Sep 302021
 

El multipremiado complejo Tronador, en Coghlan, es un espacio familiar para Giselle Chalu. Primero, porque vive aquí desde hace años con su marido y sus dos hijas; después, porque es sobrina del arquitecto Edgardo Minond, cabeza del estudio que llevó adelante este desarrollo en lo que alguna vez fuera la fábrica de Nestlé, y estuvo al tanto de los detalles desde el principio.

Cortinas (Gutiérrez Deco). Macetón con monstera (Herbario).

Aquí se sienten identificados con el planteo constructivo de los espacios privados y comunes. También disfrutan de una comunidad en la que no faltan colegas, buenos amigos y la confianza para que Paloma (7) y Abril (4) se muevan con libertad.

Lugar de pertenencia

Sentada en el sillón modular (Arq. Giselle Chalu) tapizado en gabardina lavada (De Levie), la dueña de casa. Mesa de centro (Net Muebles). Obra en blanco y azul (Betina Attas). Almohadones (Paul French Gallery).

“Cuando me preguntan, digo que la casa que más me gusta es la mía. Aquí disfruto mucho la espacialidad”.

Hace un tiempo, recorriéndolo, Giselle descubrió que este departamento estaba en alquiler. Sin demoras, planificó la mudanza y comenzó a proyectar varias reformas, ante el asombro de parientes y amigos que no terminaban de entender por qué iba a embarcarse en semejante movida en una vivienda que no era propia. A ella le resultaba de lo más natural. “Mi casa es mi lugar de pertenencia, donde quiero vivir rodeada de todo lo que me gusta”, sostuvo.

Lámpara colgante de Weplight (Iluminación Agüero). Alfombras (Mihran).

Como se trataba de mi casa, me di el gusto de hacer cosas divertidas, esas que a veces les parecen osadas a los clientes, como la lámpara de 1,60m de diámetro que acompaña la escala y la doble altura.

Arq. Giselle Chalu

En el dúplex de doble altura con terraza desplegó su estilo: una síntesis coherente, funcional y contemporánea donde nada sobra. Con las obras terminadas, todos celebraron y disfrutan hasta hoy de cada espacio renovado. Años, después, compraron la unidad. Para ese entonces, parte de la historia ya estaba escrita con trazo firme y claro.

3 vecinos nos muestran sus deptos en una antigua fábrica de chocolate en Coghlan

La estantería (Net Muebles) estaba debajo de la escalera en su casa anterior y quedó perfecta aquí.

“Tenía claro que no quería un living tradicional de sillones enfrentados. Preferí este modelo que facilita la circulación, con módulos que se unen o se separan y asientos de distintas profundidades”.

Comedor formal

Conjunto de lámparas ‘Thai’ (en su variante con red sobre el cable) y sillas ‘40’ (todo de La Feliz). Estantería baja (Net Muebles). Serie de cuadros realizados con individuales enmarcados (Muji).

“Vi estas lámparas cuando estaban en desarrollo en el estudio de La Feliz y me gustó la idea de tenerlas en diferentes colores que combinaran con el mármol de la mesa”

Mesa con tapa de mármol ‘Verde Bosque’ (Minera Fame) y estructura de incienso. Vela en envase de vidrio negro (Bohemia Velas).

“Siempre me fascinó el mármol ‘Verde Bosque’. Fue cuestión de esperar a que llegara la pieza perfecta”.

Con madera, color tierra y verdes, Giselle buscó compensar el efecto de los pisos microcemento laqueado.

Cocina de punta en blanco

El ambiente, que antes tenía muebles marrones y mesada de granito rojo, cambió por completo con el infalible total white multiplicador de luz

Revestimientos ‘Subway’ (Cortes). Bacha (Johnson Acero). Grifería (Thol). Extractor (Cata). Horno (Candy). Anafe (Franke). Lavavajillas (BGH). Repasadores (Qué Bonito, Cosas Lindas). Reloj de cocina (Gato Store).

“Cuando las bases son sólidas, todo es mucho más sencillo”, dice Giselle Chalu sobre el toque personal que se unió naturalmente a un planteo arquitectónico que le encanta.

El volumen frente a la mesada se modificó con nuevos cajones y estantes para sumar electrodomésticos. Mesada (Corian Store). Muebles con frente de melamina blanca (Arq. Giselle Chalu).

Lámpara colgante (Net Muebles). Mesa y sillas (Martins Casa). Juego de mesa y sillas infantiles (Lila). Piano (comprado en viaje).

El papel blanco con líneas negras de estilo ‘Subway’ (Picnic) le dio una impronta neoyorquina al comedor diario, un lugar de uso intensivo y cotidiano.

