Así y todo, Quique Sacco evita dar notas que no estén relacionadas con la causa que investiga la muerte de la periodista y legisladora. Sin embargo, hay ocasiones en las que hace una excepción, como en este caso, y accede a compartir algunas emociones con sus colegas. En diálogo con Viva, dijo que los hijos de Débora fueron fundamentales en el proceso de duelo ya que con su amor y respaldo, pudo salir adelante. “Ellos son su legado y si bien podrían haberse alejado, porque en definitiva no era más que la pareja de su mamá, me remarcaron que yo soy su familia. Eso me dio mucha paz”, admitió.

“En este proceso, pienso en ellos. “¿Qué hubieran pensado si me hubiese quedado acostado en mi cama por siempre?  ‘Este pobre tipo anda por la vida a la deriva’… Yo no quiero eso sino que los chicos tengan la mejor imagen posible de mí”.

Y por último, cerró con una revelación fuerte pero muy sentida: “Soy creyente, creo en Dios y siento que los seres queridos siempre nos acompañan. A mi manera, me comunico con mi papá, con Débora y con un hermano que murió al nacer”.

 

NOTA COMPLETA