Sep 072021
 

Las dificultades organizativas y de logística que desataron el escándalo que terminó con la suspensión del clásico entre Brasil y la Argentina irremediablemente se repetirán dentro de un mes, cuando en la apretada agenda aparezca otra triple fecha de Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022.

El escenario será igual al que quedó expuesto en los últimos 10 días. O incluso peor. Con citaciones que volverán a generar roces, críticas, cuestionamientos, pases de facturas y negociaciones sotto voce entre los futbolistas convocados y los clubes propietarios de sus fichas, las federaciones nacionales, los organismos que nuclean el fútbol de cada continente. Y la FIFA, claro.

Existe un caso testigo, que expone el contexto. El sábado 28 de agosto, tras el 1-1 de Aston Villa frente a Brentford, Emiliano Dibu Martínez publicó en su cuenta de Twitter: “Punto muy disputado hoy. Próxima parada, Argentina”.

Aquella fue la primera manifestación pública de un futbolista del seleccionado argentino en relación a las Eliminatorias, en momentos donde todo estaba inmerso en una rara nebulosa de indefiniciones con respecto a los citados provenientes de Inglaterra.

Ni lerdo ni perezoso, dos horas después el club inglés publicó en su sitio oficial un breve texto, donde dejó bien en claro su postura de liberarlos para los encuentros contra Venezuela y Brasil.

“Aston Villa puede confirmar que Emi Martínez y Emi Buendía viajaron para unirse a la selección de Argentina con el permiso del club, de acuerdo con las reglas de convocatoria de partidos internacionales de la FIFA. Ambos jugadores acordaron estar disponibles para los dos primeros partidos de clasificación para la Copa Mundial de Argentina contra Venezuela y Brasil, pero no participarán en el tercer partido internacional contra Bolivia. Estos arreglos significan que Martínez y Buendía solo se perderán nuestro partido de la Premier League con el Chelsea antes de estar disponibles para la visita del Everton a Villa Park el 18 de septiembre, tras cumplir con las regulaciones de cuarentena de Covid del Reino Unido.”. Clarito.

El objetivo del club era contar con sus jugadores lo antes posible, algo que recién sucederá luego de que cumplan con los 10 días de cuarentena que exigen las autoridades sanitarias del Reino Unido para los que reingresan a las islas británicas. La triple fecha estira el préstamo a casi dos semanas. Demasiado tiempo para los intereses deportivos de las entidades propietarias de la ficha de los jugadores.

En Venezuela, Scaloni cuestionó el sistema de competición de las Eliminatorias

En su conferencia de prensa previa al partido con Venezuela, Lionel Scaloni hizo una declaración enérgica (“Nosotros dimos la lista para los tres partidos y de eso no hay ningún tipo de dudas. Los jugadores están para jugar los tres partidos”). Elegante para los oídos, pero simbólica. Entonces, tanto él como el presidente de la AFA Claudio Tapia, como todos los que están del portón del predio de Ezeiza para adentro, sabían que no ocurriría.

Aún conscientes de lo que había dejado claro Aston Villa nueve días antes en su comunicado, la AFA informó a través de su cuenta oficial de Twitter que “De común acuerdo con el entrenador, los futbolistas Emiliano Martínez y Emiliano Buendía fueron autorizados a retornar a su club en el día de la fecha”. Una oficialización de algo que ya era completamente inevitable.

Scaloni no oculta su incomodidad con esta situación. De hecho, dio su punto de vista en San Pablo: “Después de esta fecha FIFA, habrá que tener una reunión o una idea para saber qué sucederá en la próxima. Esto no puede continuar así. Se tomarán medidas. No sé quién, pero no se puede seguir así. Le puede tocar a cualquiera: Argentina, Brasil, Colombia… Esta fecha se ha jugado porque estaba todo muy cerca, pero no se puede competir de esta manera. Entiendo a las demás selecciones y tienen el máximo apoyo. Así la competición no es buena. Uno o dos partidos te los podés bancar. Pero no más. Para la siguiente fecha hay que tomar una postura clara”.

Lo que expresó el entrenador argentino trasciende los intereses del seleccionado albiceleste. Este modo de competir deja en evidencia los arreglos no oficiales entre equipos nacionales, futbolistas y clubes. Sin ir más lejos, el zaguero colombiano Dávinson Sánchez fabricó en la noche del domingo una jugada especialmente pensada para provocar su amonestación.

El objetivo, concretado cuando se jugaban el cuarto minuto adicionado del partido entre su selección y Paraguay, fue poder cumplir la sanción correspondiente este jueves ante Chile. Y volver lo antes posible a Inglaterra, donde defiende los colores de Tottenham y es compañero de Cristian Romero y Giovani Lo Celso, los otros dos argentinos citados para esta triple fecha.

En los casos del Cuti y del exvolante de Rosario Central la situación era diferente… hasta este lunes. Los dos también fueron desafectados por el entrenador Scaloni del predio de Ezeiza y el próximo partido que jueguen será para Tottenham.

Cuti Romero y Lo Celso sabían que iba a ser muy complejo que estén en los tres partidos. El entrenador portugués de Tottenham, Nuno Espirito Santo, había declarado: “Sabemos lo que significa para todos los jugadores jugar en sus selecciones nacionales. Es algo de lo que están muy orgullosos, así que lo que estamos tratando de hacer es anticiparnos a las situaciones”, había manifestado el DT luego del último partido de Tottenham por la Premier.

Esta situación obliga a realizar concesiones y estrategias no solo en la Argentina. De hecho, Oscar Tabárez blanqueó por qué no convocó a Cavani: “Los motivos para que no venga Edinson son estratégicos. Si viajaba, iba a jugar los tres partidos, pero al volver iba a quedar relegado en su equipo por la cuarentena. Perdía forma para su club y para jugar con Uruguay en las fechas de octubre. Me hago cargo de la decisión”. Con la llegada de Cristiano Ronaldo a Manchester United, Cavani tendrá mucha más competencia por un lugar en la formación. Y eso altera el plan del experimentado DT de la Celeste. Como hizo Tabárez, también se trata de ver y evaluar en qué fechas pueden ser más importantes los futbolistas en cuestión. En octubre, el conjunto charrúa visita a la Argentina.

Mientras, el plantel realizó argentino trabajos regenerativos en Ezeiza, donde la guardia periodística fue mucho más nutrida que de costumbre. El jueves, desde las 20.30, la selección enfrentara a Bolivia en un estadio de River con el 30 por ciento de localidades habilitadas para el público. Será el primer partido de fútbol con hinchas en la Argentina en un año y medio.

Dentro de exactamente un mes, toda esta historia volverá a suceder. Entre el 7 y el 14 de octubre, en fechas que aún no están definidas, la Argentina visitará a Paraguay, y luego recibirá a Uruguay y Perú. La cuerda entre jugadores y clubes europeos volverá a tensarse.

La única posibilidad de evitar los tironeos y las cuarentenas de reingreso es que los futbolistas que juegan en Inglaterra no sean citados. ¿Decidirá Scaloni no convocar a Dibu Martínez, Lo Celso, Buendía y Romero? ¿O volverá a negociar por determinadas fechas y partidos? Sólo él lo sabe.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.