Jul 222021
 

Al Frente de Todos le resultó mucho más sencillo encontrar candidatos que candidatas en la ciudad de Buenos Aires. Ya todos dan por hecho que Leandro Santoro irá en primer lugar con letra grande en la boleta y que el diputado Carlos Heller ocupará el tercer puesto, para renovar una banca en Diputados que le corresponde al kirchnerismo. Pero aún resta confirmar a la mujer que irá segunda. La búsqueda disparó una fuerte tirantez por los intereses cruzados que tienen las distintas tribus filoperonistas en el territorio porteño.

La figura de Santoro para encabezar la lista encontró el visto bueno de los principales caciques de la coalición de gobierno: Alberto Fernández, Cristina y Máximo Kirchner. También tuvo relativa aceptación en las distintas agrupaciones que abrevan en el Frente de Todos de la Capital Federal. Si el Presidente tiene un voto calificado por su investidura (y por ser él mismo un hijo del PJ porteño), el líder de La Cámpora tiene el mayor poder de lapicera en el armado de la Ciudad. Y la vicepresidenta, como en todo el país, debe dar su bendición final a los nombres.

El diagnóstico que marca Nicolini en su carta y la presión por el componente 2 de la vacuna Sputnik V

La búsqueda de una candidata para acompañar a Santoro, sin embargo, abrió una puja entre facciones, en un distrito mayoritariamente antiperonista. Además de “pagarle” a los socios del Frente de Todos, la coalición de gobierno intenta dar con el perfil adecuado para retener un electorado cautivo y dar la batalla mediática con los postulantes de Juntos por el Cambio.

“Es sencillo. Tiene que ir una economista para dar el debate económico o una feminista para retener ese voto”, resumió a LA NACION uno de los principales armadores del Frente de Todos en la ciudad.

Nombres

Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina

La confirmación del economista Martín Tetaz como segundo en la lista de María Eugenia Vidal y de Ricardo López Murphy con una nómina propia hizo notar ese déficit en el armado porteño del Frente de Todos. Así, a la lista corta de nombres se sumó en los últimos días el perfil de la vicejefa de gabinete, Cecilia Todesca, una de las voceras económicas más prolijas del Gobierno. Si Fernández resistió con uñas y dientes la postulación del jefe de Gabinete Santiago Cafiero para la provincia, todo indica que tampoco dejaría ir a Todesca, que oficia de coordinadora y enlace presidencial con los funcionarios del área económica del gabinete.

De la Casa Rosada ya había sonado fuerte la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, principal negociadora de las vacunas. Sin afiliación peronista, algunos la mencionaban como un perfil más digerible para el electorado porteño. Pero, quizás justamente por esa falta de afiliación política, su conversión a candidata legislativa se diluyó con el correr de los días.

“El rol de vocero económico de la lista lo puede asumir Heller o quien vaya en quinto lugar, que puede ser Claudio Lozano o Matías Tombolini”, dijo otro referente al tanto del armado porteño.

Así, se mira a candidatas con perfil feminista para responder al electorado joven y verde que el Frente de Todos quiere seducir. Escrito en lápiz está el nombre de la legisladora porteña Victoria Montenegro, de buena relación con La Cámpora y que proviene de las agrupaciones de Derechos Humanos. “Estela de Carlotto tiene cierta influencia en el armado”, reconoció uno de los testigos de la confección de la nómina.

Otra alternativa que sonó, aunque con menos fuerza, es la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta. Implicaría dejar libre otra silla en el gabinete de Fernández, además de la del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien tiene destino casi asegurado en la nómina bonaerense.

Fernández sorprendió en los últimos días a La Cámpora y al PJ porteño al impulsar como una de sus favoritas a Maia Daer, hija del mandamás de la CGT, Héctor Daer. Es una “albertista” pura, porque abreva en el Partido del Trabajo y la Equidad (ParTE), presidido por Claudio Ferreño, íntimo amigo del Presidente. El jefe de Estado intentó convencer a varios interlocutores que la joven tiene un perfil político propio, por fuera de la burocracia sindical. Pero el Presidente tiene interés en mantener la bandera blanca con la cúpula cegetista.

La postulación de Maia Daer no fue bien digerida por La Cámpora y por algunos peronistas que no tienen buena relación con los “gordos” de la CGT. Para resistir, algunos hicieron trascender que la joven tendría un perfil “pañuelo celeste”, que entraría en contradicción con el votante del espacio. Además, abrirle la puerta al sindicalismo implicaría problemas con otros caciques gremiales que así también podrían reclamar su cuota en las listas.

Víctor Santa María -un hombre que siempre quiere hacer valer su peso en la Ciudad- impulsa a la periodista Gisella Marziotta, que, gracias a la renuncia de Daniel Filmus en Diputados, accedió a una banca en la Cámara baja con un mandato que vence este año. Santa María quiere ver a Marziotta con letra grande en la nómina de diputados, en primer o segundo lugar. Caso contrario, pretende que encabece como primera candidata a legisladora. Pero los dueños de la lapicera en la Ciudad la ubican, en cambio, en un cuarto puesto de la lista nacional. Es un lugar incierto: el Frente de Todos aspira a retener un piso de tres bancas por la Ciudad, con ilusión de sumar una más.

Gisela Marziotta

Todos esperan que la legisladora María Rosa Muiños, esposa de Juan Manuel Olmos -el otro hombre fuerte del PJ porteño- tenga un lugar expectante en algunas de las listas, ya que su mandato en la Legislatura caduca este año. Pero no estaría entre las aspirantes al renglón inmediatamente inferior al de Santoro. Juan Grabois, en tanto, reclama un lugar en el armado oficialista. Impulsa a Victoria Freire, una militante de su espacio, el Frente Patria Grande.

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.