Jul 152021
 

CARACAS.- El plan represivo puesto en marcha por la dictadura cubana desde la misma tarde del histórico 11 de julio ha sofocado, de momento, el estallido social que ya cambió a Cuba. La brutal represión del domingo dio paso a la militarización de sus calles, a la persecución y detención de sospechosos, incluso en sus propias viviendas, de donde son arrancados a la fuerza.

La estrategia, para la cual la dictadura de los hermanos Castro se preparó durante medio siglo, está aderezada también con medidas para mitigar el hastío nacional, tanto con una tregua en los cortes de electricidad como con el reparto de pollo y aceite en distintos puntos del país.

López Murphy lanzó su candidatura con una lista de varias caras nuevas para la política

La primera víctima mortal reconocida por el gobierno es Diubis Tejeda, de 35 años, abatido en Arroyo Naranjo, en la periferia habanera. El hombre protestaba ante la comisaría de policía en una de las tantas manifestaciones del domingo y del lunes. Los rumores respecto de otras muertes no se confirmaron todavía ante el apagón informativo impuesto por el gobierno.

El despliegue de policías con armas largas, soldados pertrechados de palos y bates de béisbol, boinas negras, antimotines y brigadas de choque, convocadas incluso a la fuerza en sus centros de trabajo, amedrentó a la población, que además se encuentra sin internet.

El “apagón de las comunicaciones”, denunciado ante las Naciones Unidas por organizaciones sociales, desconectó a los cubanos de la realidad y rompió la reacción en cadena del domingo, cuando el entusiasmo creció al ritmo de los videos que fluían por las redes sociales.

Con la detención de por lo menos siete periodistas independientes y el cerco contra otros también se dificulta al máximo conocer la dimensión del estallido social, que según el medio electrónico independiente 14 y Medio ha provocado la detención o retención de más de 5000 personas. Cubalex también certificó la captura de 200 disidentes o activistas. Los detenidos no solo lo fueron en las calles; también se los busca casa por casa.

“Primero detuvieron e interrogaron a quien tuvieron a mano. Ahora, de forma selectiva, arremeten contra los que identifiquen como muy activos en las protestas. Colateralmente amenazan uno a uno en el trabajo, en la cuadra, donde puedan, al resto de los participantes. Muchos serán despedidos del centro laboral si trabajaban en el sector público y los que trabajaban en el sector privado o eran emprendedores verán caer las sanciones administrativas y la confiscación de bienes. Tratarán de descabezar cualquier otra manifestación haciendo una purga selectiva”, dijeron a LA NACION fuentes cercanas al poder cubano.

En paralelo a la fuerza represiva, la revolución comenzó a repartir pollo y aceite, desaparecidos de las tiendas. “En Santiago de Cuba comenzó a llegar el mismo domingo por la noche, y también han desaparecido los cortes de luz, que eran de cuatro y ocho horas. Aquí no existe una conciencia política como sí hay en La Habana, la gente se levantó por hambre y por la luz. La cosa aquí es resolver el día a día, como siempre en Cuba”, confirmó D.C., dirigente de un grupo opositor.

“Si no cesa inmediatamente la represión contra los ciudadanos y no se libera a todos los detenidos, Estados Unidos y la UE deben declarar a Díaz-Canel gobernante ilegítimo, suspender el acuerdo político entre la UE y Cuba y adoptar sanciones individuales contra los represores”, exhortó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, que reportó “una ola represiva sin precedente” y la “violación masiva de derechos humanos”.

Comparación

En conferencia de prensa, el canciller Bruno Rodríguez defendió anteayer la gestión de su gobierno, llamó delincuentes a los manifestantes, negó de nuevo que se trate de un estallido y fue más allá para desmentir que exista represión, al asegurar que ha visto peores escenas de represión en Europa.

100.000 muertos por coronavirus: la dimensión de una tragedia que aún no terminó

“Esta represión siempre ha existido en Cuba, es la que esperábamos, sabíamos que iba a pasar. Golpiza violenta, encarcelamiento arbitrario, el disparo, siempre han existido, pero no se había visto de forma masiva como hasta ahora. Para que tengamos 5000 detenidos en Cuba tienen que haber salido muchos miles a la calle”, dijo a LA NACION Henry Eric Sánchez, una de las voces del Grupo 27-N, surgido el año pasado junto al Movimiento San Isidro.

El líder de este movimiento, el artista Luis Manuel Otero Alcántara, figura en la lista de desaparecidos.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.