Sep 302021
 

El asesinato a comienzos de esta semana del policía de la ciudad de Buenos Aires, Fernando Oscar Méndez Bautista, generó conmoción al interior de la fuerza y mucha tristeza en su familia. Poco después del crimen del agente a manos de motochorros frente a su casa de Villa Tesei, su hija Rocío le dedicó un mensaje en las redes sociales, donde lo recordó como un hombre “único”, “amoroso” e “inteligente” y lamentó: “Te tendría que haber abrazado más fuerte la última vez que te vi”.

Carlos Rosenkrantz: “La emergencia no puede ser la excusa para ejercer un poder que no se tiene”

“Papá, me dejaste destruida, a los cuatro y a toda la familia. No merecías morir de esa forma tan violenta y cruel, a manos de esas mierdas. Siempre supe que podía pasar algo así con tu oficio, pero nunca me podría preparar para semejante dolor. Con tus últimos segundos de vida defendiste al abuelo, que justo salió por los disparos. Porque así eras, dabas la vida por tu familia”, comienza la despedida que la joven publicó en Facebook y agrega: “Pero te necesito conmigo, pa. Mi hermana y mis hermanitos también… ellos son tan chiquitos y solo te teníamos a vos”.

En otro tramo del mensaje, Rocío reflexiona: “Desgraciadamente te arrebataron tu oportunidad de ser plenamente feliz, que es lo que siempre buscabas. Eras demasiado y tenías demasiado amor para compartir. No sé como voy a seguir sin vos, te veo acá y estoy esperando que te levantes. Así como tantas veces saliste de situaciones jodidas. Pero esta vez es diferente… y si nosotras dos que somos grandes no caemos, no entiendo cómo mis hermanitos están logrando procesarlo. ¡Me dejaste dos hombrecitos valientes, que tienen mucho de vos!”.

El texto continúa con un mensaje de esperanza: “Te prometo, pa, que voy a seguir con tus luchas. Voy a tomar coraje y seguiré con todo lo que me contaste que tanto mal te hacía y te estresaba. Y que mis hermanos van a estar bien… entre todos vamos a salir adelante. Mandanos fuerzas desde el cielo a los abuelos, a nosotros cuatro, a los tipos, a mis primos y a todos los que te amamos… porque me dejas un vacío enorme en el corazón que nunca más va a ocupar nadie. Único, Amoroso, inteligente, hermoso, de buen corazón, con un humor y carisma único, positivo, luchador y sobre todo soñador”.

Y concluye: “¡Te amamos para siempre, papá! Te tendría que haber abrazado más fuerte la última vez que te vi… te tendría que haber dado otro o miles de besos. Ahora no tengo otra oportunidad. Pero sí puedo tomar tu lucha como mía, para devolverte un poco de todo lo que hiciste por mi… esa es mi promesa”.

Mauricio Macri no quiere perder protagonismo: presentó su libro en Estados Unidos

Previo al texto de Rocío, el ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, expresó sus condolencias a la familia. En Twitter, escribió: “Un día muy triste para la Policía de la Ciudad. El Oficial Mayor Méndez Bautista Fernando fue asesinado por unos delincuentes que intentaron robarle cuando llegaba a su casa en Hurlingham. Mis condolencias y acompañamiento a su familia, compañeros y amigos”.

El caso

El oficial mayor Méndez Bautista fue asesinado el lunes cerca de las 23.30, cuando llegaba a bordo de una moto Rouser 200 negra a su casa de la calle Ernesto L. Plass al 4300, en Villa Tesei. En ese contexto, fue interceptado por al menos dos delincuentes armados que se trasladaban en una moto Honda 110 cc color roja.

El policía, que cumplía funciones en la División Disposiciones Protectivas de la fuerza de seguridad porteña, sacó su arma y se tiroteó con los motochorros con la intención de resistir el robo. En esas circunstancias, recibió al menos tres disparos, dos entre el tórax y el abdomen y un tercero en el brazo derecho, los cuales le causaron la muerte.

Fuentes del caso informaron que los delincuentes lograron escapar con una mochila color azul del agente, que luego descartaron en el frente de una casa. Más tarde, efectivos de la comisaría 4ta. de Villa Mitre tomaron conocimiento de que uno de los sospechosos del asalto fue encontrado muerto sobre la calle Guayra al 4200, a una cuadra de donde se produjo el tiroteo.

Las primeras pericias indicaron que falleció tras recibir un disparo en el pecho. En tanto, su cómplice, identificado como Nahuel Catania, resultó herido y fue trasladado por sus familiares al Hospital Güemes, de Haedo, donde lo detuvo la Policía. Será investigado por “robo agravado por el empleo de arma de fuego, portación ilegal de arma de fuego de uso civil todo eso en concurso real con el homicidio agravado criminis causae”.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.