Jul 152021
 

Wimbledon recuperó algo de la normalidad perdida. Y trajo alegría con su show deportivo y el regreso de los fanáticos a las tribunas. Kate (39), la duquesa de Cambridge, es infaltable en las gradas. Como también su hermana Pippa (37) y su madre, Carole (66). Una semana después de poner en pausa su agenda oficial por haber sido contacto estrecho con un caso positivo de Covid, la mujer del príncipe William reapareció en All England Lawn Tennis and Croquet Club para disfrutar de la final femenina entre Barty y Pliskova. Dos días antes, sus padres, Carole y Michael Middleton, asistieron para la undécima jornada y observaron el minuto a minuto del partido como dos fanáticos.

Kate optó por un look más formal y romántico en color rosa, el modelo Ahana de Beulah London, que tiene un valor estimado de 813 euros.

Fanáticas de la moda, las dos generaciones hicieron gala de sus looks. La madre sorprendió con un atuendo colorido y un sombrero de fibras naturales para aplacar el sol, mientras que Pippa –el 16 de marzo se convirtió en madre por segunda vez de Grace Elizabeth Jane– dijo presente junto a su marido James Matthews para aplaudir el match entre Djokovic y Berrettini, con un vestido con estampa vichy, que dejaba ver su escultural figura.

Carole eligió un vestido midi de lino, de la firma australiana Scanlan Theodore. Pippa lució un clásico vestido vichy, con lazo y escote cache coeur, de Ralph Lauren.La tapa de la revista ¡Hola! de esta semana

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.