Dic 182021
 

Gastón Pauls, conductor del ciclo “Seres Libres” por Crónica HD, entrevistó durante todo el año a diferentes celebridades argentinas para contar sus experiencias con las distintas adicciones o problemas que tuvieron en sus vidas. En el último programa de la primera temporada, que se emitió el viernes 17 de diciembre a las 22, el actor se autoentrevistó y abrió su corazón como nunca lo hizo. 

“Creo que acepte esta invitación primero porque sos vos, porque confío vos y porque me gusta que estés pasando el mensaje”, comenzó diciendo en la posición de entrevistado, mientras se miraba a su otro yo conductor.

 
 
 

 

Ver esta publicación en Instagram

 
 
 
 

 
 

 
 
 

 
 

Una publicación compartida de SERES LIBRES (@sereslibrestv)



“Y segundo, porque siento que contando mi experiencia, por lo menos ese es mi deseo, siento que puede llegar al corazón a alguien que está consumiendo o algún familiar de alguien que está consumiendo y que estaba viendo la situación oscura, o que no está viendo la situación y que puede a empezar a ver la realidad, la vida”, indicó con esperanza.

“¿En algún momento de tu vida pensaste que lo podías controlar?” cuestionó el Pauls entrevistador. La respuesta fue fuerte: “En realidad, sí, todavía hoy una parte de mi cabeza me dice que podría controlarlo. Ahí está el verdadero problema, la verdadera magnitud de la gravedad del asunto, que es que la enfermedad te tira ideas constantemente, absolutamente oscuras, peligrosas y mortales. Yo siempre creí que podía controlarlo”.

 

Gastón Pauls y la fuerte historia sobre su adicción a la cocaína.
Gastón Pauls y la fuerte historia sobre su adicción a la cocaína.

“Vi como se morían amigos míos en un accidente o que se suicidaba otro, y yo siempre pensaba ‘eso nunca me va a pasar a mí porque el problema de ellos es que no saben manejarlo y mi virtud es que yo sí estoy pudiendo manejarlo’. Mientras, yo me hundía cada vez más en un pozo que además parecía tener un fondo al que llegaba”, continuó.

También explicó que se transformó en un problema desde la primera vez, y en su caso fue su primera borrachera a los 13 años. “En una reunión familiar cuando tenía 13 años fui tomando el resto de lo que quedaba de los vasos de los adultos. Al principio fue muy gracioso y yo terminé llorando ese día, muy angustiado”.

“El juego de la adicción es muy perverso porque al principio parece ser todo lo contrario a un problema. Como dice charly garcía, ‘la cocaína no es blanca, es negra'”

 

Y encuentra una explicación para esa “gracia” que encontraba al principio. “Como todo problema de ese nivel de perversión, además, porque creo que es muy perverso y muy sádico ese juego de las adicciones, al principio parece ser todo lo contrario a un problema. Como dice charly garcía, ‘la cocaína no es blanca, es negra’, para mí el alcohol tampoco es para los adictos, lo que parece ser al principio. En mi caso ahí empezó el problema y después sí ya entré en lo que para mí fue mi sustancia de preferencia, que fue la cocaína”.

 
 
 

 

Ver esta publicación en Instagram

 
 
 
 

 
 

 
 
 

 
 

Una publicación compartida de SERES LIBRES (@sereslibrestv)



Como si se tratara de una crónica, arrancó a contar cuánto tiempo consumió: “Consumí cocaína desde el año 89, que la probé por primera vez, 11 años hasta el 2000. En el 2000, en mar del plata, una madrugada, venía de dos noches sin dormir, me había subido al escenario sin dormir, consumiendo cocaína y me di cuenta una mañana, en una casa en la que yo estaba, que tenía un problema, que me daba cuenta que hacía un mes que yo tomaba todos los días”.

Aunque reconoció que no podía controlar la situación, no pudo parar de consumir: “Paradójicamente, a pesar de haber descubierto en ese momento que había perdido totalmente el control, seguí consumiendo casi ocho años más, hasta que pude pedir ayuda”. 

“Para mí el infierno es frío. Antes dije el infierno va quemando de a poco, bueno, pero ni siquiera quema con fuego, quema con hielo. El infierno es soledad, no hay nada, es un lugar inhóspito, sin abrazos, sin otra mirada, sin una palabra de aliento. El infierno es sentirte solo, desesperado y no tener contención”, prosiguió.

“Algunas noches solo en mi casa, y buscaba la muerte, porque se me hinchaba el hígado, la cara, me miraba al espejo y decía ‘me voy a morir’ y me iba a tomar más”

 

Y su historia se puso cada vez más fuerte: “Creo que todos todos esos años son muchísima tristeza. Ahí creía que estaba divirtiéndome, que estaba festejando, que estaba siendo libre. Hoy recuerdo esa etapa con muchísima tristeza, sobre todo cuando veo fotos y veo mi mirada bloqueada, ausente. Pero los momentos más tristes creo que fueron algunas noches solo en mi casa, y buscaba la muerte, porque se me hinchaba el hígado, la cara, me miraba al espejo y decía ‘me voy a morir’ y me iba a tomar más, o compraba más”.

Y un día llegó el momento de la redención. “La noche más triste fue una noche que duró cuatro noches, que yo ya estaba como encerrado en mi habitación, bloqueando las posibilidades de entrada a donde estaba mi cama, con la ventana baja, con un balde porque no podía ir al baño, ni siquiera me animaba a ir al baño de la paranoia que tenía, porque uno empieza a ver sombras, empezás a ver figuras que se cruzan por el lugar, no podés ni llorar, porque no estás ahí”.

 

Agustina Cherri fue muy importante en su rehabilitación.
Agustina Cherri fue muy importante en su rehabilitación.

“En medio de esa desolación, después de estar cien horas en mi cama, encerrado en mi habitación, ya sin poder moverme porque lo único que hacía era estar tapado y tomando merca y tomándome varios litros de whisky en cuatro noches, y de fumar más de 200 cigarrillos, en medio de esa nube de muerte, de oscuridad, paradójicamente apareció la salvación”, aseguró.

La aceptación fue su forma de salvarse: “No fue otra cosa que aceptar mi derrota como la fortaleza que te da a aceptar la derrota, lo  exitoso que sos cuando reconocés el fracaso, es una de las mayores paradojas o la mayor  contradicción, pero para mí, una de mis máximas es el fracaso para el éxito, la derrota para ganar. Yo entregué, dije ‘esto no puedo solo, me estoy muriendo, no poder ni siquiera ir al baño y tener que mear y cag.. en un balde”.

“Levanté la cabeza en medio de la oscuridad y le pedí ayuda a Dios dije ‘si estás ahí sacame de acá. Algo pasó porque yo me dormí a los 20 minutos después de 100 horas de no dormir y al otro día le pedí ayuda a mi pareja de ese momento”, expresó muy emocionado.

Y finalizó: “Le dije ‘estoy enfermo y necesito ayuda ahí y ahí empezó una operación si yo no hubiese reconocido mi derrota me hubiese muerto seguramente sobredosis o me hubiese pegado un tiro”.

Mirá el video de Gastón Pauls hablando de su adicción en “Seres Libres”

Gastón Pauls contó su terrible historia de adicción en el episodio final de

NOTA COMPLETA

Sorry, the comment form is closed at this time.