A Que Virreinato Pertenecia Argentina?

EL VIRREINATO DEL RIÓ DE LA PLATA en minutos

El Virreinato del Río de la Plata fue creado con la última división administrativa de los españoles en América en 1776 e incluía lo que hoy son Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y parte de Brasil.

¿Cuántos virreinatos hubo en Argentina?

Autor : Felipe Pigna – En un principio, el inmenso territorio americano controlado por los españoles se dividió en dos jurisdicciones llamadas virreinatos: el de Nueva España, creado en 1535, y el del Perú, fundado en 1542; y dos Capitanías Generales, la de Yucatán (creada en 1565) y la de Nueva Granada (1564).

Pero los territorios a administrar seguían siendo muy extensos y difíciles de controlar y la Corona española decidió subdividirlos y crear nuevos virreinatos y capitanías. Así, la Capitanía de Nueva Granada se transformó en Virreinato; se creó el Virreinato del Río de la Plata (1776) y las Capitanías de Chile, Cuba, Venezuela y Guatemala.

Los virreyes eran los representantes directos del Rey en América y eran los funcionarios más poderosos en estas tierras. En un principio su nombramiento era vitalicio, pero cuando la Corona notó que se volvían un tanto independientes y ambiciosos, les redujo el mandato a un período que iba de tres a cinco años, según los casos.

  1. Cuando terminaban su gobierno debían someterse al “Juicio de residencia”, en el que la Corona evaluaba la actuación del virrey y, sobre todo, si se había enriquecido injustificadamente durante su gestión;

Los virreinatos estaban a su vez divididos en gobernaciones, intendencias y municipios. Dentro de los municipios la institución más importante eran los cabildos, que se encargaban del gobierno y la administración de las ciudades y sus alrededores. Cuando la situación lo requería podía convocarse a un «Cabildo Abierto» al que podían concurrir, como decían las invitaciones de la época «la parte más sana y principal de la población», es decir los vecinos propietarios. El poder judicial estaba representado por la Audiencia y a su cargo estaban los «oidores» que ejercían la justicia civil y criminal. Para enfrentar el contrabando, controlar mas poderosamente el Atlántico Sur y aprovechando que Inglaterra estaba ocupada en la guerra de Independencia de sus colonias del Norte, el Rey Carlos III de España decidió crear el Virreinato del Rio de la Plata con capital en Buenos Aires en 1776.

El primer virrey de estas tierras fue Don Pedro de Cevallos, un experimentado jefe militar español que había sido gobernador de Buenos Aires. A Cevallos le tocaba gobernar un extenso territorio. El virreinato ocupaba el espacio de las actuales Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y parte de Chile.

En 1782 la Corona española decidió dividirlo en ocho intendencias La Paz, Cochabamba, Charcas, Potosí, Paraguay, Salta del Tucumán, Córdoba del Tucumán y Buenos Aires, y cuatro gobiernos subordinados a la autoridad directa del virrey, Montevideo, Misiones, Chiquitos y Moxos.

La inclusión del Alto Perú con las minas de Potosí garantizó los recursos necesarios para sostener a la nueva estructura administrativa y empeoró aún más las tradicionalmente malas relaciones entre Buenos Aires y Lima.

España impuso un rígido sistema comercial a sus dominios en America, conocido como el monopolio, según el cual las colonias solo podían comerciar a través suyo. El problema era que España no era un potencia industrial ni mucho menos y no estaba en condiciones de abastecer y comprar a su vez, todos los productos que producía América.

Por lo tanto, se fue transformando en una intermediaria entre los productores y consumidores ingleses o franceses y los productores y consumidores americanos. Era una situación injusta que provoco distintas consecuencias.

Por un lado el desarrollo del contrabando, es decir la entrada y salida de mercaderías por puertos clandestinos para no pagar derechos de aduana. Por otra parte fue generando mucho descontento, sobre todo en Buenos Aires, y fomentando las ideas partidarias de terminar con el monopolio y el fomento del libre comercio.

  1. Dentro del enorme territorio del virreinato del Río de la Plata, convivían regiones muy diferentes con situaciones culturales, sociales y económicas muy distintas;
  2. Esto tendría  consecuencias muy importantes para nuestro futuro como país;

Buenos Aires era la zona mas rica. Las principales actividades eran la ganadería y el comercio. Los grandes campos de Buenos Aires fueron un excelente criadero natural para las vacas y caballos dejados por Don Pedro de Mendoza allá por 1536. Desde entonces no pararon de reproducirse y para la época del virreinato resultaron ser la principal riqueza de la zona.

