May 022020
 

Criminóloga y criminalista, Vanesa Carbone (39) dejó atrás sus años en el mundo del espectáculo. Está dedicada a su profesión universitaria desde el rol de coordinadora de área en la ONG Grooming Argentina. En épocas de aislamiento social obligatorio, los casos de violencia de género y abuso sexual a menores por Internet se multiplicaron. Especialista en perfiles criminales y formación en perspectiva de género, invita a la reflexión.

“La pedofilia y la violencia de género son las otras pandemias que crecieron. Aprovechan el momento de mayor vulnerabilidad en la historia de la humanidad para extorsionar y someter a los chicos. Son personas sin conocimientos elevados en informática ni pertenecen a una clase social determinada. Los delincuentes, muchas veces, caminan detrás de nosotros en traje y corbata”, comienza.

La sociedad y los medios de comunicación sienten la necesidad, permanentemente, de justificarlos diciendo que se trata de personas con alteraciones mentales, pero es un concepto erróneo. Los femicidas y pederastas también usan trajes elegantes. Elaboré una guía para los padres y otra para los niños y adolescentes”, agrega.

–¿Cómo se puede prevenir el grooming?
–No tenemos que caer en el error de pensar que porque los chicos están en casa, están más seguros. Muchas veces los niños están por delante de los padres en cuestiones tecnológicas. Es fundamental educar a los padres en materia de tecnología. Proteger a los niños en Internet no es censura, no hay que confundir. El diálogo es fundamental, explicarles sobre los peligros en redes, ser lo más sinceros y directos que se pueda. Ejercer control parental, que la computadora se encuentre siempre a la vista, colocar horarios de convivencia digital y el conocimiento de las claves es fundamental. Y nunca hay que minimizar la posibilidad de que tu hijo caiga en manos de un delincuente sexual.

“Aprovechan el momento de mayor vulnerabilidad en la historia de la humanidad para extorsionar y someter a los chicos. Son personas sin conocimientos elevados en informática ni pertenecen a una clase social determinada”, dice Vanesa.

–¿Qué reacción conviene tener ante el instinto de hacer justicia?
–Primero, tener la cabeza fría. Muchos actúan de “caza grooming” y lo único que hacen es que, al momento del juicio, los procesos sean de nulidad, horas perdidas en la justicia porque quedan libres si los procedimientos no se ajustan a la norma. No hay que escrachar al groomer porque le cuesta dos segundos armarse una red social nueva, lo ponés sobre aviso y no concretás citas. Lo conveniente es hacer capturas de todos los mensajes, guardarlos y denunciar. En la aplicación Gap empieza un protocolo en el que se actúa, el área de legales asesora de forma gratuita. A partir de los trece años recién un chico tendría que tener un celular o una tablet en la mano, no antes. A la hija de Wanda Nara desde chiquita le subían fotos a las redes como modelo y la ponían en peligro. No sabés si del otro lado pueden sacar esa foto y subirla a una red de material de abuso sexual contra la infancia.

–¿Cuáles son las características del agresor de mujeres?
–Son personalidades que tienden a perder el control fácilmente, explosivos, que descargan furia no sólo con las mujeres sino que también pueden hacerlo con los niños de la casa. Son hombres que controlan a sus mujeres en lo que hacen, adónde van, con quiénes hablan y por cuánto tiempo… El ataque hacia la mujer o el niño les genera satisfacción, también como una demostración de poderío, de descarga. El confinamiento forzoso, lamentablemente, amplifica la realidad que se vive puertas adentro. Los factores psicológicos que puede traer el encierro no sólo los vemos ahora con un aumento en los índices de violencia sino que los veremos cuando todo esto termine.

–¿Qué puede hacer una mujer que pasa por esa situación?
–En la realidad que vivimos, lamentablemente, hay bajas probabilidades de escapar o denunciar. Pero hay un protocolo que había aplicado España y que acá se empezó a activar. La mujer puede ir a la farmacia más cercana y pedir el “barbijo rojo”. Otro consejo es que agenden cualquiera de los teléfonos para denunciar con el nombre de una amiga, familiar, un nombre código.

Los seguidores de Laurita Fernández le dijeron que la ven muy triste y ella contestó: “Es mi cara de seria”

The post Vanesa Carbone: “La pedofilia y la violencia de género son las otras pandemias que crecieron” appeared first on Revista Paparazzi.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.