Jul 152021
 

En una decisión que genera incertidumbre en el mundo, China planea enviar al espacio una veintena de cohetes para intentar desviar la trayectoria de un asteroide que fue bautizado como Bennu y podría impactar contra la Tierra en algunos años. El cuerpo celeste tendría las dimensiones del reconocido edificio estadounidense Empire State, pesa 85,5 millones de toneladas y tiene 500 metros de ancho.

Bennu es un asteroide de tipo B, con grandes cantidades de carbono y, potencialmente, muchas de las moléculas primordiales presentes cuando surgió la vida en la Tierra, según indican las primeras investigaciones. Tiempo atrás, la NASA envió la nave OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer) en búsqueda de muestras de ese cuerpo. Programada para regresar a la Tierra en dos años, OSIRIS-REx ya está en camino para entregar el material recolectado.

100.000 muertos por coronavirus en Argentina

Durante un par de años, OSIRIS-REx estudió el asteroide y entregó pistas sobre su consistencia similar a un montón de escombros y su terreno que resultó ser mucho más rocoso y accidentado de lo que inicialmente se esperaba a partir de las observaciones de telescopios terrestres.

Ante la amenaza de Bennu, ahora el Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China informó que la trayectoria del asteroide podría desviarse con el impacto simultáneo de 23 cohetes Long March 5. “Los impactos de asteroides representan una gran amenaza para toda la vida en la Tierra”, escribió Mingtao Li, ingeniero de ciencias espaciales del Centro Nacional de Ciencias Espaciales en Beijing en la revista LiveScience y autor principal del estudio. “Desviar un asteroide en una trayectoria de impacto es fundamental para mitigar este peligro”, expresó.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.