  1. El cuero, el sebo y el tasajo (grasa salada que se usaba para alimentar a los esclavos de EEUU y Brasil) se exportaban a muy buen precio enriqueciendo a los estancieros de Buenos Aires;
  2. La capital disfrutaba del privilegio de tener el puerto y la Aduana, la principal fuente de recursos;

El litoral competía con Buenos Aires en la producción ganadera pero estaba en desventaja por que no tenía puertos habilitados al comercio internacional. En el interior se fueron desarrollando pequeñas industrias y artesanías en las que se fabricaban vinos, licores y aguardientes (Mendoza y San Juan), ponchos y tejidos (Catamarca, La Rioja), carretas (Tucumán, Córdoba y Salta) yerba mate y tabaco (Corrientes y Misiones).

  • Estas pequeñas industrias no podían competir con la gran industria inglesa;
  • A estas regiones el sistema de monopolio les daba cierta protección;
  • La industria fue el sector de la economía americana menos favorecido por el gobierno de la metrópoli;

Hay que tener en cuenta que América constituía el principal mercado consumidor de las manufacturas españolas y que por ello, tanto la Corona como los propios fabricantes y comerciantes, estaban interesados en impedir el establecimiento de manufacturas en las colonias.

Su objetivo era evitar a toda costa que la demanda de productos españoles decayera. Una ordenanza real establecía lo siguiente: « Su Majestad no puede permitir que se multipliquen o aumenten ni aún que subsistan dichos establecimientos fabriles.

Lo estima contrario al bien y a la felicidad de todos sus vasallos y dominios y recela que acostumbrados sus vasallos a los calores y trabajos de dichos rehusaran después volver a las minas de oro y plata y al cultivo de los preciosos frutos y efectos de esos reinos que tienen seguro consumo en esta península.

Así que quiere S. de V. se dedique con todo celo ,y la preferencia correspondiente a examinar cuántos y cuáles son los establecimientos de fábricas y manufacturas que se hallan en todo el distrito de su mando, y a procurar la destrucción de ellos por los medios que estime más conveniente.

» A Cevallos lo sucedió el mexicano Juan José de Vértiz. Vértiz mandó a hacer el primer censo de la población de Buenos Aires en 1778. La ciudad tenía 24. 754 habitantes y la campaña 12. 925. El nuevo virrey advirtió que Buenos Aires era una ciudad muy descuidada, mal iluminada y aburrida y decidió transformarla.

  • Creo un sistema de alumbrado publico en base a mecheros alimentados a grasa de potro que luego fueron reemplazados por velas de sebo;
  • Los faroles eran mantenidos por los serenos, simpáticos personajes que además anunciaban la hora;

Vértiz hizo empedrar las calles. Se ocupó de la provisión del agua. Fundó un teatro de comedias, un hogar para chicos huérfanos (la casa de los Niños Expósitos) donde instalo una moderna imprenta, un hospital para mendigos, el Real Colegio de San Carlos (actual nacional Buenos Aires) organizo la policía y fundo varios pueblos en la provincia de Buenos Aires.

Las diversiones del Buenos Aires de entonces no eran demasiadas. Convocaban por igual a ricos y pobres las corridas de toros. En 1791 el virrey Arredondo inauguró la pequeña plaza de toros de Monserrat (ubicada en la actual manzana de 9 de julio y Belgrano) con una capacidad para unas dos mil personas.

Pero fue quedando chica, así que fue demolida y se construyó una nueva plaza para 10. 000 personas en el Retiro en la que alguna vez supo torear don Juan Lavalle. El pato, las riñas de gallo, las cinchadas y las carreras de caballo eran las diversiones de los suburbios orilleros a las que de tanto en tanto concurrían los habitantes del centro.

Allí podían escucharse los «cielitos», que eran verdaderos alegatos cantados sobre la situación política y social de la época. Las damas también gustaban de las corridas de toros pero preferían el teatro, la Opera y las veladas, que eran reuniones literarias y musicales realizadas en las casas.

