May 282020
 

@AnaliaCab

Históricamente, esperamos mucho del detective en una historia policial o de misterio. De él depende todo, debe ser perfecto, incansable, infalible, inteligente y, por supuesto, no tener vida privada. Si guarda en su interior algún trauma que lo atormenta, mucho mejor. Bill Pullman, ese actor efectivo al que vimos en cientos de películas, pero raramente como protagonista, salvo en “Día de la independencia”, tiene en “The Sinner”, al fin, su revancha.

Es que Harry Ambrose, el policía que interpreta en la serie cuya tercera temporada estrenará en Latinoamérica Netflix el 19 de junio, construyó, al igual que el actor, un nombre a fuerza de trabajo, en apariencia, de bajo perfil. La primera temporada estuvo estelarizada por Jessica Biel, cuyo rol como víctima/victimaria es tan complejo y contundente que, hay que decirlo, le quitó brillo al bueno de Bill.

 

La segunda entrega, un caso diferente para el detective y menos interesante para el espectador, le permitió a Ambrose crecer dentro de la historia. Y esta nueva entrega parece ser la que finalmente le haga justicia a este investigador sensible y obstinado que debe regresar al norte del estado de Nueva York para trabajar sobre un misterioso y trágico accidente de tránsito.

Los productores de la serie creada por USA Network aseguran que “este será el caso más peligroso e inquietante de toda la carrera del investigador” y pondrá a prueba su capacidad de abstraerse de lo obvio y superficial para llegar a la verdad.

 

En una entrevista reciente, Pullman comentó sobre su personaje: “Hay en él un sentimiento permanente de soledad. Creo que Ambrose fue siempre consciente de su propia distancia de otras personas. Ahora se vio obligado a exponer más de sí mismo, a pesar de lo que le cuesta. Creo que en esta tercera parte logra empatizar de alguna forma con Jamie (Matt Bomer, su coprotagonista), que es alguien que sabe decir por su nombre lo que le pasa al otro”.

Pullman confesó además que en la temporada 2 los guionistas utilizaron algo de su historia personal: “Se incorporaron a la historia aspectos relacionados con mi madre, que tenía problemas psiquiátricos, y las consecuencias de su abandono no intencional. En esta tercera también hay algo de mí en Ambrose: su biofilia (amor por las cosas vivas) y su huerta orgánica”.

El actor vuelve con Harry Ambrose.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.