Jul 152021
 

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional volvió a insistir en que trabaja en un acuerdo a 10 años con el Gobierno y se preocupó por aclarar que cualquier discusión sobre un programa más largo, una de las ambiciones del kirchnerismo para la refinanciación de la deuda de la Argentina con el organismo, es prematura.

Ante las presiones dentro del Frente de Todos para estirar los plazos de la refinanciación, el ministro de Economía, Martín Guzmán, abrió la posibilidad de cerrar primero un programa de Facilidades Extendidas (EFF, según sus siglas en inglés) de diez años de plazo y luego, si el Fondo habilita alguna línea de crédito nueva más conveniente, pasara a otro acuerdo para ampliar el plazo del repago. Pero el director de Comunicaciones del FMI, Gerry Rice, enfrío esa alternativa al remarcar durante su habitual conferencia de prensa que el trabajo que viene llevando adelante Guzmán con el staff del Fondo apunta a cerrar un acuerdo a diez años.

“Las discusiones se dirigen a un programa bajo lo que llamamos un acuerdo de Facilidades Extendidas”, remarcó Rice.

El vocero del organismo dijo que las discusiones que mantuvieron Guzmán y la jefa del FMI, Kristalina Georgieva en Venecia en el marco de la cumbre de ministros de finanzas del G20 fueron “muy productivas”. El mensaje que dejó Economía tras esa gira fue similar al que ofreció Rice. Rice dijo, nuevamente, que el Fondo no tiene una fecha para el nuevo acuerdo, que en Washington y en Buenos Aires esperan recién para después de las elecciones legislativas, posiblemente a principios del año próximo. E insistió en que las discusiones apuntan a un acuerdo a diez años.

El presidente Alberto Fernández se encuentra reunido en Roma con Kristalina Georgieva, titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el primer encuentro presencial entre ambos.

La semana pasada, durante la exposición del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la Cámara de Diputados, el diputado del Frente de Todos, Máximo Kirchner, una de las figuras de la coalición oficialista, volvió sugerir una vez más que la deuda con el Fondo debe devolverse en más de diez años, un reclamo reiterado del kirchnerismo que antes ya había hecho explicíto su madre, la vicepresidente, Cristina Kirchner.

“¿Ustedes creen que se puede pagar en 10 años el préstamo del FMI?”, había preguntado Máximo Kirchner en el recinto. Kirchner también se mostró molesto por la modificación a la ley de vacunas que hizo Alberto Fernández por decreto para poder recibir viales de Estados Unidos luego de meses de negociaciones con Pfizer, uno de los principales laboratorios: “Si un laboratorio nos hizo cambiar el andamiaje legal que había votado el Congreso, ¿cómo vamos hacer con el Fondo Monetario Internacional?”, afirmó.

El Gobierno ha puesto tres reclamos sobre la mesa: el primero es la eliminación de los sobrecargos en la tasa de interés que paga el país, y el segundo es que el Fondo permita devolver el préstamo que tomó el gobierno de Mauricio Macri en más de diez años, que requiere la creación de una nueva línea, algo que ni siquiera está bajo estudio ahora, y el tercero es que los países de ingresos medio, como la Argentina, puedan acceder a los fondos que reciban los países ricos como parte de los 650.000 millones de dólares que prevé distribuir el FMI a fines de agosto. El Fondo evalúa la creación de un fondo fiduciario para permitir préstamos entre sus miembros, dijo Rice. Así y todo, Rice dijo que es prematuro indicar si la Argentina podría acceder a esa herramienta.

“No estamos ahí todavía”, dijo Rice. “Estamos en una primera etapa de la discusión sobre la posibilidad de este fondo, y entonces la pregunta de quién puede ser elegible es algo que será discutido como parte de eso. Quiero dejar en claro, de nuevo, que lo que estamos hablando en las discusiones con la Argentina ahora es trabajar hacia un acuerdo de Facilidades Extendidas. Eso está muy separado de las discusiones sobre ese fondo”, remarcó Rice.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.