Eran la ocasión ideal para conseguir novio. Una vez a la semana «la parte más sana del vecindario», como definía el cabildo a sus miembros, es decir los propietarios porteños, concurría al teatro para asistir a paquetas veladas de ópera y a disfrutar de las obras de teatro de Lavardén.

Desde que la inaugurara el Virrey Vértiz en 1783, la Casa de Comedias, conocida como el Teatro de la Ranchería, se transformó en el centro de la actividad lírica y teatral de Buenos Aires hasta su incendio en 1792.

En 1810 pudo reabrirse el Coliseo Provisional de Comedias dando un nuevo impulso al arte dramático. Apenas siete años después de la segunda fundación de Buenos Aires, en 1587, se produjo el primer desembarque de africanos esclavos en Buenos Aires. Las travesías del Atlántico eran terribles.

Viajaban amontonados sin las más mínimas condiciones sanitarias, mal alimentados y sometidos a la brutalidad de los traficantes. Buenos Aires era una especie de centro distribuidor de esclavos. Desde aquí se los vendía y se los llevaba a los distintos puntos del virreinato.

En Buenos Aires a los esclavos negros se los ocupaba sobre todo en las tareas domesticas como sirvientes en las casas de las familias más adineradas. A pesar de la esclavitud, los negros de Buenos Aires y Montevideo no perdieron sus ganas de vivir e hicieron oír sus candombes y milongas y aportaron palabras a nuestro vocabulario como mucama, mandinga (el diablo) y tango.

  • En 1782 la Corona española decide dividir el extenso territorio del Virreinato del Río de la Plata en ocho intendencias: La Paz, Cochabamba, Charcas, Potosí, Paraguay, Salta del Tucumán, Córdoba del Tucumán y Buenos Aires, y cuatro gobiernos subordinados a la autoridad directa del virrey, Montevideo, Misiones, Chiquitos y Moxos;

En el año 1794, durante el virreinato de Arredondo, se creó el Consulado, un organismo destinado a organizar la vida económica de la Colonia. Controlaba a los comerciantes para que no aumentaran injustificadamente sus precios y para que no engañaran a sus clientes con los pesos y medidas de sus mercaderías.

Su primer secretario fue un joven criollo que había estudiado en Europa las más modernas teorías económicas, Manuel Belgrano, quien en los informes anuales del consulado aconsejara a las autoridades fomentar la industria y las artes productivas.

« No puedo decir bastante mi sorpresa cuando conocí a los hombres nombrados por el Rey para el Consulado. Todos eran comerciantes españoles, exceptuando uno que otro, nada sabían más que su comercio monopolista, a saber: comprar por cuatro para vender con toda seguridad a ocho.

  1. » Belgrano se refería así a sus colegas del Consulado que portaban apellidos como Anchorena, Martínez de Hoz, Arana, Agüero, Ramos Mejía y Alzaga, en su mayoría comerciantes monopolistas que defendían ante todo sus intereses personales que eran los de sus compatriotas residentes en Cádiz, a quienes en muchos casos representaban;

Las ideas innovadoras de Belgrano quedarán reflejadas en sus informes en los que tratará por todos los medios de fomentar la industria y modificar el modelo de producción vigente. Atento al avance de estas ideas, hacia 1799 el virrey Avilés publicó un bando en el que anunciaba graves castigos a todos aquellos que   «… se procuraran lecturas prohibidas»,  pues estaba informado   «… de haberse introducido papeles extranjeros con relaciones odiosas de insurrecciones, revoluciones y trastornos de los gobiernos establecidos y admitidos.

» Sin embargo, durante el virreinato de Joaquín del Pino comenzó a publicarse en Buenos Aires el primer periódico de nuestra historia: el  Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiogràfico del Río de la Plata.

A través de sus páginas, sus editores, entre los que estaban Manuel Belgrano, trataban de difundir las nuevas ideas económicas y políticas. Pero, el Virrey, molesto por el contenido político de la publicación y por la gran influencia que fue adquiriendo, decidió clausurar el  Telégrafo  el 17 de octubre de 1802.

