Sep 282021
 

Está de vuelta. En realidad nunca se fue, pero su regreso se cristalizó oficialmente. Hace un puñado de días los medios de los Estados Unidos dieron la noticia acerca de qué cargo ocupará en la franquicia: asesor especial de operaciones. Sin embargo, los ojos se detuvieron ayer, cuando Manu Ginóbili volvió a ingresar al Spurs Line, el centro de entrenamiento de la equipo en las afueras de San Antonio, para darle comienzo a una nueva etapa que tendrá al bahiense involucrado de lleno en la gestión de la franquicia con la que brilló en la NBA.

Las presentaciones fueron casi formales. En realidad resultó un acto casi obligado, como si se tratase de respetar las políticas que imponen determinados lugares dentro de una franquicia de la NBA. Cada uno de los integrantes del equipo de los Spurs conoce a Manu y mucho más que staff técnico. Es usual verlo al argentino cerca del centro de entrenamiento de los Spurs, así como también lo hace Tim Duncan.

Manu Ginóbili en plena charla con Tom James, el jefe de comunicaciones de los Spurs
 (foto via @InfoManu)

Ginóbili estuvo charlando con los jugadores, con R.C. Buford, el general manager de la franquicia y lógicamente con su padre deportivo: Gregg Popovich. Y cuando los medios locales le preguntaron al veterano entrenador por esta incorporación para la organización, Pop recurrió a todo su talento para dar una respuesta: “La verdad que es información personal, no sé si debería revelarlo, pero la verdad es que su esposa necesitaba que se fuera”.

“Él va a hacer todo… ayudar con la gerencia, entrenar, probablemente planear un viaje de semanas a Italia, al que podría ir con él”, dijo Popovich, que sabe muy bien que la mirada de Manu para atraer posibles talentos europeos puede darle un salto de calidad a la franquicia.

La realidad es que el equipo cuenta con una gran cantidad de jugadores que no superan los 25 años y la idea de Pop es que Manu esté cerca de ellos para apuntalar su progreso. Dejounte Murray es el que más conoce a Manu, incluso compartieron equipo en los dos últimos dos años de Ginóbili como jugador. Keldon Johnson, de 21 años, es uno de los puntos fuertes a seguir por la franquicia, ya que es un perimetral con muchos puntos en la mano. Lonnie Walker, 22 años, será otro juvenil al que seguirán para determinar cómo pueda entrar en la rotación, al igual que Devin Vassell, de 21 años.

Tre Jones, 21 años, es un base que podría tener más minutos esta temporada, por eso el trabajo de Manu de ayudar a este tipo de jugadores es tan importante. De la misma manera que la mirada sobre Josh Primo, de 18 años, está muy atenta, porque aparece con características similares a las de bahiense: 1,98 metros de altura, buen manejo del balón y buenos números en lanzamientos de larga distancia.

Sin demasiadas vueltas y fiel a estilo del entrenador de los Spurs, cuando volvieron a consultar sobre el retorno del argentino, Pop fue muy claro: “Es genial que vuelva, porque es Manu Ginóbili”.

Tras haber finalizado su carrera profesional en 2018, luego de una brillante carrera de 16 temporadas con los Spurs, Manu le dio prioridad a actividades empresariales y al ocio, pero siempre alejado de la furiosa actualidad del básquet competitivo, aquel deporte que disfrutó desde muy chico. Sin embargo, de alguna forma se mantuvo ligado a la franquicia, observó varios partidos, entrenamientos y participó en diversas actividades.

Manu Ginóbili, leyenda de San Antonio
Spurs.

Manu fue campeón de la NBA en 2003, 2005, 2007 y 2014; es el jugador de los Spurs con más triples anotados (1.495) y robos (1.392), siendo el tercero con más partidos de la historia del club. Participó también en los ‘All-Star’ de 2005 y 2011. Con la selección argentina, el exjugador, que tiene 44 años, compitió entre 1998 y 2016, consiguiendo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el bronce en los de Pekín 2008 y el subcampeonato en el Mundial de 2002.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.