Jul 262019
 

A principios del año pasado una mujer se le presentó a Gerardo Romano en la puerta de su casa con un sobre que contenía una carta y fotos. El actor, sin saber de que se trataba, le pregunta qué era. Por lo que la joven, llamada Liliana Patricia Pérez, le manifiesta que era su hija. Descolocado por la noticia, decide cerrar la puerta y hacer oídos sordos. 

En consecuencia, Pérez presenta una demanda de paternidad contra el artista de «El Marginal», quien tiempo más tarde, tras escucharla, decide realizarse un examen de ADN para comprobare si realmente se trataba de su hija. 

Finalmente, este viernes se dieron a conocer los resultados y según el informe médico de la Fundación Favaloro Romano queda excluido de un vínculo biológico con quien decía ser su hija. En diálogo con Crónica HD, el actor manifestó: «El resultado fue que tengo cero coma cero posibilidades de ser el padre. Lo mismo le pasó a Sandro y a Perón, solo que a ellos los revolvieron en sus tumbas.Tengo la suerte de que me tocó vivo«.

«Me costó 100 lucas, entre abogados y adn. Quiero saber quién me la va a devolver», manifestó el actor. Y agregó convencido: «Podría después del resultado haberme pedido disculpas. (…) Quería ser mi hija«.

«Tuvimos una relación, le expresaba mi afecto y mi contención. Yo estaba contento de tener una posible hija, le hice un lugar en el corazón. Pero ni siquiera después de este adn me llamó para decir ‘disculpá’«, concluyó. 

 

El descargo de Gerardo Romano tras el exámen de ADN (Foto: Nahuel Ventura).

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.