May 272020
 

Fernando Salceda es un periodista deportivo muy respetado entre sus colegas. Llegó a la tele de la mano del Fútbol Para Todos y con la privatización de las transmisiones pasó a trabajar para TNT Sports. Además, relata partidos de la Bundesliga, el campeonato alemán que se volvió furor desde que se transformó en el primero en regresar a la actividad en plena pandemia.

En un demoledor “hilo” de Twitter que escribió hace unas horas, Salceda le respondió a Nicolás Wiñazki, que se quejó entre sollozos de que la “cuarentena más larga del mundo” no le permitía conocer a su sobrina recién nacida, contándole que durante el aislamiento perdió a su mamá y a su papá, y que de los dos debió despedirse sin besarlos, abrazarlos y prácticamente sin poder hablarles.

En realidad, el conmovedor relato de Salceda arrancó con una parte tierna: el 29 de enero de este año, cuando el coronavirus era un problema tan solo del lejano oriente, nació Amanda, su primera hija. Además, el periodista aclaró que tanto él como su mujer están cobrando sus salarios al día, por lo que puede interpretarse que le resulta sencillo llevar adelante la cuarentena.

Pero enseguida avisó que el “hilo” sería “triste”. Y vaya que lo fue. Salceda contó que sus padres eran población de riesgo, por edad y por trastornos de salud que sufrían ambos. Su mamá, incluso, transitaba un procedimiento oncológico con un pronóstico desfavorable.

A LA IZQUIERDA, FERNANDO SALCEDA EN PLENA LABOR COMO COMENTARISTA DE FUTBOL. A LA DERCHA, CON SU HIJA AMANDA, QUE NACIO EN ENERO.

En ese marco llegó la cuarentena, y la imposibilidad de verlos o visitarlos a pesar de que vivía a 200 metros de ellos. La madre debió postergar su tratamiento, pero fue su padre el que se descompuso primero. Diabético e hipertenso, el hombre se descompensó y tuvo un ACV. Debieron internarlo, y tanto Salceda como su hermano quedaron imposibilitados de visitarlo.

En medio de ese panorama caótico la mamá fue habilitada para someterse a una sesión de quimio, que le bajó las defensas y la dejó absolutamente desprotegida frente a una bacteria que desestabilizó el funcionamiento de su organismo. Fue la primera en fallecer. Salceda y su hermano solo la vieron para reconocer el cuerpo. Ni siquiera pudieron abrazarse entre ellos.

Mientras tanto, el estado de salud de su padre se agravó cuando sufrió un segundo accidente cerebro vascular. Los estudios fueron contundentes. Si salía adelante, quedaría postrado, algo que el padre les había rogado evitar de cualquier forma. Salceda y su hermano tuvieron que firmar una autorización para que los médicos se limitaran a tratamientos paliativos, sin invadir el cuerpo de su padre.

La salud del hombre se deterioró de tal forma que también falleció, horas más tarde. Antes, Salceda y su hermano debieron insistir repetidamente para que les permitieran ingresar a la habitación y, de algún modo, ver a su padre vivo por última vez. Tuvieron que entrar de a uno, y quedarse apenas unos minutos. Cuando se produjo el deceso, la clínica se clausuró por un caso de coronavirus. Debieron esperar fuera de ella con el cuerpo de su papá en el interior del edificio.

A pesar de la dramática experiencia, Salceda le habló a Wiñazki: “Sabés como los despedimos, Nico: a los dos igual. En una dependencia semidescubierta de un sanatorio en el mismo trámite de reconocimiento previo al traslado por parte de la cochería, y todavía con las marcas de lo que había sido un largo camino” le dijo.

“Esta es mi cuarentena, a la que sigo bancando a pesar de todo. Algunos creerán que me resulta fácil decirlo porque -al menos por ahora- sigo cobrando todo mi sueldo. Pero lo digo porque creo que es la manera por la que se salvan miles de vidas hasta que aparezca la vacuna” señaló Salceda.

Y aunque parezca una obviedad, hay mucha gente que en su eogísmo o su soberbia parece olvidar que sin vida no hay ninguna otra cosa. Sin vida no hay economía ni sobrinos para conocer y disfrutar”, agregó el periodista deportivo.

Distintos periodistas saludaron a Salceda y le enviaron sus condolencias, entre ellos Diego “El Chavo” Fucks, Germán Paoloski, Sebastián Varela Del Río, Julián Mozo, Sol Rodríguez Garnica, Eduardo Menegazzi, Mauricio Codocea y Marcela Ojeda, una movilera de larga y reconocida trayectoria que hoy se desempeña en Radio Continental y tiene una muy activa participación en redes sociales.

La dramática cuarentena de Luciana Salazar: “Tomé un remedio para el dolor de muela, me dio una erupción y me salía sangre de tanto rascarme”

Ricardo Darín: “Si no existiera la corrupción no habría pobreza”

The post La tremenda y desgarradora respuesta del periodista Fernando Salceda a Nicolás Wiñazki: “En esta cuarentena murieron mi mamá y mi papá, y la sigo bancando” appeared first on Revista Paparazzi.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.