Abr 122021
 

Uno de los momentos más emotivos de PH Podemos Hablar, es el segmento en el que Andy Kusnetzoff propone a sus invitados acercarse a un fogón y dedicarle unas palabras a alguna persona especial con quien les haya quedado una “charla pendiente”.

Y fue ahí, hacia el final del programa, cuando Sabrina Rojas se conmovió hasta las lágrimas al mencionar a sus padres: su papá, que ya no está en este plano, y su mamá Coca que tiene 81 años, vive a miles de kilómetros y a quien no ve desde marzo del año pasado, justo antes de empezar la cuarentena, cuando festejaron sus ocho décadas.

¡Fuertísimo! Sabrina Rojas confesó cómo son los reclamos calientes de Luciano Castro por celos

“No tengo a mi papá. Me quedaron cosas para decirle. Me hubiese gustado decirle ‘te amo’ muchas más veces y cuánto lo admiré”, empezó Sabrina, visiblemente emocionada. Y dijo: “Pero aprovecho que sí tengo a mi mamá. A la Coca le quiero decir que estoy orgullosa de que sea mi mamá”.

“No tengo a mi papá. Me quedaron cosas para decirle. Me hubiese gustado decirle ‘te amo’ muchas más veces y cuánto lo admiré”.

“Todos deben pensar lo mismo, pero para mí es la mejor”, agregó la pareja de Luciano Castro, antes de decirle a su mamá: “Amo cómo nos criaste, cómo luchás por nosotros todo el tiempo y también quiero aprovechar para decirle a mis hermanos que los amo mucho”.

Rojas terminó a pura sensibilidad a flor de piel: “No nos vemos seguido y a mi mamá hace un año que no la veo porque con esto del Covid-19 no pude ir a Mendoza. Ella tiene 80 años y hay que cuidarla mucho. Ahora cuando se pudo viajar, estábamos trabajando. Así que Coca, te amo. Sos lo más lindo de este mundo”.

Puro dolor: Leonor Schwadron, la compañera incondicional de Mauro Viale durante 50 años

¡Video viral! El show de caras y gestos de Pachu Peña mientras hablaba Yanina Latorre en lo de Juana Viale

El caso de la nena M: cómo vive su mamá tras escapar del centro de rehabilitación

Por qué la China Súarez y Benjamín Vicuña van a estar más de un mes sin verse

La “otra” vida de Mauro Viale: era obsesivo del orden, adicto al trabajo y seguía enamorado de la mujer con la que se había casado hace más de 50 años

#EstiloParaTi: este invierno los opuestos se llevan perfectamente bien

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.