Abr 302021
 

El jueves por la noche, tras varias semanas de internación domiciliaria, falleció Libertad Leblanc. La actriz, uno de los emblemas nacionales del cine y también ícono sexual por varias décadas, tenía 83 años y estuvo con problemas de salud desde marzo. Había regresado al país en 2019 tras padecer un infarto, con la intención de estar en su patria por si algo le sucedía.

Leblanc, quien tenía Alzheimer, fue internada en el sector de terapia Intensiva del Hospital Rivadavia el 1° de marzo por dificultades cardíacas y renales. Luego su hija, quien vive en Suiza, coordinó a distancia la internación domiciliaria, en Palermo.

Allí fue cuidada por dos enfermeras que la asistían las 24 horas y el equipamiento clínico necesario. El jueves por la noche, murió en su casa, según informó su amiga Adela Montes.

Libertad volvió al país hace unos años, tras vivir en su casa en Madrid, y quiso viajar a la Argentina tras sufrir un infarto y pelearse con sus médicos, para ver su patria una vez más.

En una charla con Moria Casán en 2019 explicó el episodio: “El director del sanatorio me dijo que no podía venir a Argentina porque fue muy grave lo que me pasó y tenían que investigar. Y yo le dije lo entiendo pero quiero ir a mi país antes de morirme”.

“Tuve que firmar una nota en la que se desligaban de la responsabilidad; y estoy acá haciendo todos los tratamientos y lo que me hace falta”, continuó.

Diosa eterna

 

Libertad María de los Ángeles Vichich, conocida por su seudónimo artístico como Libertad Leblanc, nació en la localidad rionegrina de Guardia Mitre el 24 de febrero de 1938. Actriz y modelo, filmó treinta películas en nuestro país, entre 1960 y 1989, además de haber trabajado también en producciones mexicanas.

Leblanc fue un símbolo sexual de las décadas de 1960 y 1970, apareciendo en numerosas películas en escenas de desnudez y contenido sexual que hoy podría verse como ingenuo. Uno de sus filmes más recordados fue una de los primeros de su carrera, “Acosada”, en 1964.

Otros títulos fueron controvertidos para su época, como “La endemoniada”, de 1968, que contiene escenas de horror y vampirismo, con desnudez explícita. Leblanc también actuó en la serie de televisión “Naná” y en versiones para la pantalla chica de las vidas de Lola Montez y Lady Hamilton.

 

La actriz había vuelto al país tras sufrir un infarto.

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.