Sep 052021
 

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, declaró bajo juramento como testigo ante la Justicia que no es amigo de Mauricio Macri, quien lo propuso para ese cargo, y aseguró que lo une una relación de amistad con sus allegados Fabián Rodríguez Simón y Mario Quintana. Aunque fue enfático al asegurar que nunca habló con ninguno de los exfuncionarios acusados de integrar la “mesa judicial” de Cambiemos sobre los problemas judiciales que atravesaba el empresario Cristóbal López y el Grupo Indalo.

Rosenkrantz declaró ante la jueza María Servini, que investiga a Macri y a exfuncionarios de su entorno acusados de integrar una “mesa judicial” que presuntamente amenazó y buscó extorsionar a Cristóbal López, según denunció el empresario, para que apoyara al gobierno de Cambiemos desde C5N, o de lo contrario las empresas de Indalo iban a tener problemas económicos.

Padrón Electoral 2021: dónde voto en las PASO y en las generales

López enfrenta un juicio oral que está finalizando, acusado de retener 8000 millones de pesos en impuestos a los combustibles, dinero que utilizó para agigantar su grupo económico. Y su empresa Oil Combustibles fue declarada en quiebra.

Servini realizó un peritaje sobre las llamadas telefónicas que efectuó y recibió Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, exasesor de Macri en temas judiciales y que ahora está en Uruguay a la espera de un juicio de extradición, pues la jueza pidió su captura luego de que no se presentara a indagatoria. Ese estudio determinó que existieron 59 contactos entre el juez de la Corte –la mayoría desde antes de que asumiera su cargo y algunas posteriores– con Rodríguez Simón.

Pepín Rodríguez Simón, en Montevideo

La hipótesis de la acusación es que en esas conversaciones se habló del Grupo Indalo, cuestión que Rosenkrantz negó de plano al responder por escrito el pliego de 14 preguntas que le planteó la jueza.

Dijo Rosenkrantz que conoce a Rodríguez Simón desde hace 40 años y que sus familias son amigas, señaló que sus temas habituales de conversación eran sus asuntos familiares, sus lecturas y circunstancias que vivieron en común. Destacó que su amistad perdura aunque hace un tiempo que no tienen contacto.

De Macri dijo que no es amigo. “Conocí a Mauricio Macri de manera circunstancial, estimo que que en el año 2011, cuando el Centro de Estudiantes de la Universidad de San Andrés, en la época en que yo era rector, lo invitó a dar una charla”, indicó. Recordó que lo saludó e intercambiaron palabras de cortesía. Luego, dijo que posiblemente en 2012 o 2013, participó de un almuerzo con académicos e intelectuales, alrededor de 25 o 30 personas, donde disertó Macri.

“No me une una relación de amistad alguna con Macri”, reafirmó el juez de la Corte. Y dijo que no conoce personalmente ni tuvo contacto con ninguno de los otros imputados en el expediente donde se investiga a la “mesa judicial” de Cambiemos.

Macri y Rosenkrantz, poco después de que el juez asumiera como presidente de la Corte

Sobre Mario Quintana, otro de los imputados, dijo que es amigo desde hace 20 años y su cliente desde hace 17 años, que atendió problemas de su empresa y que mantiene un vínculo que se extiende a sus familias.

Con respecto a José Torello, también investigado en la causa, dijo que no es amigo, sino que lo conoció hace 25 años en un evento social.

Sostuvo el juez que solo supo de los asuntos del Grupo Indalo por los diarios o por las causas en las que le tocó intervenir como juez de la Corte. También afirmó que no habló con Pepín Rodríguez Simón de ningún asunto vinculado con Cristóbal López o su grupo ni antes del 14 de diciembre de 2015 cuando Mauricio Macri propuso por decreto su nombre para la Corte, ni después de esa fecha.

Asimismo, reafirmó que no tuvo ningún contacto con Macri ni personalmente ni por terceros entre el 25 de octubre y el 14 de diciembre de 2015, cuando se firmó el decreto. Dijo que fue Pepín Rodríguez Simón quien le comentó que Macri estaba considerando su nombre para integrar la Corte y que le preguntó si estaba dispuesto a aceptar el cargo.

Fabián de Sousa y Cristóbal López denunciaron presiones del macrismo

En ese período dijo haber tenido contactos con Mario Quintana, por razones laborales y de amistad, pero ninguna vinculada con el caso de Indalo o Cristóbal López. Y declaró que si bien sabía que Pepín concurría a la Casa Rosada, no sabía que tuviera oficina allí y que acudiera con regularidad.

“Los únicos conflictos judiciales que conozco en los que estuvieron involucradas empresas del Grupo Indalo y/o los señores Carlos Fabián de Sousa o Cristóbal Manuel López son aquellos en los que intervine como ministro de la Corte. Nunca hablé ni intercambié información alguna, ni directa, ni indirectamente sobre el grupo Indalo y/o los señores Carlos Fabián de Sousa o Cristóbal Manuel López con las personas mencionadas en el pliego de preguntas [que son todos los funcionarios de Cambiemos } en el caso] que ahí respondo”, afirmó Rosenkrantz.

El entrecruzamiento de las llamadas de Rodríguez Simón fue confeccionado por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) y abarcó desde enero de 2016 hasta fin de agosto de 2019. El análisis de contactos de Rodríguez Simón incluyó 10.738 llamadas.

La jueza analizó si esas llamadas de Rodríguez Simón se corresponden con situaciones de amenazas y presiones que denunciaron los integrantes del grupo Indalo, Fabián de Sousa y Cristóbal López.

La historia del Banco Provincial de Santa Fe: el fraude de 500 millones de dólares, una causa de 31 años y ningún imputado

Tras ese análisis, la jueza llamó a indagatoria a Rodríguez Simón, que se encontraba en Uruguay. La jueza pidió su captura y el exasesor de Macri pidió asilo como refugiado. Pero Uruguay le negó esa posibilidad. Ahora deberá decidir la Justicia uruguaya si lo reconoce como refugiado o si avanza su proceso de extradición. Mientras tanto, Servini avanzó con la causa con otras indagatorias.

Rosenkrantz está punto de cumplir su mandato como presidente de la Corte y esa elección interna se realizará después de las PASO. Los tres nombres en danza para ocupara el cargo de presidente son Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y el propio Rosenkrantz, que no da pistas de si se presenta o no a la reelección.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.