Feb 142021
 

@perez_daro

Daniela Viaggiamari, conocida como Dani “La Chepi” para sus seguidores de Instagram, es actriz, influencer, cantante y bailarina. Sin embargo a ella le gusta definirse por sobre todas las cosas como una remadora, actividad que la llevó a afrontar diferentes desafíos y pruebas en ríos difíciles para llegar a lo que es hoy.

En los próximos días sumará un nuevo ítem a su largo currículum, con su participación en “MasterChef Celebrity 2”, en el que también pretende aprender a cocinar, una materia pendiente.

“Tengo una ansiedad y un pánico que no puedo explicar”, comienza diciendo en charla con DiarioShow.com por la ansiedad del estreno, para luego decir cuál es su incertidumbre: “Una está resguardada en su propia comunidad de gente que te conoce y te elige todos los días para mirarte por la pantalla de un celular, y estar en ‘MasterChef’ es una responsabilidad enorme, hace mucho que me levanto temprano y no me puedo volver a dormir porque pienso en el estreno, en las recetas, para hacer algo digno”.

Dani habla de dignidad a la hora de entregar un plato porque confiesa: “Yo soy amiga de la cocina, pero la cocina no es amiga mía. Me encantaría saber cocinar pero no lo sé, estoy básicamente para aprender. Yo todo lo hago milanesa, estoy criada a milanesa, y no creo que quieran milanesa todos los días los jurados”.

“Yo soy amiga de la cocina, pero la cocina no es amiga mía. Todo lo hago milanesa, estoy criada a milanesa, y no creo que quieran milanesa todos los días los jurados”.

“Tengo una cultura culinaria tan básica y por unos problemas en los intestinos tengo que llevar una dieta, entonces hojas verdes no puedo comer. Me hablás de rúcula tailandesa y no sé qué es. Por ese lado se me va a complicar muchísimo”, continúa.

Así como admite carecer de talento para la gastronomía, también declara que para ella es importante conocer este mundo: “Es mágico porque con la comida hay aromas y sabores que te llevan a recuerdos lindos. Mi familia está muy separada. Un hermano en España, otro en Chile, mi papá, internado hace siete años, y estamos con mi mamá y mi hija solas. Y de repente cuando cocino algo me acuerdo cuando mi viejo nos hacía determinada cocina. Soy muy llorona y me emociono mucho con esas cosas”.

 

Fue una de las primeras en firmar para el reality.
Fue una de las primeras en firmar para el reality.

Su gran aceptación en redes -en Instagram cuenta con 2.5 millones de seguidores- puede ser favorable para ella en cuanto a la repercusión virtual que existe y también sostiene al ciclo. Pero al mismo tiempo, la pantalla chica es una forma de llegar a gente que no la conoce.

Por este motivo reflexiona sobre cómo será su arribo al programa: “Yo no soy Claudia Villafañe ni Analía Franchín, personas conocidas para la televisión. Más allá de que hice muchos trabajos en tele y teatro, yo sé que soy conocida por la red social. Para mi celebrity es Messi, Freddy Mercury. Después los demás somos cotillón. Laburantes, si, y a mi me llamaron porque soy celebrity en las redes sociales, que es donde sé manejarme bien. Acá voy a tener otro público”.

Y para evitar problemas por su exposición, intenta concientizarse sobre cómo será su participación: “Tengo que acostumbrarme a haber gente que me ame, y otra que va a pedir que me saquen en la próxima gala. A los 41 años entendí que no le podés gustar a todo el mundo”.

Y finaliza con una analogía culinaria: “Creo que lo que hay que entender es que para saber si te gusta el profiterol, lo tenés que probar. Espero que la gente entienda eso conmigo y con todos”.

En los medios tradicionales suele haber prejuicios con quienes llegaron al éxito a través de redes sociales o plataformas virtuales, como lo son los Instagramer y youtubers. Como muestra, explica que hace poco tiempo lanzó su primer tema, “¿Qué vas a hacer?”, y que mucha gente la criticó y otra tanta se sorprendió por su talento para la música.

La actriz entiende que ese choque de culturas que se da en el reality es por prejuicios: “La gente me conoció a partir de que me quedé sin trabajo en 2015 y empecé a hacer videos. Ahora todo pasa por el teléfono y entiendo la popularidad de los chicos y chicas que tienen 20 palos de seguidores. La red está dando oportunidades a nuevos talentos, cómicos, actores, escritores, gente que labura muchísimo, y pelea por cosas que quizás las celebridades ‘reales’ no pelearon”.

“El problema es que acá existe la idea de que actor es Francella y nada más. Y por ejemplo ‘Soy Rada’ es un gran actor callejero, que llegó a Netflix solo, cuando hace unos años no lo conocía nadie y es un talento andando”, analiza con varios ejemplos.

Y hablando de talentos, la Chepi tiene muchas virtudes que la podrían etiquetar como una todo terreno. Cuando le toca llenar un formulario debe decidir entre alguno de sus tantos trabajos y en el campo más informal le cuesta resumir: “Principalmente siento que no hago las cosas para que me aplaudan, sino para sobrevivir. No sé bien qué soy y tampoco importa mucho, ¿por qué se tiene que entender?”.

 

Pero ensayando una descripción de su trayectoria, exclama: “No soy una, somos un montón de personas en una. No soy solo actriz, soy actriz, cantante, laburé de bailarina en eventos privados y hasta en ‘Sábado Bus’, con bailarinas de verdad, y me la bancaba, me aprendía las coreografías y me hacía la sexy. Después de eso puedo hacer cualquier cosa”.

Y luego cierra con un deseo: “Ojalá haya gente que me vea como un ejemplo de que todo se puede. No importa si no tenés un padre con plata, o no te casaste con un jugador. No importa que no seas la Thalia del conurbano, pero hacelo, date el gusto. Yo me estoy dando el gusto de que pasen cosas lindas y que no soy solo un video de Instagram”.

Por D.P.

Dani

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.