Jul 162021
 

El hit de Lima Estilo Nikkei: pulpo pachamanquero (cocinado a las brasas en salsa de ajíes y hierbas andinas), con papas crocantes, palta y salsa acevichada.

Poco evidente, sin un polo definido como en otros enclaves de la zona norte, el mapa gastronómico de Tigre continental reparte coordenadas –las clásicas– en torno al casco histórico y la estación fluvial. Hay otras en el renacido Boulevard Sáenz Peña o en el llamado Paseo de los Antojos; las más recientes se concentran en los pagos de Nordelta y los barrios cerrados, al costado de una autopista o en un centro comercial. En todos los casos, la apuesta es subir la vara.

TIBUK

El bistró del boulevard

Hubo un tiempo en que la cocina de autor brillaba por su ausencia en los alrededores del Puerto de Frutos, aunque no faltaban parrillas, pizzerías y otros espacios gastronómicos de muy buenas intenciones, pero estándar en sus propuestas. Hasta que apareció este mundo paralelo llamado Boulevard Sáenz Peña, un mundo de galerías de arte, tiendas de diseño y un restaurante con carta de la cocinera Juliana López May, una precursora local.

Rösti de salmón, uno de los platos inamovibles de la carta del bistró Tibuk.

En 2017, Julián Tiberio paseaba por el boulevard, vio una casa en venta y no lo dudó: en ese lugar se imaginó su bistró, que se materializó tras ocho meses de obra. La propiedad reciclada sumó un deck de madera, cocina con equipamiento de última generación y un patio tropical con un colorido mural.

Tibuk es una deformación del apellido de Julián y el menú tiene el sello de su gusto personal, apoyado en los años de experiencia en gastronomía –trabajó en Formentera y José Ignacio–, definido por él como “comida sencilla, pero bien hecha”.

El patio tropical y su colorido mural, un microclima sobre el renacido Boulevard Sáenz Peña.

Bondiola braseada con boniato y chutney, risotto de hinojo y queso azul, fainá con burrata o tortellini de calabaza con crema de salvia son algunos de los platos que aparecen en la pizarra y varían de acuerdo con los productos de estación. Para ejecutarlos están las manos expertas del cocinero Germán “Nego” Da Rosa, quien durante 2020 puso a prueba su versatilidad y desarrolló, junto con Julián, un menú para caterings y take away. A pedido del público, los inamovibles de la carta son el rösti de salmón y el strudel de remolachas y queso de cabra. Estas creaciones le valieron el Tigre de Oro (un premio que otorga el Municipio de Tigre) hace un par de años y el reconocimiento de sus pares en la zona.

El jefe de cocina Germán “Nego” De Rosa, el dueño y chef Julián Tiberio y la cocinera
Natalia Dale Capello.

De entrada, llegan un hummus y panes caseros de cortesía; los vinos (un capítulo destacado) están a resguardo en una imponente cava refrigerada. Al final conviene probar el volcán de dulce de leche con helado de bananas, la crème brûlée o el sambayón con frutas.

Boulevard Sáenz Peña 1263. T: (011) 5197-4660. Martes a sábado a la noche. Conviene reservar.

LIMA ESTILO NIKKEI

Fusión innovadora

Las mesas negras asoman entre las plantas al fondo del Euskal Herria Plaza, un mall a cielo abierto sobre el corredor Bancalari que convoca a los que viven en los múltiples barrios cerrados de los alrededores. Una gran barra conecta la cocina y el salón –innovador diseño que lleva la firma del arquitecto Teo Shilton–, donde mandan los colores neutros con algunos toques dorados, varios espejos, lámparas de yute, más plantas y una frase en luces de neón sobre la pared: “Muy bonito el bailecito”. La pronunciaba el abuelo de María, Ramón y Santiago García Calvo cada vez que se retiraba de una fiesta. Los tres jóvenes hermanos la adoptaron y les pareció oportuno que adornara el local que abrieron, en noviembre de 2019, junto con el cocinero peruano Pedro Gutiérrez Vargas.

Las mesas afuera, en un rincón del Euskal Herria Plaza.

Con poco más de un año, Lima se ganó un lugar entre los foodies de la zona y de más allá también. “Es una fusión entre la cocina japonesa y la peruana, ofrecemos platos creados con los mejores insumos locales adaptados minuciosamente al estilo nikkei y las técnicas orientales tradicionales”, explica María, dueña y anfitriona.

Primera sorpresa al abrir la carta: no todo es salmón. Entre sus platos hay muchos de pesca fresca, como sashimis y tiraditos de pescado blanco –lenguado, chernia–. El hit de la casa es el pulpo pachamanquero, cocinado a las brasas en salsa de ajíes y hierbas andinas, acompañado de papas crocantes, palta y salsa acevichada.

Láminas de salmón marinadas con lima, maracuyá y masa philo crocante en Lima Estilo Nikkei.

De la sección abrebocas se destaca la causa limeña, plato típicamente peruano que viene repleto de colores y delicadezas, con un suave puré de papa andina al ají amarillo, pulpo anticuchero, sashimi de salmón y tartare acevichado, ideal para picotear y sumar un pisco sour o un cocktail Sakura (gin, shrub de frutos rojos, almíbar y tónica). El roll limeño (langostinos furai y palta adentro, salmón anticuchero por fuera), el niguiri trufado (con aceite de trufa y ralladura de lima) y el ceviche clásico hecho con pesca del día, mucho cilantro, batata glaseada y maíz canchita son otros imperdibles.