  • Al año siguiente Hipólito Vieytes y Manuel Belgrano publican el  Semanario de agricultura, industria y Comercio;
  • En uno de sus primeros números decía: «Si se tiende la vista por la vasta extensión de nuestras campañas, al instante se presenta la triste situación del labrador, éste, aunque dueño absoluto de una porción de tierra, capaz en otras tierras de mantener a un potentado, vive de ella escasamente y se halla sin recursos y sin auxilios para hacerla producir;

Desconoce enteramente todo género de industria; labra solamente aquella porción que considera necesaria para su sustento, y lo que es peor, desconoce enteramente aquel deseo que nace con los hombres de aumentar sus comodidades y sus bienes. » La Invasiones inglesas de 1806 y 1807 conmovieron profundamente la estructura del Virreinato.

En Buenos Aires crecieron las diferencias entre los españoles partidarios del monopolio y los criollos favorables al libre comercio. La formación de las milicias había aumentado el poder de los estos últimos y su inserción en la política.

Tras la derrota de los invasores, el Cabildo, ante el desprestigio de Sobremonte, nombró a Liniers Virrey interino. Sobremonte, desconoció el nombramiento y, según su costumbre vuelve a huir, esta vez a Montevideo. Al producirse la invasión napoleónica a España, el gobernador de Montevideo, Javier de Elío solicitó la renuncia de Liniers por su condición de francés.

Lo acusó además, de ser un agente de Napoleón. Liniers le pidió que presentara pruebas, pero Elío se negó a reconocer su autoridad y formó una junta de gobierno independiente de Buenos Aires. Los comerciantes y milicianos españoles encabezados por Alzaga se oponían a Liniers, supuestamente por su condición de francés y quisieron aprovechar las elecciones del Cabildo del 1° de enero de 1809 organizando un motín para desplazar al virrey.

Pero Liniers fue defendido por las milicias criollas que lograron frenar la protesta. Las milicias españolas fueron desarmadas y disueltas. Los dirigentes de esta «asonada» como se la llamó fueron detenidos y enviados a Patagones. Poco después serían rescatados por Elío y llevados a Montevideo.

Para aplacar los ánimos, la junta de Sevilla decidió poner fin al interinato de Liniers y enviar al Plata un nuevo Virrey, don Baltasar Hidalgo de Cisneros. Cisneros trató de adoptar una actitud conciliadora.

Disolvió la Junta de Montevideo pero confirmó a Elío como gobernador. A las milicias españolas se les restituyeron las armas. El nuevo virrey, apodado «el sordo» tuvo sin embargo que escuchar los informes que venían del Alto Perú y le anunciaban que en las ciudades de Chuquisaca y La Paz en mayo de 1809, se estaban produciendo movimientos revolucionarios.

Una proclama de los rebeldes, entre los que se destaca el joven Bernardo de Monteagudo, decía:  » Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez. Ya es tiempo de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía».

Cisneros ordenó una cruel represión que provocó centenares de muertos en la «ciudad de los tres nombres», Charcas, Chuquisaca o La Plata. Ante la posibilidad de que estos sucesos se repitan, y « En mérito a haber llegado la noticia de que en estos dominios se iba propagando cierta clase de hombres malignos y perjudiciales, afectos a ideas subversivas que propenden a trastornar y alterar el orden público y gobierno establecido»,  el Virrey decidió crear un «Juzgado de Vigilancia Política», destinado a perseguir »  a los que promuevan o sostengan las detestables máximas del partido francés y cualquier otro sistema contrario a la conservación de estos dominios en unión y dependencia de esta metrópoli.

» La situación del virreinato era complicada. El comercio estaba paralizado por la guerra entre España y Napoleón que provocaba una enorme disminución de las rentas aduaneras de Buenos Aires, principal fuente de recursos.

Un joven y talentoso abogado, asesor del Cabildo, presenta un alegato contra el monopolio comercial español «La representación de los hacendados». Allí, Mariano Moreno solicita, entre otras cosas, la libertad de comercio entre los productores locales y los comerciantes británicos.

