May 172020
 

@LuisVenturaSoy 

Ni la severa cuarentena, ni el temido coronavirus, ni la irreversible muerte pudieron con el amor y la pasión de la gente que se autoconvocó al estadio Gabino Sosa, de Rosario, para despedir al ilustre mágico del potrero. El amor por el ídolo le había ganado al miedo del contagio patológico. Tomás Felipe Carlovich fue despedido por todo el universo futbolístico y especialmente por más de 2.000 amantes del fútbol champán que se sintieron conmovidos por la despedida inexplicable de “El Trinche” del pueblo.

Un energúmeno asesino de 33 años de edad, que debería pudrirse en la cárcel, por haberle roto la cabeza de un palazo para robarle su austera bicicleta al ex jugador de 74 años de edad, terminó con su luz. Un crimen sin perdón, por las bondades de un bohemio de la vida y del potrero que estuvo agonizando un día en terapia intensiva sin encontrar otro destino que la muerte misma.

La devoción y el paladar de un jugador exquisito fueron construyendo una leyenda en la que también supieron participar gloriosos y talentosos de la valía de Diego Armando Maradona, que cuando lo conoció supo reconocer de “El Trinche” con relación a su juego: “Vos fuiste mejor que yo”. Textual.

La devoción y el paladar de un jugador exquisito fueron construyendo una leyenda en la que también supieron participar gloriosos y talentosos de la valía de Diego Armando Maradona, que cuando lo conoció supo reconocer de “El Trinche” con relación a su juego: “Vos fuiste mejor que yo”. Textual. El mismo César Luis Menotti, ex entrenador del Seleccionado Argentino de fútbol y campeón del mundo en 1978, recordó de Carlovich: “El Trinche fue el símbolo del potrero mismo y del jugador que se impone por capacidades estupendas en su comunión con la pelota” No fue casual que directores cinematográficos y televisivos de Europa hayan llegado a nuestro país para contar la leyenda de “El Trinche”, aquel jugador que supo bailar a aquella selección de Maradona y Menotti como un barrilete cósmico que inmortalizó aquel eterno relato de Víctor Hugo Morales, preguntándose del cultor de una jugada impresionante: “ ¿De qué planeta viniste?…” Más de 2.000 almas emocionadas despidieron al “Trinche” en el estadio Gabino Sosa y tal como se preocupó la Secretaria de Salud de la Provincia de Santa, Sonia Martorano: “Esperemos que esta manifestación popular por Carlovich no tenga consecuencias graves, más allá del amor por la leyenda”. Y nunca mejor dicha aquella definición que el amor es fuerte. Te lo digo yo.

Una leyenda del fútbol.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.