Ceviche clásico con pesca del día, cilantro, batata glaseada y maíz canchita, un imbatible del menú.

Para cerrar, el muy goloso suspiro limeño o el volcán Lima (cacao al 70% y helado de crema) son buenas opciones.

Centro Comercial Euskal Herria Plaza. Av. Coronel Escalada 1200. T: (011) 2325-7464. Todos los días, mediodía y noche.

BANQUETE

Cosas ricas para compartir

En el 2020 pandémico, comer rico en casa devino en gran lujo. Eso motivó a estos cinco socios (un par de ellos, también dueños de Santa Crepa, el exitoso bar de crêpes de los Arcos del Rosedal y sucursales) a abrir un mercado gourmet en la Bahía de Nordelta, un polo gastronómico símil americano que se expande frente al río y las lanchas. Ese debut con quesos premium, jamón ibérico y delikatessen fue un ensayo a la altura de las circunstancias, pero fueron por más. Cuando se volvió a comer afuera, le vieron el potencial como restaurante; sumaron mesas en el deck frente a la bahía y en la terraza, y delinearon el nuevo concepto con cocina, bar y vinoteca.

Arrancó en 2020 como mercado gourmet
y se transformó en restaurante y vinoteca.

Banquete es una invitación a compartir, a picotear buenos productos, como una burratina, unas anchoas, aceitunas, un sándwich de mortadela (con emulsión de ají y morrón), unas croquetas de queso azul y frutos secos o de morcilla vasca. Para beber hay limonadas (tradicional o detox con romero, pepino y manzana verde), varios tipos de vermuts y vinos selectos a cargo de Winemakers, que propone 50 etiquetas de productores independientes entre espumantes, blancos, tintos, orgánicos, naranjos, rosados y cosechas tardías.

También se puede optar por ensaladas; la de la casa es una infalible, con queso brie apanado, salmón ahumado y verdes. Hay una de pasta con atún, brócoli, tomate, aceitunas y dressing de curry y otra de quinua roja con vegetales braseados, pero siempre varían según los productos del mercado. En plan más contundente, está la generosa milanesa de ojo de bife, rellena de queso marbled (ahumado y ligeramente picante) y lomito ahumado, que se presta para compartir.

Anchoas, ajíes y aceitunas, un buen trío para esperar los principales de Banquete.

De postre se destacan dos versiones del vigilante, o queso y dulce; el común viene con una medida de Amargo Obrero y el “cheto”, apodado Bee-G Lante (un juego de palabras en spanglish), está preparado con queso de pasta blanda y panal de miel de colmenas de pradera de Madariaga y la isla Paranacito.

Bee-g lante, queso de pasta blanda y panal de miel de colmena de pradera de Madariaga en Banquete, nueva apuesta de la bahía de Nordelta.

Av. del Puerto 240, Bahía de Nordelta. T: (011) 3780-0000. Martes a domingos, de 10 a medianoche.

LA CHISPA

Pizza y vereda

La pintoresca esquina es set de eventos culturales, música en vivo, proyección de películas o lectura de poesía. Una esquina viva donde hacer vereda al sol, esperar un pedido y compartir una experiencia multicultural.

No es una pizzería más de Tigre. Primero, porque la pizza se propone ser distinta: una masa crocante y aireada (resultado de una fermentación de 24 horas), con mezcla de distintas harinas y cocinada en horno de leña, y variedades originales: de remolacha caramelizada, de queso de cabra y nuez pecán, de portobellos, de corazón de alcauciles. Segundo, por la alta onda del lugar, influencia de su dueño, Gabriel Miguel, que trabajó muchos años en televisión y viajó por el mundo como camarógrafo de Narda Lepes. A él, que no es un nyc tigrense, pero adoptó el barrio como propio, se le ocurrió usar esta pintoresca esquina como set de eventos culturales, música en vivo, proyección de películas o lectura de poesía. Una esquina viva donde hacer vereda al sol, esperar un pedido y compartir una experiencia multicultural.

Pizza “galáctica”: remolacha caramelizada,
queso de cabra y nuez pecán.

Por último, porque van más allá de la pizza y ofrecen, por ejemplo, una focaccia buenísima, un guiso de lentejas vegano, tortilla, calzón relleno de bondiola braseada en jugo de naranjas, empanadas de tres quesos y tres cebollas, tartas de harina integral (berenjenas y tomates, zanahorias y apio, brócoli y puerro) y un chorizo a la pomarola, perfecto para mojar el pancito casero en la salsa.

Si bien hay mesitas y sillas, los habitués curten mucho el comer de parado. Cualquiera de las pizzas se ofrece al corte, por porción: desde la clásica de mozzarella, hasta una fugazzeta con roquefort, rúcula y cherries, o una de tomates asados y jamón crudo (las opciones del día se anotan en una pizarra que enmarca la cocina), y se pueden acompañar con una limonada fresca o una cerveza. En el rubro panes, destacan las ciabattas y baguettes caseras, artesanales y hechas en el día.

Gabriel Miguel, dueño de La Chispa, trabajó muchos años en televisión y se propuso hacer una pizza distinta en Tigre.

Otro detalle no menor es que La Chispa hace una campaña activa a favor del reciclaje y la reducción del uso de plásticos: cuando los clientes van a buscar los platos, los alientan a que lleven sus propios recipientes.

Alsina 699. T: (011) 5058-7300. Miércoles a domingos, de 11 a 23.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.