  1. Ante la desesperante escasez de recursos, el nuevo virrey toma una medida extrema, aún contra la oposición del consulado: aprueba un reglamento provisorio de libre comercio que ponía fin a siglos de monopolio español y autorizaba el comercio con los ingleses Las noticias sobre la situación en España llegaban por barco con dos o tres meses de atraso y muchas veces la imaginación popular reemplazaba la falta de informaciones con rumores y fantasías, alterando el clima tranquilo y aburrido del virreinato;

«Fernando había sido asesinado», «Napoleón se rindió» «Volvió Fernando», «Cayó la Junta de Sevilla» Todo era posible hasta que llegaran las confirmaciones o las desmentidas del caso. El 14 de mayo de 1810 llega a Buenos Aires el buque inglés Misletoe con periódicos ingleses con alcance al 24 de febrero en los que se daba cuenta de la caída de la Junta Central de Sevilla, último bastión del poder español, en manos de las tropas napoleónicas.

El virrey Cisneros tuvo que reconocer la nueva situación y publicar un bando el día 18 en el que pedía que «todo quedara como hasta entonces para evitar días tormentosos». Todo parece indicar que el 25 de mayo de 1810 llovió fuerte sobre Buenos Aires.

los virreyes del Rio de la Plata Pedro de Cevallos 1776-1778 Juan José Vertiz 1778-1784 Nicolás del Campo 1784-1789 Nicolás de Arredondo 1789-1795 Pedro Melo de Portugal 1795-1797 Antonio Olaguer y Feliú 1797-1799 Gabriel de Avilés 1799-1801 Joaquín del Pino 1801-1804 Rafael de Sobremonte 1804-1806 Santiago de Liniers 1807-1809 Baltasar Hidalgo de Cisneros 1809-1810 Fuente:  www. ar .

¿Cómo se llamaba Argentina antes del virreinato?

‘Las denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 hasta el presente, a saber : Provincias Unidas del Río de la Plata; República Argentina ; Confederación Argentina, serán en adelante nombres oficiales indistintamente para la designación del gobierno y territorio de las provincias, empleándose las palabras ‘Nación.

¿Qué país no perteneció al Virreinato?

Quedaban exceptuadas Venezuela, bajo jurisdicción del virreinato de Nueva España a través de la Real Audiencia de Santo Domingo, y Brasil, que integraba el Imperio portugués.

¿Cuáles son los cuatro virreinatos de América?

Diferencia en la administración de las colonias – Una de las causas tiene que ver con la distancia geográfica entre las ciudades de las antiguas colonias y la forma en que eran administradas por sus respectivas metrópolis. Según el historiador mexicano Alfredo Ávila Rueda de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aunque la América portuguesa – el actual Brasil- tenía unas dimensiones continentales, la mayor parte de la población se concentraba en las ciudades costeras y la distancia entre ellas eran menores que las que había en la América española.

Ésta estaba formada por cuatro grandes virreinatos: Nueva España, Perú, Río de la Plata y Nueva Granada. Cada uno de ellos respondía a la Monarquía Hispánica, era administrado localmente y tenía pocos vínculos con los otros.

Además se crearon varias capitanías, como las de Venezuela, Guatemala, Chile y Quito, que tenían gobiernos independientes de los virreinatos. “La administración española se estableció alrededor de dos centros principales: México y Lima. Eso no sucedió en Brasil, donde la administración era mucho más centralizada”, explica el historiador mexicano.

¿Qué países pertenecían al Virreinato del Río de la Plata?

El Virreinato del Río de la Plata fue creado con la última división administrativa de los españoles en América en 1776 e incluía lo que hoy son Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y parte de Brasil.

¿Por qué se llama Virreinato del Río de la Plata?

Economía del virreinato [ editar ] – El nombre del virreinato del Río de la Plata sugiere cuál fue el producto económico que resultó basal para la economía de este, la plata , obtenida principalmente de las minas ubicadas en el Alto Perú. De todas las minas altoperuanas la más célebre fue la del cerro Rico de Potosí.

  • La misma región altoperuana era gran productora de otros minerales: cobre , estaño y oro;
  • Esta base económica significó el desarrollo de un tránsito carretero que generalmente “bajaba” desde el Alto Perú hasta el puerto de Buenos Aires siguiendo el Camino Real , tal tránsito supuso por su parte la cría de mulas , también de caballos y asnos , la cual se realizaba principalmente en las ciudades del Tucumán;

Este tránsito promovió una industria cuasi artesanal de carretas fabricadas en San Miguel de Tucumán y en la ciudad de Mendoza. Las carretas muy lentas eran casi siempre tiradas por bueyes y sus marchas por extensos itinerarios se reducían a unas pocas leguas por día.

