Sep 132021
 

CÓRDOBA.- Durante su campaña presidencial, Alberto Fernández prometió “dar vuelta la página” en la relación del kirchnerismo con Córdoba. El entonces candidato aseguró que la provincia no sería discriminada y, cuando llegó a la Casa Rosada, mantuvo esa promesa: en lo que lleva de gestión, el gobierno nacional cumplió con los compromisos asumidos y destinó un amplio presupuesto para obras públicas en este distrito. Sin embargo, eso no alcanzó para domar el antikirchnerismo cordobés: los candidatos del Frente de Todos en las PASO lograron 10,9% de los votos.

El kirchnerismo quedó anoche en tercer lugar, después de Juntos por el Cambio (JxC) y del peronismo local que responde a Juan Schiaretti, Hacemos por Córdoba. Durante semanas, tanto Carlos Caserio -quien aspira a ser reelecto en el Senado- como Martín Gill, cabeza de la boleta de Diputados, enfatizaron que la Nación había asistido a Córdoba “más” que durante la administración de Mauricio Macri. Fue el principal argumento de campaña.

Mapa electoral: los resultados en todo el país

La cosecha de votos en las PASO es similar a la misma instancia de 2017, cuando los postulantes del kirchnerismo se quedaron con 10,09% de los votos emitidos, porcentaje que perforó el 10% en la general (9,71%). La diferencia no menor es que la participación del padrón en aquellas elecciones fue 7,37 puntos y 9,53 puntos más altas que las de ayer, respectivamente.

La mejor elección del kirchnerismo en Córdoba fue en 2019: en las PASO logró 24,2% y en las generales, 22,3%. En todas los otros comicios se mantuvo entre 18% y 15%.

Carlos Caserio, con los números de anoche, se queda sin banca en el Senado.

En materia de Obras Públicas, la Nación está ejecutando 460 obras y, en el caso de la Caja de Jubilaciones -Córdoba la mantiene bajo su órbita- Anses no solo viene cumpliendo con los giros pautados para financiar la porción del déficit que tendría si hubiera pasado a manos nacionales, sino que reconoció la deuda pendiente de la gestión de Cambiemos.

En 2017, cuando consiguió un punto menos en las urnas que en estas PASO, el peso propio de los candidatos del kirchnerismo distaba de los referentes que compitieron anoche. Caserio fue siempre cercano al exgobernador José Manuel de la Sota, presidió el PJ cordobés y abandonó ese cargo y rompió el vínculo con Schiaretti cuando decidió acompañar a Fernández.

Gill fue dos veces intendente de Villa María (está en uso de su cuarta licencia), rector de la Universidad Nacional de Villa María y secretario de Política Universitaria de la Nación. Ahora es candidato y mantiene el cargo de Secretario de Obras Públicas de la Nación. Festejó salir segundo en su ciudad, detrás de JxC y delante del peronismo local, donde compitió con otro exintendente, Eduardo Accastello.

El kirchnerismo ganó solo un departamento de la provincia, Sobremonte. Pero fue superado por el peronismo de Schiaretti incluso en los dos departamentos de los que son originarios sus candidatos, Punilla (Caserio) y General San Martín (Gill). Para retener la banca, Caserio debe ganarle a Hacemos por Córdoba que ayer sumó 24,4%, mientras que para que ingrese un diputado deben rondar el 9% o 10% si el primero saca 50%.

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.