Dic 122021
 

Por @LuisVenturaSoy

Perdón por salir a decir lo que piensa la gente, que ya empezó a entender el sainete que Wanda Nara, La China Suárez, el ex goleador Mauro Icardi y sus lugartenientes se esmeraron en construir para sacar dinero rápido, canjes innegables y contratos por historias que ellos aseguran avergonzarlos, pero que no solo no le ponen freno sino que siguen relatando sus peores miserias y perfiles a todo el mundo, redoblando apuestas mediáticas sin remates ni finales.

Porque que yo recuerde, fue la mismísima Wanda la que abrió el juego tratando de “robamaridos” a la actriz de aquellos lejanos programas infantiles, a la que le sumó el mote de “zorra” entre otras cosas. Tal fue el ataque a su contrincante amorosa, que después le pareció mucho y pidió disculpas, pero también lo hizo pedazos al padre de sus 2 hijas de los 5 hijos que ella acumula.

 

Toda esta tormenta de situaciones al límite fue motivo de cientos de programas, con ventas de entrevistas exclusivas que fueron muy bien vendidas, en las que se tituló mucho y se dijo poco, o casi nada, a contrapelo de todo lo que ellos se teledirigieron en mensajes lapidarios.

Para Wanda que su marido haya estado con otra mujer, aunque no hayan consumado, fue “solo un error”, por ende lo perdona y renueva sus votos conyugales. Y si todo esto fuese poco, también salió la hermana de Wanda, la buena de Zaira Nara, que asumiendo su condición de lugarteniente, encolumnó a toda la agencia de modelos que integran para sumar asociaciones que dispararan contra La China. Somos todas buenas, y respetuosas hasta que dejamos de serlo y pasamos a ser las peores sin ningún tipo de piedades ni contemplaciones. Ni con los grandes, ni con los chicos.

Wanda Nara y la China Suárez, máquinas de facturar.
Wanda Nara y la China Suárez, máquinas de facturar.

Porque también salió La China Suárez y habló de libertades que no ejerce porque cobra entrevistas para responder preguntas que nunca contesta porque solo le responde a sus 2 hijos y te hace creer que habla de todo menos de lo que la gente espera.

Y hablando de hijos, de menores de edad en estado de formación, estos recaudadores mayores a la hora de enfrentar teclados, micrófonos y cámaras nunca los consideran pensando en lo que esos mismos chicos deberán explicar a sus compañeros cuando vayan a escuelas, institutos, clubes y les pregunten de sus padres, de sus madres y de sus controvertidos procederes.

Pero no importa. Nada importa porque después le meten unas pincelada de huevo batido, un poco de endulcorante con purpurina, una vuelta de horno y te hacen creer que todo es “cool” con mucho “glamur” y te clavan notas donde se pregunta sin profundidad y se responde con el servicio meteorológico de mañana. De lo que tenés que estar seguro es que los únicos que ganan guita son ellos y vos mirás por tevé. Te lo digo yo. 

Wanda Nara y la China Suárez, con plata y glamour.

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.