See also:  Cual Es La Forma De Gobierno De Argentina?

El tráfico de plata fue de este modo el principal rubro de exportaciones desde el virreinato hacia Europa. Tal tráfico frecuentemente estaba asociado con el contrabando y un intercambio de plata por gente esclavizada llevada desde África hasta el puerto de Buenos Aires para luego ser distribuida en diversas zonas.

La mayoría de la población se concentraba en las zonas altoperuanas, pobres en producciones agrícolas y ganaderas, esto significó el desarrollo de nuevos centros y circuitos productivos y comerciales dentro del virreinato: la región pampeana y las Vaquerías del Mar pobladas por inmensas greyes de vacunos proveyó de carne barata no solo a las poblaciones del Alto Perú sino a las del Brasil portugués, en el segundo de los casos se efectuaba contrabando masivo desde la Banda Oriental y las Misiones Orientales siguiendo luego la Ruta del ganado hasta Curitiba y de allí hasta la “feria” de Sorocaba.

Los rodeos de ganados realengos , es decir ganados que al carecer de dueños precisos nominalmente eran pertenecientes a la corona española aunque en los hechos, al ser cimarrones, solían resultar de usufructo público, requirieron un tipo especial de trabajador libre: el gaucho , muchas veces arrieros que transportaban los ganados en pie por pistas o huellas durante cientos de kilómetros.

La zona de las Misiones y el Paraguay fue sede de cultivos de yerba mate , cultivos iniciados por guaraníes y jesuitas. La yerba mate abastecía a casi todo el virreinato e incluso a la Capitanía General de Chile. Otros cultivos alimenticios surgieron merced a la demanda altoperuana: vinos (en Salta , Tarija , Cuyo , Córdoba), aguardientes y singanis ; e incluso plantaciones de olivo , principalmente en La Rioja y Catamarca pero las plantaciones oliveras fueron en gran medida taladas para evitar que compitieran con el monopolio español. El virreinato del Río de la Plata en 1783. Del mismo modo el Alto Perú no lograba autoabastecerse con sus producciones de lanas de auquénidos y resultó un cliente que facilitó la plantación de algodón en Santiago del Estero y el establecimiento de una incipiente industria textil, en la cual se elaboraba el algodón junto con la lana de caprinos, ovinos y auquénidos en los territorios de las actuales provincias de Santiago del Estero , Catamarca , Salta, La Rioja así como de talabartería en Tucumán.

Por otra parte la ciudad de Córdoba se encontraba beneficiada al ser la encrucijada de las rutas que unían el oeste con el este y el norte con el sureste del virreinato, tal encrucijada hacía que fuera común designar como “El Arriba” a todo el territorio ubicado al norte y oeste de la ciudad de Córdoba y como “El Abajo” a todo el territorio ubicado al sur y al este de la misma ciudad.

Por lo demás la agricultura para alimentar a las poblaciones dispersas se encontraba reducida a una agricultura de subsistencia , en muchas ocasiones solo horticultura. Siempre que se plantea el análisis de una economía corresponde considerar entre uno de los factores básicos el transporte , en particular la velocidad del mismo, en tal sentido en los terrenos más fácilmente transitables que eran (como aún hoy) los de la planísima región pampeana, las velocidades a caballo promedio eran de unas 8 a 10 leguas diarias; las carreras a “revientacaballos” (con chasquis que cambiaban de caballos en cada posta ) hacían recorrer (en la región pampeana) 800 kilómetros en diez días, la distancia entre la ciudad de Mendoza y la ciudad de Buenos Aires era cubierta a galope (por el sistema de chasquis) en 22 días recorriéndose para ello unos 1100 km que alternaban relieves llanos y escarpados.

  • El sistema oficial de correos en el territorio que luego sería del virreinato comenzó a establecerse en 1748 y se mejoró y reorganizó con postas en 1771;
  • En 1767 fue establecido el Correo Ultramarino La Coruña – Montevideo y en 1786 se estableció el correo de encomiendas entre Buenos Aires y Potosí;

El transporte de cargas por tierra insumía tiempos inverosímiles para la gente de la actualidad: una carreta de ruedas macizas tirada por cuatro bueyes sanos y fuertes tardaba 3 meses en recorrer 1000 kilómetros. La navegación fluvial era relativamente rápida “bajando” los ríos: Desde Asunción a la ciudad de Buenos Aires se tardaba aproximadamente 15 días pero la “subida” o el navegar el río Paraná en contracorriente aguas arriba (con la tecnología de entonces se lograba una velocidad de tan solo tres millas por hora) demandaba casi tres meses, y más frecuentemente unos 112 días.

