Sep 142021
 

Cerca del final del primer tiempo cayó un diluvio sobre el estadio Sánchez Pizjuán, escenario un rato antes de una lluvia de penales pocas veces vista. A punto tal que fue un récord para la Champions League. El árbitro bielorruso Aleksey Kulbakov sancionó cuatro en 30 minutos, entre los 12 y los 42 minutos del primer tiempo. Dos a instancias del VAR, tres para Salzburgo, de los cuales solo convirtió uno, y uno para Sevilla, aprovechado por Ivan Rakitic para un 1-1 que ya no se movería más en el resto del encuentro.

Más extraña no pudo ser la apertura del Grupo G de la Champions League, sobre todo por un Sevilla llamativamente distraído y errático. Los tres penales que concedió se debieron en buena medida a la temeridad y falta de recaudos para marcar dentro del área. El primero fue por un empujón del zaguero Diego Carlos a Karim Adeyemi en la entrada al área. El juez primero cobró tiro libre, pero a instancias de la tecnología rectificó por el penal, que desvió Adeyemi.

Un empate marcado por los penales

Nueve minutos más tarde, Jesús Navas, un histórico jugador de Sevilla que por ahora tapona la titularidad de Gonzalo Montiel, empujó innecesariamente a Adeyemi. Esta vez, el equipo de la bebida energizante cambió de ejecutor: el volante Luka Sucic se encargó de poner el 1-0. A cuatro minutos del final, el ex River debutó en reemplazo del capitán Navas.

Mientras el “Papu” Alejandro Gómez intentaba profundizar los ataques por la izquierda, Sevilla era un descalabro defensivo, incapaz de controlar al juvenil Adeyemi, derribado por el arquero Bono, que se redimió al desviar el penal de Sucic.

Erik Lamela, que ingresó en el segundo tiempo, forcejea con Oumar Solet; el ex River estuvo cerca del gol con un cabezazo

El último equipo en tener tres penales a favor en la Champions League había sido Sevilla, en 2015, ante Borussia Dortmund. Torturado por los penales en contra, Sevilla dispuso de uno para empatar, por una falta de Wöber sobre En-Nesyri, detectada por el VAR. Rakitic fue más eficaz que los austríacos con la conversión.

Para el segundo tiempo ingresó Lucas Ocampos. A los cuatro minutos hubo otra circunstancia relacionada con un penal, pero con una derivación distinta. El delantero En En-Nesyri simuló un foul dentro del área y se fue expulsado al recibir la segunda amonestación.

Erik Lamela, que ingresó por “Papu” Gómez a los 12 minutos, estuvo cerca de conseguir el gol del triunfo con un cabezazo que salió desviado al conectar un centro de Marcos Acuña.

El ex Boca Nicolás Capaldo -este martes cumplió 23 años- debutó en la Champions con Red Bull Salzburgo al entrar en los últimos 11 minutos. Mantuvo un entredicho con el volante Thomas Delaney tras un choque. Sin penales de por medio, no hubo más novedades para destrabar el empate.

NOTA COMPLETA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.