Abr 042019
 

El mundo de la música está de luto con la triste noticia del fallecimiento de Alberto Cortez. El cantautor argentino murió en el Hospital Universitario Puerta del Sur de Móstoles, Madrid, a los 79 años, debido a una insuficiencia cardiaca, según han confirmado fuentes de su entorno. 

Cortez había sido ingresado de urgencia el pasado 27 de marzo en el citado centro hospitalario de las afueras de la capital española.

Un mes y medio atrás, el artista argentino charló mano a mano con DiarioShow.com. A modo de homenaje, recordamos su última entrevista con este portal

Por @Rfilighera

Cercano a cumplir 79 años (11 de marzo), Alberto Cortez, desde Madrid, charló con DiarioShow.com y señaló que se encuentra en plena actividad, bien de salud y con giras artísticas por abordar. “He tenido algunos dolores musculares, un resfrío que se ha empeñado en no abandonarme, pero son situaciones naturales, estamos viviendo un cambio climático bastante fuerte, temperaturas que varían entre altos y bajos de manera contundente y esto me afecta como a cualquiera. No me puedo quejar, me encuentro bastante bien y siempre con ánimo de recomenzar”, expresó el cantautor con voz firme y determinante.

José Alberto García Gallo -tal como figura en su documento de identidad- nació en la localidad de Rancul, La Pampa. Ha sido denominado como “el cantor de las cosas simples” y en su extensa trayectoria ha tenido participaciones relevantes junto a otros intérpretes de la talla de Facundo Cabral, Estela Raval y Joan Manuel Serrat.

Estudió música en el Instituto Chopen de la ciudad de Mendoza y, en 1960, grabó sus primeros discos en Bélgica para realizar una extensa gira por países europeos como Francia, Holanda, Italia y España, donde se estableció desde 1964.

Puro prestigio.

En unos días, el artista abordará una serie de actuaciones por Puerto Rico, Nueva York, México y por diferentes localidades de España, donde interpretará los grandes clásicos de siempre y otras nuevas propuestas. Y atención: en su cocina se prepara un libro del que aún no quiere dar detalles.

-Alberto, ¿qué situaciones inciden en un artista para que no abandone nunca los escenarios? -La vocación y poder estar en plena actividad, que te hace sentir pleno. Los años pasan, como a todo mortal sobre esta tierra, y dejan también sus huellas. Pero estamos activos y seguimos apostando a nuestras mejores convicciones.

-¿El proceso creativo en tu actividad sigue tan presente como en los comienzos?

-Por supuesto. Yo sigo componiendo canciones con las ganas y el entusiasmo que aportaba en mis años de juventud. Se trata de una tarea que no para nunca y estoy trabajando en forma constante. En consecuencia, la poesía, los temas sobre los que uno habla surgen siempre, y es para mí una fuente renovadora de energía.

-¿Utilizás algún momento del día en especial para componer?

-No, en absoluto. En mi caso la inspiración no está íntimamente vinculada con el oficio. Se da cita mi necesidad de escribir en el momento en que el universo marca la acción, es algo espontáneo e imprevisto.

-¿Creés que ir delineando las ideas en el papel ayudan a componer?

-Trabajar el idioma es una actitud de amor y sentimientos. Y el camino es siempre el mismo: el esfuerzo y la constancia. Yo puedo escribir bien o mal, lo que no puedo permitirme es que no lo haga con pasión, con entrega, con responsabilidad.

-Las raíces de tus composiciones, siempre tuvieron un leit-motiv: los sentimientos.

-Es verdad, las vivencias, las situaciones que uno ha recorrido, los lugares, los personajes, los paisajes. Forma parte de ese universo del ser humano y de nuestras emociones más íntimas.

-¿Está la posibilidad de regresar a Buenos Aires en tiempos cercanos?

-Por el momento, no. Por otra parte, esta posibilidad nunca me encuentra desatento: siempre tengo el equipaje listo y en condiciones para volver a mi tierra.

-¿Qué situaciones de nuestro país te han llamado más la atención?

-Me duele un poquito que se destruya el espacio público de la ciudad de Buenos Aires, que no se lo cuide puntualmente, en ocasión de realizarse manifestaciones, sea cual sea el signo político. Por otro parte, tampoco comprendo el cambio de lugar de algunos monumentos, por lo que me han comentado aduciendo problemas políticos. Siempre lo estamos esperando a Alberto, por su condición humana y de artista y de poeta. Y por aquella sencilla razón de que “cuando un amigo se va, deja un espacio vacío que no se puede llenar con la llegada de otro amigo…”.

La última nota de Alberto Cortez a DiarioShow.com

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.