En 1739 la Real Audiencia de Charcas dispuso que Santa Fe fuera un puerto preciso de la navegación del Paraguay, lo que fue confirmado por una real cédula el 1 de abril de 1743. Todos los barcos procedentes del Paraguay debían desembarcar sus cargas en Santa Fe para seguir por tierra hacia Buenos Aires, lo que provocó disputas entre los cabildos y gobernadores de las tres ciudades.

El 13 de abril de 1780 el virrey Pedro Melo de Portugal abolió provisoriamente los privilegios del puerto preciso de Santa Fe, lo que fue confirmado por el Consejo de Indias el 14 de febrero de 1781. [ 21 ] ​.

¿Cómo se llamaba Argentina en 1800?

A Que Virreinato Pertenecia Argentina Argentina indígena La población del actual territorio argentino a la llegada de los españoles a principios del siglo XVI sumaba unas 330. 000 personas agrupadas en una veintena de grupos étnicos. Los habitantes del Noroeste, de las Sierras Centrales y de la Mesopotamia practicaban la agricultura, mientras que el resto del territorio estaba ocupado por grupos de cazadores-recolectores. Las culturas más extendidas fueron los diaguitas al Noroeste, los guaraníes, los tupíes, los tobas y los guaycurúes en el Noreste, los pampas en el centro y los tehuelches, mapuches y onas en el Sur.

Conquista y colonia (1492-1776) En 1536 Don Pedro de Mendoza fundó Santa María de los Buenos Ayres, la primera ciudad argentina. La miseria y el hambre doblegaron a Mendoza y su gente y Buenos Aires quedó despoblada hasta su segunda fundación por Juan de Garay en 1580.

Las ciudades argentinas fueron fundadas por conquistadores que provenían de distintas zonas de América. La corriente pobladora del este, llegada desde España, tomó como base de operaciones la ciudad de Asunción y fundó las ciudades litorales. La que vino desde el Perú ocupó el Tucumán, como se llamaba entonces a todo el Noroeste argentino. Virreinato (1776-1810) Lo que hoy es la Argentina perteneció al virreinato del Perú hasta que en 1776 el rey Carlos III creó el Virreinato del Río de la Plata, cuyo primer virrey fue Pedro de Ceballos. La capital, Buenos Aires, se convirtió en un gran puerto comercial y se incrementó notablemente la exportación de cueros, tasajo y de la plata proveniente de las minas del Potosí. El sistema de monopolio impuesto por España prohibía comerciar con otro país que no fuera la propia España.

Las ciudades cuyanas fueron fundadas por la corriente proveniente de Chile. Esto encarecía notablemente los productos y complicaba la exportación al tiempo que fomentaba el contrabando a gran escala. En 1806 y 1807 se produjeron dos invasiones inglesas, que fueron rechazadas por el pueblo de Buenos Aires, alistado en milicias de criollos y españoles.

En cada milicia, los jefes y oficiales fueron elegidos democráticamente por sus integrantes. Las milicias se transformaron en centros de discusión política. Independencia (1810-1820) Las invasiones inglesas demostraron que España estaba seriamente debilitada y que no podía ni abastecer correctamente ni defender a sus colonias.

La ocupación francesa de España por Napoleón, la captura de del Rey Carlos IV y su hijo Fernando VII y la caída de la Junta Central de Sevilla decidieron a los criollos a actuar. El 25 de mayo de 1810 se formó la Primera Junta de gobierno presidida por Cornelio Saavedra, que puso fin al período virreinal.

Mariano Moreno, secretario de la Junta, llevó adelante una política revolucionaria tendiente a fomentar el libre comercio y a sentar las bases para una futura independencia. Entre 1810 y 1820 se vive un clima de gran inestabilidad política. Se suceden los gobiernos (Primera Junta (1810), Junta Grande (1811), Triunviratos (1811-1814) y el Directorio (1814-1820) que no pueden consolidar su poder y deben hacer frente a la guerra contra España.