Una terraza, muchos escenarios

Hamaca (Wood Market). Mesa y bancos (Sol Palou Deco).

“Sobre la terraza en forma de C que rodea el departamento, organizamos camastros, living y sector del fogonero siguiendo la orientación del sol”.

En la galería, el comedor está directamente conectado con la cocina y el comedor diario.

Lámparas de techo de fibras naturales (Gutiérrez Deco). Repasador (Plain Textiles). Macetas de pared (Pötit). Deck (Patagonia Flooring).

En la barra de la parrilla, banquetas (Net Muebles). El piso de microcemento alisado negro fue la opción para el sufrido sector. Sillones ‘Acapulco’ y fogonero (Mercado Libre). Alfombra (Mihran).

Juego de mesa y sillas tipo ‘Pastille’ en fibra de vidrio, heredado. Manta (Luna Deco). Guirnaldas de luces (Paul French Gallery).

“Mantuvimos la disposición de la terraza con la parrilla en el centro y pintamos las paredes de negro para darle un aire moderno y destacar el follaje de las plantas”.

Sobre la pared de ladrillos, el nuevo color negro destaca el paisajismo de la dueña de casa junto a Herbario. La idea fue generar una “selva interna” frondosa que, según la ubicación, garantizara privacidad.

Camastro (Mercado Libre). En el jacuzzi, toallas y toallones (Luna Deco).

En Coghlan. Una pareja transformó un atípico PH en una casa abierta y luminosa

Planta alta

Sobre el banco ‘V’, obra de Pablo Siquier.

El descanso de la escalera dejó de ser solo un lugar de paso y tomó nueva dimensión gracias al aplique de madera y cerámica (Iluminación Agüero). Tiene un diseño impecable y una luz cálida que se enciende ni bien baja el sol.

Suite cálida y atemporal

Silla mecedora (Martins Casa). Lámpara de pie negra (Iluminación Agüero). Cortinas (Gunter Dillenberger & Hijos). Alfombra (Sentido). Piso (Patagonia Flooring).

El dormitorio principal respeta la paleta cálida que genera un hilo conductor en los ambientes.

Respaldo de madera (Net Muebles). Cuadro (Michelle Dabul). Ropa de cama (Gutiérrez Deco). Mesas de luz (Bull). Lámparas sobre las mesas de noche, compradas en viaje. Jarra y florero de vidrio (Casa María Paula).

El escritorio y la silla (Sticotti) no son una instalación pandémica: Giselle dispuso desde hace tiempo un espacio de trabajo en su dormitorio. “Es un buen lugar para tener privacidad total”. Lámpara de mesa (Iluminación Agüero). Obras de arte (Carla Freschi).

Bata de gasa de algodón (Lote Propio). Toallas y toallones (Luna Deco). Cepillos y esponjas vegetales (Orbol). Jabones artesanales (Saponarium). Sales de baño (Be Reborn).

El baño en suite fue otro de los espacios que renovó por completo. “Quise darle un estilo moderno y atemporal”, dice la arquitecta sobre la combinación de blanco con sofisticados toques de negro. Mampara (Vidrihogar). Grifería (Thol). Banco en el box de ducha (Cortes). Revestimientos (Syria Cerámicos). Mesada (Corian Store). Espejo (Acuario Cristal). Grifería negra (Thol). Vela en envase de vidrio (Bohemia Velas). Maceta de metal dorado con planta (Ciudad Naturaleza). Estantería laqueada negro mate (Arq. Giselle Chalu).

Cuartos infantiles: prioridad de movimiento

El piano llegó de parte de un familiar que ya no podía tenerlo. Enseguida, Paloma comenzó a tomar clases y se enamoró de él.

Para la ambientación de los dormitorios de Paloma y Abril, Giselle tuvo en cuenta los gustos de sus hijas y planteó una circulación fluida que les facilitara apropiarse de cada espacio.

Alfombra (Sentido).

Paloma eligió su cama, estilo Montessori, hecha por un carpintero que trabaja con Giselle. El escritorio (Ukelele) llegó con la pandemia y la necesidad de un lugar específico para las tareas escolares.

Alfombra (Mihran).

Para el cuarto de Abril, Giselle diseñó la cama baja, lugar de descanso y refugio.

En Coghlan, un dúplex reformado que es pura luz

Las paredes están enteladas (Casa Almacén).Sillón (Graciela Churba). Sillón (Arq. Giselle Chalu) tapizado con géneros de Casa Almacén. Alfombra (Mihran). Mesa de metal negro junto al sillón (Federico Churba). Instalación con golondrinas.

En el acceso a la planta alta, el playroom es el único lugar donde hay tele y se usa fundamentalmente como espacio de reunión para Paloma, Abril y sus amigas.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.