Jul 152021
 

Artista: Tyler, The Creator. Álbum: CALL ME IF YOU GET LOST. Temas: “SIR BAUDELAIRE”, “CORSO”, “LEMONHEAD”, “WUSYANAME”, “LUMBERJACK”, “HOYT WIND BLOWS”, “MASSA”, “RUNITUP”, “MANIFESTO”, “SWEET/I THOUGHT YOU WANTED TO DANCE”, “MOMMA TALK”, “RISE!”, “BLESSED”, “JUGGERNAUT”, “WILSHIRE”, “SAFARI” Edición: Columbia. Nuestra opinión: muy bueno.

El maestro de ceremonias de este nuevo disco de Tyler, The Creator es DJ Drama, responsable de las “Gangsta Grillz”, una serie de mixtapes que fueron auténticos fenómenos a mediados de la primera década de este agitado siglo XXI. La voz de este célebre productor de Filadelfia abre el fuego de un álbum que ya se perfila como uno de los candidatos firmes a estar en todas las listas de la mejor música de este año -el promedio de calificaciones en la web de Metacritic es de 9 puntos sobre un máximo de 10-, y no fue elegida por casualidad: fue él quien les dio espacio y difusión a artistas fundamentales del hip hop contemporáneo como T.I., Gucci Mane, Young Jeezy, Lil Wayne o Pharrell Williams -los dos últimos, invitados estelares en esta estimulante reaparición de Tyler Gregory Okonma, 30 años, también conocido ahora como Sir Baudelaire, un apelativo que él mismo se asignó y que habla a las claras de su confianza y sus ambiciones poéticas-.

El desarrollo de las mixtapes estuvo estrictamente vinculado con los años más célebres del hip hop (los 80 y los 90), con la música gratuita y con la promoción underground (sin apoyo de grandes discográficas). En esos años, los DJ se promocionaban en base a cintas en las que diferentes raperos disparaban líneas originales sobre beats muy sampleados y los vendían en la calle. Es un concepto que Tyler, The Creator recupera para este álbum que reverencia el pasado pero también apunta hacia el futuro.

Después de cautivar a la crítica con IGOR (2019), brillante compendio de lo más granado de la rica tradición de la música negra (soul más R&B con ensoñador trasfondo psicodélico), este músico de Los Ángeles que fue uno de los fundadores del colectivo Odd Future (de donde emergió también Frank Ocean, cuya voz aparece en “WUSYANAME”, aunque no esté acreditada en las plataformas de streaming), pone de nuevo el foco en el rap más crudo y clásico del sur de Estados Unidos, influencia patente en tracks como “LEMONHEAD” y “LUMBERJACK”.

Pero el collage sonoro de “CALL ME IF YOU GET LOST” también está decorado con jazz, funk, soul y música disco, una narrativa abierta y colorida muy propia del formato mixtape, y potenciado por colaboraciones bien elegidas (Pharrell Williams, Lil Wayne, Lil Uzi Vert, entre otros). La variedad de estilos e invitados es una prueba más de la personalidad multifacética del anfitrión: Tyler es el provocador cancelado por sus exabruptos en Twitter (bromas sobre el terrorismo, por caso), pero también el hombre sensible y enamorado capaz de generar empatía con el tono confesional de “WILSHIRE”, ocho minutos de un relato muy personal tejido con las herramientas propias de la tradición del spoken word y una base minimalista salpicada con pinceladas de una guitarra con pedal wah-wah; o el artista que asume la importancia de la expansión del Black Live Matters sin solemnidad ni sobreactuaciones, preguntándose incluso si su apoyo es un beneficio real para la causa en “MANIFESTO”, otro track en el que se suma un integrante de Odd Future, Domo Genesis. Ese gusto por la diversidad está encapsulado como un mensaje en una botella arrojada al mar en los casi diez minutos de “SWEET/I THOUGHT YOU WANTED TO DANCE”, que arranca en modo synth-pop lánguido, continúa como delicada balada soul y luego se reconvierte en reggae.

Confiado en su talento, sagaz, picante y dueño de una madurez envidiable para su edad, Tyler, The Creator ha sido capaz de crear una obra caleidoscópica que oscila entre la ligereza y la densidad, la felicidad y la angustia, las aseveraciones y los interrogantes. Sabe cómo crear los ambientes más adecuados para sus invitados (basta con escuchar a 42 Dugg moviéndose como pez en el agua que mejor conoce en “LEMONHEAD”), domina los secretos de un tipo de producción exuberante y dinámica que está la altura de la labor de expertos en el asunto como los Neptunes y Swizz Beats y se sacude el lastre del jovencito pendenciero que buscaba hacer ruido en las redes sociales construyendo esta vez un discurso más sólido y elaborado, a la altura de las ambiciones de alguien que de verdad quiere escribir una página importante en la historia de la música negra.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.