Sep 122021
 

@Rflighera

Para Beto Casella, todos los caminos conducen a Roma, es decir, al corazón de la profesión y a su gran abanico de posibilidades. Desde la gráfica, la televisión y la radio, el periodista y animador viene llevando a cabo una impronta de estilo propio con amplio conocimiento en el gusto popular.

Crítico, a través del humor, de situaciones y personajes del universo mediático de la pantalla chica, incorporó a su foja de servicios, la dramaturgia, la actuación y la dirección, un combo que, en definitiva, plasma ese abanico de convicciones artísticas.

En charla con DiarioShow.com y, con agenda abierta, definió posiciones sobre su actividad y analizó episodios y circunstancias de nuestra emblemática farándula nacional.

 

“Bendita”, por El Nueve, es un éxito hace 16 temporadas.

-¿A qué obedece el permanente interés que desde sus comienzos viene generando ‘Bendita’?

-Por un lado, es un verdadero misterio. Por otro, podríamos pensar que es tentador repasar mucho de lo que pasó en el día, tomado casi siempre con humor. Es sorprendente las muestras de agradecimiento de tantísima gente que nos llegan, por sacarles una sonrisa en los tiempos de pandemia. Y, a falta de programas cómicos en la tele actual, las formas de edición del ciclo se convirtieron como en un nuevo género para hacer reír.

– ¿Es el espejo, de alguna manera, de los rasgos más contradictorios de nuestra sociedad?

– Es probable. “Bendita” es tan impredecible como lo que nos pasa día a día. Por eso, en el mismo bloque podemos abordar desde la discusión más frívola hasta un caso dramático de violencia doméstica. Efectivamente, “Bendita” es tan caótico como el país. ¡Si hasta hay grieta en el panel!

– ¿Pensás que es posible generar en la televisión actual un proyecto que no sucumba frente a la batalla especulativa del rating?

– No. Eso es imposible. Existe, de un tiempo a esta parte, una dictadura del “minuto a minuto” que no permitiría esperar la maduración o el crecimiento al aire de determinado producto. ¡Hay programas que han durado solamente una semana! Estoy seguro: desesperación por el rating mata calidad. Incluso, hay programas que cambian groseramente el formato de un día para otro, porque el número no los acompaña. Esas experiencias, en general, terminan en el levantamiento. Una pena.

“¡Hay programas que han durado solamente una semana! Estoy seguro: desesperación por el rating mata calidad”

– ¿A qué atribuís el furor de los ciclos y segmentos de cocina?

– Presumo que se aprovecha la tradición culinaria y gastronómica de los argentinos, pero transformado en show. Hay algo hipnótico, me parece, en ir viendo el proceso de tener varios ingredientes por separado y convertirlos en algo exquisito. Hay algo de arte en eso. Como yo suelo arreglarme con dos huevos duros para cenar, ese formato no me tiene como televidente.

– ¿Los medios periodísticos pueden tener influencia grande en las decisiones políticas y cotidianas de la gente?

– Por supuesto. Y sobre esto hay una biblioteca escrita. No hay dudas que los medios influyen seriamente en nuestra conducta y nuestro pensamiento. Lo estamos viendo en los días que corren. Hay gente que repite en los bares lo que le escuchó a su conductor favorito. Y me consta que los funcionarios y los políticos en general, arrancan el día escuchando en radio la agenda que marcan los periodistas más influyentes. Igual, tampoco te hacen ganar o perder una elección. La gente no come vidrio. Ya lo dijo Perón: “Con todos los medios en contra, llegué a la Presidencia. Y con casi todos los medios a favor, me destituyeron”.

– ¿Como se ubica la televisión tradicional y el periodismo gráfico frente al imperio de los nuevos soportes tecnológicos?

– La tele de aire y de cable lo viene soportando bastante dignamente. Es que, de hecho, de alguna forma conviven compartiendo dispositivos. En cualquier momento, será más el público que vea “Bendita” en Youtube que por el canal mismo. La gráfica, la prensa en papel, por supuesto que lo padece mucho más. Los portales la van reemplazando de a poco. Por suerte para nuestro gremio, mucho medio on line va contratando a gente que viene de la gráfica.

– Periodista, productor, conductor radial y televisivo, actor y guionista. ¿En qué rol te sentís más a gusto?

