Sep 232021
 

Transcurría el 17 de septiembre y Gilson do Nascimento estaba en su casa de la localidad de Campo Bom, en el estado brasileño de Río Grande do Sul, festejando su cumpleaños número 43. Había alquilado un barril de cerveza para compartir con sus seres queridos durante su agasajo, pero la fiesta tuvo un desenlace mortal.

El hombre quiso reparar la canilla de la chopera, del que solo salía la espuma y no el líquido, y estalló por el aire. Fragmentos metálicos del envase se incrustaron en su cabeza y lo mataron.

Angela Merkel empieza a despedirse: seis datos poco conocidos sobre la canciller alemana

Medios locales informaron que la sobrina del cumpleañero, quien estuvo presente en el lugar de los hechos, contó que la víctima se comunicó con la compañía Chopp Express, que le alquiló el barril, para avisar del problema que tenía el grifo. La mujer indicó que el hombre recibió instrucciones sobre cómo reparar el desperfecto de manera provisoria hasta tanto llegara un empleado para arreglarlo.

Un hombre muere tras la explosión de un barril de cerveza

Mientras Gilson manipulaba el barril este estalló y le produjo heridas fatales en la cabeza a raíz del impacto de esquirlas metálicas. Al día siguiente, las autoridades efectuaron una autopsia y especificaron que el caso está siendo investigado como un accidente.

“Se suponía que iba a ser un momento de celebración y se convirtió en un momento de terror”, dijo la comadre de la víctima, Ángela María de Oliveira.

El abogado de la cervecera aseguró que la compañía le había advertido a su cliente de que no tocara el equipo y esperara hasta la llegada del técnico. En tanto, el presidente de la Asociación Gaucha de Microcervecerías (AGM), João Luis Giovanella, dijo que se está investigando si hubo una falla en el equipo o mal uso del barril durante la celebración.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.