Nov 112021
 

Leonardo Dicaprio y Jim Jones, responsable del suicidio masivo de “Jonestown”Leonardo Dicaprio y Jim Jones, responsable del suicidio masivo de “Jonestown”

La estrella de Hollywood es conocida por realizar películas biográficas. Durante su extensa carrera, se encargó de encarnar a personas como Jordan Belfort (“El Lobo de Wall Street”), Howard Hughes (“El Aviador”), Frank Abagnale (“Atrápame Si Puedes”) y J. Edgar Hoover (“J. Edgar”).

 

En esta ocasión, Leonardo Dicaprio nuevamente se pondrá en la piel de una persona real para contar su historia. Se trata de Jim Jones, el protagonista de un hecho estremecedor que conmocionó a todo un país y que hizo que comenzara a tomarse de manera más seria los movimientos de la época que se veían influenciados por el consumo de drogas.

 

Quién era Jim Jones, el responsable del suicidio masivo de “Jonestown”

 

James Warren “Jim” Jones fue un pastor y asesino en masa estadounidense que se volvió famoso tras lo sucedido el 18 de noviembre de 1978.

 

La secta “Templo del Pueblo”, fundada por él, en un principio se reconocía como parte del socialismo cristiano. Pero tiempo después las cosas cambiaron y su propio líder comenzó a afirmar que él mismo era Dios.

 

Tras obtener el apoyo de sus fieles, Jones fundó “Jonestown” (nombre informal del Proyecto agrícola el “Templo del Pueblo”), una comunidad religiosa que estaba ubicada en la Guayana Esequiba. En este lugar, iban a poder actuar libremente sin tener a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos en la mira.

 

Pero este culto religioso no estaba exento de rumores, ya que se decía que se cometían abusos sexuales hacia mujeres de la secta por parte de Jones; que torturaban a las personas que no estaban de acuerdo con pertenecer allí; que había explotación laboral y maltrato a niños. Es por eso que comenzaron las investigaciones en busca de testimonios que pudieran comprobar estas acusaciones, pero las autoridades estadounidenses fallaron al intentarlo.

 

Tras esto, Jim tomó una drástica decisión que hizo que la verdad saliera a la luz: el líder del culto, acompañado de su grupo, organizó una masacre en la que les ordenó a los miembros de la secta que bebieran una bebida. El líquido contenía cianuro dentro, un compuesto químico letal.

 

Así fue como el 18 de noviembre de 1978 se provocó la muerte de 917 personas, entre ellas, 300 niños. Pero no sólo sus fieles fallecieron, sino el mismo Jones; no fue por envenenamiento, sino por una herida de bala autoinfligida.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.