Jul 152021
 

En plan “tres por uno”, Flavia cuenta que aterrizó en Miami hace un mes. “Vinimos de vacaciones, con la idea de hacer fotos de mi nueva colección de trajes de baño y de paso nos vacunamos”, explica Flavia Palmiero, de visita en la ciudad del sol junto a su pareja desde hace ocho años, el productor de cine Luis Alberto Scalella (66). “Hacía mucho que no venía y siempre que estoy en Miami ¡hago de todo! Por eso necesitaba tomarme por lo menos un mes. Acá tenemos muchos amigos y Luis también aprovechó para viajar a Idaho a visitar a sus hijos”, revela la actriz y conductora, que también tiene familia en Estados Unidos. “Mis primos viven en Boca Ratón y ahora vienen mi mamá y mis tíos para pasar unos días en familia”, le cuenta a ¡HOLA! Argentina .

A sus jóvenes 55 años, Flavia luce espectacular. “La clave es la constancia, tanto en la manera sana de alimentarme como en el entrenamiento. También hago tratamientos no invasivos para mejorar la piel, como la radiofrecuencia, y cada tanto me pongo botox en la frente”, revela

–¿Alguna vez te tentó la idea de instalarte definitivamente en el exterior?

–Es un tema que me pregunto muy seguido, pero no encuentro respuesta. La verdad es que me gusta mucho mi casa y mi ciudad. Por el momento te diría que no… Mi hijo Gian vino de visita a fin de año y se quedó cinco meses, pero cuando yo me vine para Miami él se volvió a Copenhague. Son duras las distancias y nos extrañamos mucho.

–En este viaje aprovechaste para vacunarte…

–Las vacunas me generan dudas, pero ya que tenía el privilegio de estar acá decidí vacunarme. El año pasado me quedé en casa y me cuidé mucho. Soy fuerte, deportista y me alimento muy sano, pero la segunda ola está brava. Y acá me encontré con una ciudad liberada, en un país que se está recuperando del Covid y eso fue gracias a las vacunas. El tapabocas ya no es obligatorio. Igualmente, yo sigo muy atenta a cuidarme.

–¿Qué es lo que más disfrutás de tus vacaciones?

–Lo que más me gusta es no tener horarios. La primera semana fui mucho a la playa, disfruté del sol mirando el mar, leyendo o escuchando música. Quería descansar y recuperarme después de un año difícil, muy intenso en lo laboral y de mucha angustia por la pandemia. Necesitaba recuperar un poco de vida “normal”. Con Luis viajábamos cada dos o tres meses antes del Covid y estuvo bueno volver a compartirlo. Con este viaje nos reencontramos como pareja.

–En la pandemia probaron con la convivencia. ¿Cómo resultó?

–En la cuarentena se dio la convivencia porque nos teníamos el uno al otro y nos acompañamos. Fue una situación especial y, aunque vivimos una linda experiencia, no fue definitivo.

–¿Prefieren mantener la relación con cama afuera?

–Cada uno tiene su casa y nos manejamos muy sui géneris. Vamos viendo, no es que haya algo estipulado.

–¿Es una de sus claves para una pareja duradera?

–A nosotros nos funciona así. Elegimos estar juntos, nos queremos mucho, nos acompañamos y vamos sorteando distintas etapas.

Aprovechó el verano y el calor de Miami para hacer la producción de fotos de los trajes de baño de su marca, de la que ella misma es la imagen. “Elijo mostrarme natural y real, sin retoque fotográfico”,
asegura

A SUS JÓVENES 55

–El 11 de julio cumpliste años. ¿Sos de hacer balances?

–Por ahora la edad nunca me pegó ni me pareció un límite. Creo que los límites que te puede poner la vida pasan por la salud mental y física. Con el correr de los años me siento más plena. Lo que podés modificar es la actitud de cómo enfrentás tus problemas, la pandemia, el paso tiempo…

–¿Cómo te llevás con el paso del tiempo?

–Trato de cuidarme y de comer de manera saludable. Mis mañanas empiezan con un jugo verde de pepino, manzana verde, zanahoria, jengibre y apio. Sigo con claras de huevo y mate. A lo largo del día como muchas frutas. Almuerzo y ceno verduras con proteínas como el pescado. Y trato de evitar harinas, azúcar, alcohol, que me encanta, pero es dañino. Por eso me reservo la copita de vino para el fin de semana. E intento entrenar todos los días: hago una hora de bicicleta o media hora de gimnasio. La clave es la constancia. También cuando puedo me hago tratamientos no invasivos para mejorar la piel, como la radiofrecuencia, y cada tanto me pongo botox en la frente. No soy amiga de las cirugías, sólo me operé las lolas.

–Sos modelo de tu marca de trajes de baño, sin recurrir al retoque fotográfico.

–No me gustan los retoques, trato de elegir la foto en la que me vea mejor. No me gusta la gente artificial, prefiero mostrarme más natural y real. A veces las mujeres somos demasiado exigentes.

–¿Cómo sigue tu año al regresar a Buenos Aires?

–En televisión, no tengo propuestas firmes por el momento, voy a estar abocada a mi marca, que demanda mucho esfuerzo. Voy a lanzar mi segunda temporada y sumar la venta mayorista. Mi sueño es que mis trajes de baño y mi línea deportiva se consigan en todo el mundo.

Siempre activa y deportista, Flavia continúa con su rutina de actividad física en vacaciones. “Trato de entrenar todos los días: hago una hora de bicicleta o media hora de gimnasio”, detalla“Las vacunas me generan dudas, pero ya que tenía el privilegio de estar
acá, decidí vacunarme. Soy fuerte, deportista y me alimento muy sano y, además, sigo cuidándome del virus”, cuentaLa tapa de la revista ¡Hola! de esta semana

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.