Jul 212021
 

Cuando vine a verlo, este taller estaba a cielo abierto (el techo se había desplomado en un incendio) y no me quise desprender de esa sensación aérea y luminosa. Así surgió la estructura que sobrevuela las dos aguas.

Arq. Paola Navone

El contraste en acción

“Traje piedras de la calle al interior, pero en una versión de playa. Las carpetas de calcáreos son como el mar, además de un salvavidas para el que anda con tacos”

Paola Navone

El techo de metal se dejó crudo. La superficie pulida de la mesa de arrime 'Vulcano', hecha por Navone para la firma Poliform, customizada con dos ojos curiosos como su dueña.

A la sala de TV y biblioteca, por una escalera única

Las cerámicas son piezas de los años 40 y 50 que produjo el taller de artes decorativas Primavera, de las grandes tiendas Printemps, en la región de Sainte Radegonde. Arriba, la biblioteca, con estantes de aluminio. Silla Carbon de Marcel Wanders.

Detrás, la escalera-tótem en chapa sostenida por troncos y tirantes de acero trae el recuerdo del tiempo de Paola en África, tras recibirse de arquitecta.

Pasaje a la cocina

Sobre un pallet, jardín interior hecho con troncos ahuecados de alcornoque. Dominando la escena, un pez de cerámica: Paola es de Piscis y se siente muy identificada con esa imagen.‘En la ‘Cajonera giratoria’ roja de Shiro Kuramata se guardan los cubiertos. Decenas de piezas de cerámica verde ocupan la pared del comedor dentro de estanterías sin fondo. Pantallas de rafia ‘Tiger’ que Paola creó para Crate & Barrel.

El pasillo que va del living a la cocina repite la “alfombra” de calcáreos rodeada de piedras.

El sueño de cualquier cocinero, a esta cocina no le falta ni la máquina de cortar fiambre.

“Me encanta la cocina, cocinar, la vajilla. Es costado más ‘alimentario’ y goloso de mí viene de mi abuela, que preparaba unos platos exquisitos”.

Un dormitorio sin igual

Este box revestido en piezas de cerámica traídas de distintas fábricas del sudeste asiático cierra un baño que no se pudo mover durante la refacción del antiguo taller.

Bañadera (Devon & Devon) y el del lavatorio. A la derecha, woks sobre antiguas ánforas traídas de Marruecos. Sólo la central es además de escultórica, funcional.

“Todos mis proyectos de diseño son muy ‘friendly’; no tienen nada de objeto de museo. Me gusta pensar que después van a vivir en la casa de alguien; alguien que, de ahí en más, los va a tomar como absolutamente propios”.

Espacio para huéspedes

Calcáreos en tonos que van del tiza al plomo cubren el piso y también las paredes en el baño de las visitas.

La parte dedicada a los huéspedes está desprovista de los colores insignia de la dueña de casa. En el territorio de los grises, es como una manera de dar la bienvenida sin invadir. La cama alta fue acompañada con mesas de metal a cada lado, sobre las que hay pantallas de cestería para iluminar la lectura

Un paisajismo que suaviza lo urbano

Terraza con cantos rodados bordeada de gramíneas. (Der.) Detalle de la entrada, con un simpático jardín de rastreras y trepadoras que nacen de tambores de aceite azules. Lo hizo con ayuda del paisajista Stefano Baccari.

“No me gusta lo mal hecho: me gusta lo ‘no perfecto’, que es distinto. Ni siquiera me gustan los jardines demasiado refinados. Yo promuevo la imperfección”.

X

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.