May 272020
 

15 millones de dólares. Esa, según los operadores inmobiliarios más tradicionales de Punta del Este, es la valuación estimada de “La Mary”, la chacra que Susana Giménez tiene en el exclusivo balneario uruguayo. Poder pasar lo que queda de la cuarentena allí, lejos de todo y a resguardo del virus que está atacando con virulencia a Buenos Aires, evidentemente no tiene precio para la diva.

Uruguay es un país que algunos comunicadores argentinos tomaron como ejemplo por su manera de encarar la pandemia de coronavirus. Su “cuarentena voluntaria” y su manejo para que la situación sanitaria no se saliera de control se volvió atractiva para quienes pueden huir de “la explosión de casos” que registra el área metropolitana, llamada AMBA desde que estamos en aislamiento.

CRUZANDO EL CHARCO

Susana, que pasa todos sus veranos del otro lado del Río de La Plata y tiene no una sino dos mansiones en Punta del Este, decidió alquilar un avión privado (cuyo costo se calcula en alrededor de 5.000 dólares la hora), pedir permiso a cancillería y, tras recibirlo, instalarse allí, donde cree estar a salvo de la maldita enfermedad que nos mantiene encerrados hace casi 70 días.

¿Qué encontró Susana a su llegada la chacra? Lo mismo que ve cada vez que arriba. Su hermoso parque de unas 8 hectáreas de amplitud, su exclusiva residencia de 1.500 metros cuadrados construidos, su excepcional piscina de 120 metros (no es climatizada, por lo que no podrá utilizarla en esta ocasión), sus amplios vestuarios para hombres y mujeres, y su largo artificial con animales y aves de todo tipo.

Susana confesó que la parte preferida de la majestuosa construcción es el living, decorado en un color rojo intenso y donde hace pata ancha un enorme cuadro de Frida Kahlo enorme. La diva es fanática de la historia de superación de la pintora mexicana y pidió especialmente que su rostro pueda verse desde todos los costados del ambiente, que está abarrotado de muebles y elementos decorativos.

Algunos, incluso, le han reprochado a Susana lo que consideran un desborde de colores y formas. Sin embargo, ella desoyó las críticas y ambientó la casa a su gusto. Dinero no le falta y compra dónde y lo que quiere, a su elección. Está asesorada, por supuesto, pero la que tiene la palabra final es ella.

PARA TODOS LOS GUSTOS

La suite de Susana está en el piso superior, lo que puede representar algo incómodo para alguien de su edad si es que sufre alguna molestia en los huesos o en las articulaciones. Aunque no es una experta en el arte culinario, la cocina es de dimensiones “estratosféricas” y cuenta con todos los elementos para que los empleados preparen exquisiteces dulces y manjares salados.

Por detrás se encuentran la piscina, que en verano es escenario de encuentros de famosos y de topless de ella que hasta fueron tapas de revista. Hay camastros, sombrillas, deck y una pileta de 120 metros cuadrados en las que pueden nadar varias personas sin problemas de chocarse mientras dan sus brazados.

Hombres y mujeres tienen sus vestuarios diferenciados y señalizados. También hay una especie de “galería” preparada para cocinar carnes asadas. El habitual “quincho” de una casa en la Argentina, pero mutiplicado varias veces en sus medidas. Susana está considerada una buena anfitriona y nadie que haya sido invitado a comer por ella se retiró insatisfecho ni con el morfi ni con la bebida.

El parque es definitivamente extraordinario, y es allí donde a la estrella le gusta meter mano habitualmente. En ese sentido, aun es recordado un video en el que Susana “retaba” a su hija, Mecha Sarrabayrousse -noticia en estos días porque su ex, Eduardo Celasco, quien supo pasar temporadas enteras en La Mary, se fue a vivir con su joven novia– porque no sabía distinguir qué tipo de flores le estaba mostrando.

EL LAGO DE SUSANA

Ya sobre el final se encuentra el famoso lago que la diva se mandó a “construir” para albergar, sus aguas, aves, peces y animales de todo tipo y color. Quienes frecuentan a la conductora han contado, en general pidiendo reserva de su identidad, que es en ese “rincón” de la chacra donde ella pasa sus momentos más plácidos y relajados, contemplando en silencio el ruido que hacen el viento al mover suavemente el agua, y los pájaros en su dulce aleteo.

El nombre de la chacra no deja margen a las dudas: homenajea al filme de 1974 que la llevó al estrellato definitivo después de “provocar un shock” fenomenal con su publicidad de jabones Cadum, una producción que dirigió Daniel Tinayre y en la que conoció a Carlos Monzón, nada más y nada menos. En su interior y en sus exteriores, Susana atraviesa una cuarentena de película.  

Qué es de la vida de Luz Ríos, la ex Gran Hermano 2011: “Con mi novia vamos a casarnos el año que viene”

Stefi Roitman se hizo tres tatuajes pero sus seguidores la criticaron pensando que se había operado las lolas: “¡Nooo, engordé un toquesón!”

The post La casa de 15 millones de dólares de Susana Giménez en Punta a donde se fue a pasar la cuarentena appeared first on Revista Paparazzi.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.