– En mi caso, la radio es mi hábitat natural, donde puedo producir cada segundo que sale al aire, tengo tiempo para desarrollar la idea que quiero, armo grupos de interacción y tengo el permanente ida y vuelta con el oyente. Me veo, de viejito, cuando ya nadie me contrate, hinchando las pelotas desde una modesta radio on line.

La radio es su hábitat natural, y el público responde.

 

– ¿Como autor teatral, ¿Qué temas o búsqueda argumental te interesan?

– El pensamiento, el texto que haga pensar, las emociones, las relaciones humanas, el absurdo. Y todo -como cada cosa que hago- siempre va a estar atravesado por el humor.

-¿Fantaseás con la posibilidad de dirigir cine? Y ante esa posibilidad, ¿Que historia te gustaría contar en tu ópera prima?

– Por supuesto. Algo estamos por hacer con mi amigo Raul Perrone, fabuloso director. Creo que la primera historia se va a meter en la cabeza de una persona. Ya hay algunos garabatos escritos.

– ¿Te sorprendió la despedida de Jorge Rial del medio televisivo?

– Sí y no. Por un lado, Rial está en esa edad donde no nos aferramos más a ninguna cosa profesional. Igual es algo sorprendente que un nombre tan fuerte quede fuera de juego, al menos temporariamente. Yo creo que vuelve a la tele en cualquier momento, con otro formato. Claramente, con lo que hizo durante años ya no se llevaba bien.

“Rial está en esa edad donde no nos aferramos más a ninguna cosa profesional. Igual es algo sorprendente que un nombre tan fuerte quede fuera de juego”

– ¿Notás que fue un poco apresurado el retiro del Negro Oro de la profesión?

– Tampoco me parece que el Negro se despida. Lo conozco bien (trabajamos juntos) y sé que es medio espasmódico, furiosamente emocional y puede levantarse un día con ganas de largar todo, y a los seis meses volver con las ganas de un amateur.

– ¿Es posible, en los tiempos que corren, realizar una radio con un perfil a lo Hugo Guerrero Marthineitz?

– Posiblemente en algún espacio nocturno. Podríamos decir que lo que más se le parece hoy es el Negro Dolina. Más bien, diría que sigue funcionando la fórmula que proponía el gran Héctor Larrea: radio en voz alta, para que escuchen en las fábricas y los que están bajando cajones de gaseosa de los camiones.

– ¿Cómo nos hemos desenvuelto los argentinos en la etapa más dura de la pandemia?

– Como pudimos. Una pandemia no tiene ningún antecedente que nos indique de qué manera manejarnos. Algunos decidimos armarnos de paciencia, dedicándonos (en mi caso) a levantar todo lo posible el ánimo de mucha gente que cayó en una profunda depresión. Es difícil evaluar hoy las consecuencias económicas, sociales y emocionales que habrá dejado esta experiencia terrible.

– ¿Retomaste en la cuarentena alguna actividad que, por razones de tiempo, habían quedado postergadas?

– Volví a entrenar parejito, cosa que había abandonado un poco. Por las dudas, evitamos que se nos vengan encima unos kilos no queridos y, por otro, ya sabemos que entrenar es endorfínico y fortalece el ánimo.

– ¿ Algún sueño o proyecto por cumplir?

– No tengo proyectos, ni para la semana que viene, Funciono así. Por ahí trazo sin apuro algún plan, que si se da, bien, y si no, no tenía que ser. Me doy por bien cumplidos los sueños y proyectos que tenía hace muchos años. La vida me dio demasiado como para pedirle más.

 

Rockero

El conductor de Bendita, tiene una banda, llamada “La Bien Levantada”, en honor al programa “Bien levantado”, que se emite en Radio Continental (antes en Rock & Pop, Mega y en Pop).

Su faceta musical lo mantiene siempre “arriba”.

Lo integran, además de él, como multiinstrumentista, Nadia Robledo – voz, Cristian de Hoz – batería, Charly de Hoz – guitarra y bajo, Pablo Galbusera – teclados, Franco Casella – teclados. Y además, Gastón Recondo – guitarra acústica y Rodolfo Samsó (Alacrán) en calidad, también, de multiinstrumentista.

 

R.F

 

Mantiene vigencia y se adapta a los tiempos que corren. (Foto: Crónica - Fernando Pérez Ré)

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.