Jul 152021
 

La Cámara de Compañías Aéreas en Argentina (Jurca) pidió que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, reconsidere la última decisión administrativa publicada el 9 de julio pasado, ya que, si bien flexibiliza el ingreso de pasajeros internacionales y los vuelos aprobados han aumentado, en algunos casos se ha reducido aún más la capacidad de las aeronaves.

Según la entidad, con el anterior cupo de 600 pasajeros, había tres vuelos diarios, de los cuales uno venía completo con 300 y dos, por la mitad, con 150 pasajeros cada uno. Mientras que ahora, con 142 pasajeros más por día, en lugar de hacer que los dos vuelos restantes viajen al 80 u 90% de su capacidad, se decidió sumar un cuarto de manera que varios quedan con una ocupación muy parcial.

Cómo es el plan que permitirá jubilarse contando años de aportes por hijos

“Prácticamente a todas las líneas aéreas que no vienen de los Estados Unidos les dieron una capacidad máxima de entre 150 y 160 pasajeros para aeronaves que llegan hasta los 320 o 330 pasajeros, lo cual lo hace totalmente insostenible en el tiempo, al punto de poner en riesgo la continuidad de los vuelos y la conectividad del país con el resto del mundo”, explicó Felipe Baravalle, director ejecutivo de Jurca.

Por otro lado, en el comunicado volvieron a señalar que la industria aeronáutica no ha participado en la planificación, distribución y asignación de las nuevas frecuencias, por lo que se hizo una implementación sin coordinación previa ni trabajo conjunto de las autoridades locales y los organismos de aviación (ANAC) con las compañías aéreas en la Argentina.

“La norma publicada el 9 de julio ahora menciona un cupo de pasajeros semanales y lleva el mismo a 742 diarios para la primera semana de aplicación, y a 900 y 1000 pasajeros en las semanas subsiguientes. Está claro que estos montos siguen siendo insuficientes para resolver el problema ocasionado”, apuntaron. Y agregaron que a los ciudadanos y residentes argentinos imposibilitados de regresar a su país no se les puede informar una fecha cierta de regreso porque sólo se han autorizado vuelos y capacidades hasta el 31 de julio, desconociendo la industria qué se va a autorizar o denegar con posterioridad a dicha fecha.

En este sentido, dijeron que, “debido a la falta de previsibilidad y planificación”, algunos de sus asociados están analizando que, de mantenerse las condiciones de operatividad actuales, deberían definir la suspensión de su actividad en el país y recordaron que, a la fecha, ya se han retirado del país cuatro líneas aéreas y hoy suman nueve las que han suspendido sus operaciones por los cierres de fronteras.

Por último, pidieron contar con una mayor previsibilidad, ya que las autorizaciones de vuelos se reciben en algunos casos con poco más de 24 horas de antelación a la partida del vuelo lo que no sucede en otras partes del mundo.

“Por ello reiteramos una vez más la necesidad urgente de concretar una reunión con el jefe de Gabinete de Ministros o quien él designe para analizar, en primer lugar, la imperiosa necesidad de programar eficientemente vuelos que permitan el retorno de los argentinos que se encuentran en el exterior, pero asimismo la eliminación de cupos restrictivos, la ampliación de la capacidad de testeos/hora en los aeropuertos habilitados, reducción temporal de costos directos a la operación aérea, la habilitación de aeropuertos internacionales del interior como corredores sanitarios seguros, y la autorización de vuelos internacionales para períodos de por lo menos tres meses vista”, concluyeron.

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.