Abr 092019
 

Después de una paradisíaca estadía en las playas de Cancún, Luciano Castro y Sabrina Rojas regresaron a Argentina para retomar la rutina. Sin embargo, apenas pusieron un pie en el aeropuero de Ezeiza, se le acercaron fotógrafos y periodistas para indagar cómo les fue en su preciado viaje sin hijos.

Relajados.

El primero en acercarse fue el movilero de «Los Ángeles de la Mañana» y Castro no pudo evitar su cara de perro y, visiblemente fastidiado, huyó.

Aún así, la que sí habló con los medios fue Sabrina, quien intentó alivianar la situación y advirtió: «La pasamos bien. Fuimos al Caribe. No hay forma de pasarla mal. Siempre hacemos un viaje solos y después de tanto tiempo con los niños, que fuimos y vinimos, decidimos hacerlo«.



«El amor fue más. Seguro tengamos muchas más crisis, como una familia normal. Por eso siempre digo que no festejemos mucho, que capaz en un año nos pasa de nuevo. Ojalá que no«, comentó Rojas. 

Pero el movilero insintió y volvió al actor y se llevó una sorpresa de su parte. «¡No, entendeme que yo no hablo! No seas impertinente y no me lleves por delante», expresó Castro. 

Apenas finalizó la nota, Ángel de Brito no se quedó callado y fue muy duro con el artista: «Pocas pulgas para Luciano Castro, que le mete miedo a los noteros«. Y Yanina Latorre acotó: «Qué diferentes que son los dos. Ella, tan simpática, tan amena«.

El mal momento del actor.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.