Jul 152021
 

Los polémicos arbitrajes que se dieron en los primeros dos partidos de los octavos de final de la Copa Libertadores derivaron en fuertes decisiones de la Confederación Sudamericana de Fútbol y diferentes reacciones de Boca y de Cerro Porteño, los equipos perjudicados. Después de que se dieran a conocer los audios y las imágenes utilizadas por el VAR para anular el gol lícito que le permitía a Boca ponerse en ventaja ante Mineiro, la entidad decidió suspender “por tiempo indeterminado” al árbitro principal, el colombiano Andrés Rojas, y al paraguayo Derlis López, encargado del sistema tecnológico en la Bombonera.

Lo que se pitó fue mancha. Después esperar 5-7 minutos y ver que la pelota era tirada afuera por el rival. Fue escandaloso. Fue como el partido de barrio con los amigos: me siento sobre la pelota porque el gol que hiciste, para mí, no vale. Y no puede ser que la imagen de la Copa Libertadores sea esa”, expresó Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol de Boca, en declaraciones a ESPN.

Luego cuestionó: “Lo que más nos preocupa es lo que pasó después del gol. Ver que el equipo contrario tire la pelota afuera y nunca lleven la pelota a mitad de cancha para reanudar, es llamativo”.

Más tarde, en TyC Sports, el presidente Jorge Ameal destacó: “Por primera vez, todo el periodismo argentino está de acuerdo en que Boca fue perjudicado. No creo que deteriore la relación con Conmebol por expresar nuestro descontento. No vamos a protestar nada. Hubo un error. El arbitraje me llenó de tristeza. Pero el fútbol tiene revancha y la vamos a tener”.

Más allá de las declaraciones del Patrón y de la máxima autoridad del club de la Ribera, según pudo averiguar la nacion, el que desde anteanoche quedó muy disgustado con el arbitraje fue Juan Román Riquelme. El vicepresidente de Boca dejó bien en claro su malestar apenas concluyó el partido, y realizó una airada protesta en la Bombonera ante los enviados de Conmebol.

El referí Andres Rojas es acosado por Marcos Rojo e Ignacio Fernández durante la observación de la jugada en el VAR en Boca 0 vs. Mineiro 0.

Hay algo que tampoco termina de cerrar en las sanciones impuestas sobre los árbitros del partido entre el club xeneize y Atlético Mineiro. El hombre que en los audios del VAR insiste una y otra vez en remarcar una posible falta (de Norberto Briasco sobre Nathan en la acción previa al gol de Diego González) es el uruguayo Daniel Fedorczuk. Es él quien pone en duda la decisión inicial de Rojas y el que sugiere la revisión de la jugada por parte del árbitro principal, que concluye con la equivocada anulación del tanto. Pero sobre Fedorczuk no hay sanción. Todo recae sobre Rojas y sobre el responsable del sistema tecnológico (Derlis López).

Pero hubo más. Porque en Paraguay, a Cerro Porteño le anularon un tanto válido cuando el difícil partido con Fluminense estaba 0 a 0. Mauro Boselli anotó el 1 a 0 local, pero el VAR sancionó una equivocada posición adelantada, luego de una revisión en la cual omitieron la presencia de Samuel Xavier, uno de los defensores del equipo brasileño que claramente habilitaba al ex Estudiantes.

Al respecto, en la revisión que hizo este martes, Conmebol asumió el error de la terna arbitral del partido: “El árbitro asistente levanta su bandera señala un fuera de juego de manera equivocada. El VAR, al chequear la jugada, con un ángulo muy cerrado, deja de tener en cuenta un defensor que se encuentra en la parte inferior de la pantalla, habilitando a todos los delanteros, caracterizando un error en la decisión final”,

La autocrítica de Conmebol es inédita y bienvenida. Pero hay algo que no cambia: los resultados de esos encuentros. Por eso, y sintiéndose perjudicado, el club paraguayo hizo un durísimo descargo, en el que exige la anulación del partido y la expulsión de los árbitros.

Mediante un breve texto, el club paraguayo planteó que “en virtud a los errores manifiestos propiciados por la terna arbitral, los cuales tornan el resultado del encuentro viciado desde todo punto de vista, y de acuerdo al principio pro competitione y al fair play deportivo, se solicitó a la Comisión Disciplinaria de Conmebol, disponga la anulación del encuentro deportivo, llevado a cabo entre el Club Cerro Porteño y Fluminense, ordenando la repetición del mismo en la fecha que estime conveniente”.

Al mismo tiempo, lejos de conformarse con la suspensión de los jueces, Cerro solicitó la expulsión inmediata de toda la delegación arbitral argentina, compuesta por Facundo Tello, Cristian Navarro, Julio Fernández y Patricio Loustau, como así también la de los chilenos responsables del VAR: César Deischler y Eduardo Gamboa.

Conmebol suspendió “por tiempo indeterminado” a los jueces de ambos partidos. En cambio, de avalar la anulación del encuentro que propone Cerro, la Confederación Sudamericana sentaría un precedente que podría ser motivo de reclamos similares en el futuro. Aunque al mismo tiempo, fue la propia entidad la que reconoció su grave error.

La instrumentación del VAR –que promete llegar en alguna fecha del campeonato argentino que empezará mañana– en la Copa Libertadores comienza, precisamente, en los octavos de final. Y en los primeros dos partidos, el factor humano en el uso de la tecnología fue determinante. Dos equipos se sienten perjudicados. Y en ambos casos deberán definir sus series en condición de visitante.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.