May 162020
 

Es un escándalo que recuerda a los tristemente célebres Giselle Rímolo y Aníbal Lotocki. Una vez más, la farándula como beneficiaria y víctima a su vez de prácticas non sanctas. El jueves por la tarde, la Justicia clausuró la clínica de salud estética del doctor Rubén Oscar Mühlberger, en Retiro, y detuvo al profesional. El procedimiento fue realizado en elmarco de una inspección realizada por personal del Ministerio de Salud de la Nación a raíz de que su centro hacía publicidad de una supuesta “cura” para el COVID-19.

El acusado debe declarar hoy y su abogado, Mariano Cúneo Libarona, cree que sería trasladado en las próximas horas desde la Comisaría Comunal 6ª. “El doctor está calmo, entero, muy tranquilo con su conciencia. Nos explicó sus antecedentes, su proceder, la habilitación y el funcionamiento de su clínica, los títulos que tiene, los libros que ha escrito”, comenzó diciendo el letrado.

Intentando minimizar las acusaciones, expresó: “Hasta ahora hablan de dos conductas muy menores, una es desobediencia, cuya tipicidad no alcanzamos a comprender, y otro delito muy particular es el presunto anuncio de soluciones o propuestas de curación del coronavirus. Si alguien creyese que la tiene, realmente no leía los diarios”.

Cuando la prensa le preguntó al defensor sobre la matricula médica vencida que tenía Mühlberger y el hecho de que no tenía permiso para atender durante la cuarentena, sostuvo: “Hay que esperar, cautela en la información. Este señor, según nuestra constitución, que aún tiene un grado de validez en el mundo civilizado, se presume que es inocente. Esperemos que haga su descargo y ahí aclarará las confusiones”.

Moria Casán
Hace poco, con Moria Casán, en su programa.

Semanas atrás, Mühlberger causó un escándalo cuando fue invitado a “Incorrectas”; aseguró que tenía la cura para el coronavirus y que la vendía en su clínica. Por ello, su amiga y paciente, Moria Casán, que conducía el programa, era la palabra más buscada, ya que gracias a ella se popularizó la medicina “ortomolecular”, que él le practicaba. “No tengo idea de por qué le allanaron la clínica. Yo no considero un centro de estética a la clínica, porque parece la NASA, es de otro mundo. El doctor sabe muchísimo y mucha gente fue por mí, creo que son momentos en que está todo muy sensible para la comunidad,la gente no está muy bien con la paranoia del COVID-19”.

doctor ortomolecular
Atendió a Diego Maradona y Charly García.

Otro de sus pacientes es Beto Casella, que comentó en su programa: “Sin saber lo que está pasando Mühlberger, mi experiencia ha sido fabulosa siempre como médico clínico, cuidando la salud. Lo que a mí me ha dado siempre ha sido natural, jamás me dio un fármaco”.

Contradiciendo estos testimonios, ayer se conoció una denuncia por mala praxis hecha por María Laura Rossi, que fue a la clínica para hacerse un tratamiento para bajar de peso. “Fui para hacerme una lipo láser, que no es una intervención quirúrgica. Tenía terror a la anestesia”, expresó en “Todas las tardes”. Según narró, le prometieron que no iban a anestesiarla, pero con “un té” la durmieron por completo y al despertar vio que tenía una cánula metálica en el cuerpo, y varios cortes que le provocaron cicatrices, además de una quemazón intensa en la pierna. En una mediación, el representante legal del denunciado le habría dicho que el doctor era “influyente y poderoso”, así que su caso no iba a prosperar.

doctor ortomolecular
Marcelo Polino también era paciente suyo.

Con respecto al misterioso té, también habló Carla Czudnowsky, que se atendió en la clínica, y comentó que su experiencia fue buena, aunque recordó que la infusión que ofrecía Rubén tenía “dormicum”, que es un ansiolítico, pero que no tiene efecto anestésico. Luis Ventura fue otro de los que también mencionó el famoso “té” y expresó: “Me operó sin anestesia y sin mi consentimiento”.

Se suman testimonios en contra del doctor mediático.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.