Abr 132019
 

@perez_daro

«Carajo» lleva 18 años en la música. A poco de festejar el aniversario de su primer show, la banda editó su sexto álbum de estudio, “Basado en hechos reales”, cuyas canciones hablan visceralmente de muchos temas actuales: la corrupción, el poder, las guerras civiles que libramos día a día y hasta la desaparición de Santiago Maldonado.

En charla con DiarioShow.com, el trío compuesto por Corvata, Andy y Tery explica cómo es esto de canalizar broncas y realidad dentro de canciones. “El rock pesado, que es por donde nos movemos, por la energía que tiene, te incita bastante a hablar de estas cosas. Es natural que te lleve a querer gritar, a hacer una catarsis”, asegura el guitarrista.

Corvata, en tanto, que se encarga de la voz y las letras, expresa que “no podemos quedar ajenos a la realidad. Es imposible que siendo de Argentina no nos toque y no queramos hablar de esta situación. Intenté no hablar de algunas cosas, porque me sonaba un poco… digamos tribunero, pero cuando hay situaciones que te sensibilizan, como la de Santiago Maldonado, no me lo puedo sacar de la cabeza. Entregamos tantas cosas de nuestro país, de nuestra vida, y hay inocentes que mueren y ahora están en murales, me da bronca”.

 

 

El nuevo álbum no tiene un CD físico, sino que se trata de un libro con material exclusivo de Carajo y las canciones disponibles para descargar en diferentes formatos. Es una apuesta diferente, que puede ser tan admirable como discutible.

Sobre los cambios de paradigma, mencionan que “se dan dos cosas al mismo tiempo, por un lado la inmediatez de las redes, y por el otro el estilo de música de moda. Eso siempre pasó. El rock siempre fue por el costado. Y si se escucha en todos lados es por lo popular. Siempre fue mutando y nunca se transformó en lo de moda. Lo que pasa hoy es que cuando algo sube mucho, sube muy de golpe. Pasa en el trap, tenés un artista, se multiplican y de pronto tienen mucha llegada, inmediata. Perdurará o no… es algo que dirá el tiempo”.

Al mencionar el género urbano como parte del mainstream, Carajo, que siempre ha sido un grupo sin miedo a salirse de esquemas, cuenta que “no hay ningún drama con la música, sino con el contenido. Te puede gustar o no el estilo de moda, pero deja de ser interesante cuando escuchás muchas canciones actuales y te aterra lo que dicen. En una época en la que las mujeres comienzan a ganar derechos que deberían tener desde siempre, hay canciones en las que las bastardean brutalmente, o dicen livianamente cosas explícitas sobre drogas. El trapero quizás diga que en el rock también pasa, pero bueno, cuando el Pity habla de la falopa tampoco me gusta. No es que ‘aguante el Pity’ por sobre todas las cosas. Como tampoco me gusta cuando La Mona Jiménez sube una mina y la toquetea. Hoy estamos en un lugar en el que arriba del escenario se deben cuidar algunas cosas, no hay que dejarse llevar por la moda, y hacer de cuenta como que no pasa nada, total es el estilo que escuchan todos. La primera vez que escuché a Bad Bunny me quise morir por lo que cantaba. Y sin embargo cuando fue a tocar en el Luna Park seguramente estaba lleno de mujeres que bailaban y no les importaba lo que decía. Ahí siento una contradicción enorme”.

Una banda histórica.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.