Jul 192021
 

LIMA.- El jurado electoral proclamó este lunes al dirigente socialista Pedro Castillo ganador de las elecciones presidenciales en Perú, tras desestimar de manera definitiva las impugnaciones de su rival, Keiko Fujimori, desde el ballottage del 6 de junio pasado.

La Junta Nacional de Elecciones (JNE) rechazó los recursos del partido Fuerza Popular de Fujimori, que impugnaba los votos de varios distritos ganados por su rival, y señaló que esas presentaciones fueron “dilatorias”.

Atacan centros de vacunación y califican de “nazi” la extensión del pase sanitario de Macron

Docente rural y líder sindical, Castillo, de 51 años, deberá asumir la presidencia el próximo 28 de julio, sucediendo en el cargo al presidente interino Francisco Sagasti, quien accedió al Palacio de Gobierno tras una grave crisis institucional en noviembre pasado.

Castillo, un desconocido por la mayoría de la población hasta poco antes de las elecciones, busca un mayor rol del Estado en la economía, para lo cual anunció incluso que buscaría la reforma de la Constitución, un plan que sacudió a la elite política y empresarial del país minero.

El líder socialista prepara desde hace días la formación de su primer gabinete de ministros, clave para los mercados por las reformas que planea, como elevar los impuestos a la minería en el segundo mayor productor mundial de cobre.

Fujimori dijo más temprano que reconocería los resultados, aunque insistió que fue un resultado “ilegítimo”.

“Anuncio que, cumpliendo mis compromisos asumidos con todos los peruanos, con Mario Vargas Llosa, con la comunidad internacional, voy a reconocer los resultados porque es lo que manda la ley y la Constitución que he jurado defender”, afirmó Keiko en un pronunciamiento.

“La verdad va a terminar de salir a la luz de todas maneras y vamos a trabajar todos juntos para que se restablezca la legitimidad de nuestro país. Lo que nos toca ahora es enfrentar unidos una nueva etapa que será muy difícil porque el comunismo no llega al poder para soltarlo, es por eso que quieren imponernos una nueva Constitución”, agregó.

Estados Unidos y sus aliados acusan a China de un ciberataque a Microsoft

La De acuerdo al recuento de votos del 6 de junio, Castillo obtuvo el 50,12% de los votos en la segunda vuelta, frente al 49,88% que obtuvo la hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori. La diferencia fue solo de unos 44.000 sufragios, pero el partido de Fujimori había alegado irregularidades en el proceso electoral y denunciado fraude, sin mayores pruebas.

La segunda vuelta fue puesta en duda por Fujimori y algunos partidos de derecha que la apoyaron, pese a que organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE), el Departamento de Estado de Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña afirmaron, de forma separada, que los comicios en Perú fueron transparentes.

Un abogado de Fujimori dijo a la agencia Reuters que, una vez agotados los recursos ante el jurado electoral, el partido de Fujimori no tenía planes de emprender más acciones legales.

El proceso electoral y el ajustado resultado dividió profundamente a Perú y casi todos los días se registraron marchas, algunas violentas, de apoyo a los candidatos.

Agencias AFP, Reuters y El Comercio/GDA

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.