Sep 062021
 

MOSCÚ.- Un tribunal de Belarús condenó hoy a 11 años de prisión a una de las figuras de la oposición, María Kolesnikova, que colideró las masivas protestas contra el presidente Alexander Lukashenko el año pasado.

Tanto ella como su abogado Maxim Znak, también condenado a 10 años de cárcel, habían sido acusados de conspirar para tomar el poder, de llamar a acciones que atentan contra la seguridad nacional y creación de una formación extremista. Las sentencias fueron anunciadas por el servicio de prensa de Viktor Babariko, otro opositor detenido para quien había trabajado Kolesnikova.

Indignación en Chile: fingió que tenía cáncer durante la campaña, fue electo para un cargo clave y ahora debió renunciar

De 39 años, Kolesnikova era una de las tres mujeres en cabeza del movimiento de protesta desencadenado hace un año contra Lukashenko junto a Svetlana Tijanevskaya, la candidata que le disputó la presidencia, y Veronika Tsepkalo. De las tres, ella era la única que seguía en el país. Kolesnikova y Znak estaban detenidos desde hace once meses.

Maxim Znak, el otro condenado

A principios de agosto comenzó a puerta cerrada su juicio, del que se filtró muy poca información puesto que los abogados de la defensa tenían prohibido hablar del caso. Según imágenes difundidas antes del veredicto por algunas cuentas en la aplicación Telegram, Kolesnikova, con el pelo corto y los labios pintados de rojo, apareció sonriente en la sala, cerrada en una jaula de cristal junto a Znak.

Aunque esposada, hizo con sus manos un corazón, uno de los símbolos del movimiento nacido en agosto de 2020 contra la reelección supuestamente fraudulenta de Lukashenko, en el poder desde 1994. El régimen aplastó esta movilización histórica con miles de detenciones, exilios forzados y el cierre de organizaciones políticas, medios y oenegés contrarias.

Las manos con forma de corazón, uno de los gestos de los opositores

En Twitter, la excandidata presidencial Tijanovskaia pidió “la liberación inmediata de María y Maxim”. “Se trata de aterrorizar a los bielorrusos opuestos al régimen”, denunció.

La detención

Kolesnikova fue detenida en septiembre tras haber resistido a un intento de las autoridades de expulsarla de su propio país. Según sus familiares, los servicios especiales bielorrusos (KGB) la secuestraron y, con un saco en la cabeza, la trataron de llevar a la frontera con Ucrania. Contraria a dejar su país por la fuerza, ella saltó por una ventana y rompió su pasaporte, lo que provocó su encarcelamiento.

Partidarios de la oposición de Belarús asisten a una protetesta en el centro de Minsk el 16 de agosto de 2020

Kolesnikova y Znak habían trabajado para Viktor Babaryko, rival del presidente bielorruso recientemente condenado a 14 años de prisión por fraude, aunque él denuncia que se trata de una persecución política. También formaban parte del consejo de coordinación creado por la oposición tras las elecciones de agosto de 2020 para organizar una transición del poder pacífica.

Reacciones

Los países occidentales han adoptado numerosas sanciones contra el régimen bielorruso, que cuenta por otro lado con el apoyo infalible de Moscú. El presidente Lukashenko debe ser recibida nuevamente esta semana por el presidente ruso Vladimir Putin para seguir con el trabajo iniciado desde hace meses para reforzar la integración económica y política de ambos países. La condena a Kolesnikova generó nuevas reacciones.

La Unión Europea (UE) denunció la “flagrante falta de respeto” de los derechos humanos por parte del gobierno de Bielorrusia y exigió la liberación inmediata e incondicional de la dirigente opositora. ”La UE deplora la continua y flagrante falta de respeto por parte del régimen de Minsk de los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo de Bielorrusia”, apuntó la UE en un comunicado por el vocero del servicio diplomático del bloque.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania “condenó el injustificado veredicto” y criticó la instrumentalización del sistema judicial para la represión política”, indicó una vocera.

El jefe de la diplomacia de Gran Bretaña, Dominic Raab, condenó las penas de cárcel y pidió al régimen de Lukashenko que ponga fin a la “represión” y libere a los presos políticos. ”Las condenas de Maria Kolesnikova y Maksim Znak demuestran que las autoridades bielorrusas siguen atacando a los defensores de la democracia y la libertad”, tuiteó el ministro.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.