En esta lucha se destacaron Manuel Belgrano, José de San Martín, llegado al país en 1812, y Martín Miguel de Güemes. Las campañas sanmartinianas terminaron, tras liberar a Chile, con el centro del poder español de Lima.

El 9 de julio de 1816 un congreso de diputados de las Provincias Unidas proclamó la independencia y en 1819 dictó una constitución centralista que despertó el enojo de las provincias, celosas de su autonomía. Era de Rivadavia (1820-1829) A partir de 1819 en el país se fueron definiendo claramente dos tendencias políticas: los federales, partidarios de las autonomías provinciales, y los unitarios, partidarios del poder central de Buenos Aires.

Estas disputas políticas desembocaron en una larga guerra civil cuyo primer episodio fue la batalla de Cepeda en febrero de 1820, cuando los caudillos federales de Santa Fe, Estanislao López, y de Entre Ríos, Francisco Ramírez, derrocaron al directorio.

A partir de entonces, cada provincia se gobernó por su cuenta. La principal beneficiada por la situación fue  Buenos Aires, la provincia más rica, que retuvo para sí las rentas de la Aduana y los negocios del puerto. Época de Rosas (1829-1852) En 1829 uno de los estancieros más poderosos de la provincia, Juan Manuel de Rosas, asumió la gobernación de Buenos Aires y ejerció una enorme influencia sobre todo el país.

  1. A partir de entonces y hasta su caída en 1852, retuvo el poder en forma autoritaria, persiguiendo duramente a sus opositores y censurando a la prensa, aunque contando con el apoyo de amplios sectores del pueblo y de las clases altas porteñas;

Durante el rosismo creció enormemente la actividad ganadera bonaerense, las exportaciones y algunas industrias del interior que fueron protegidas gracias a la Ley de Aduanas. Rosas se opuso a la organización nacional y a la sanción de una constitución, porque ello hubiera significado el reparto de las rentas aduaneras al resto del país y la pérdida de la hegemonía porteña.

Buenos Aires y la Confederación (1852-1862) Justo José de Urquiza era gobernador de Entre Ríos, una provincia productora de ganado como Buenos Aires que se veía seriamente perjudicada por la política de Rosas, que no permitía la libre navegación de los ríos y frenaba el comercio y el desarrollo provinciales.

En 1851, Urquiza se pronunció contra Rosas y formó, con ayuda brasileña, el Ejercito Grande con el que derrotó definitivamente a Rosas en Caseros el 3 de febrero de 1852. Urquiza convocó a un Congreso Constituyente en Santa Fe que en mayo de 1853 sancionó la Constitución Nacional.

  • Pero aunque ya no estaba Rosas, los intereses de la clase alta porteña seguían siendo los mismos y Bartolomé Mitre y Adolfo Alsina dieron un golpe de estado, conocido como la «Revolución del 11 de Septiembre de 1852»;

A partir de entonces, el país quedó por casi diez años dividido en dos: el Estado de Buenos Aires y la Confederación (el resto de las provincias con capital en Paraná). La separación duró casi diez años, hasta que en septiembre de 1861, el líder porteño Bartolomé Mitre derrotó a Urquiza en Pavón y unificó al país bajo la tutela porteña.

Organización nacional (1862-1880) Luego de la batalla de Pavón se sucedieron los gobiernos de Bartolomé Mitre (1862-68), Domingo F. Sarmiento (1868-1874) y Nicolás Avellaneda (1874-1880), quienes concretaron la derrota de las oposiciones del interior, la ocupación del todo el territorio nacional y la organización institucional del país fomentando la educación, la agricultura, las comunicaciones, los transportes, la inmigración y la incorporación de la Argentina al mercado mundial como proveedora de materias primas y compradora de manufacturas.

República liberal (1880-1916) En 1880 llegó al poder el general Julio A. Roca, quien consolidó el modelo económico agroexportador y el modelo político conservador basado en el fraude electoral y la exclusión de la mayoría de la población de la vida política.

Se incrementaron notablemente las inversiones inglesas en bancos, frigoríficos y ferrocarriles y creció nuestra deuda externa. En 1890 se produjo una grave crisis financiera en la que se cristalizaron distintas oposiciones al régimen gobernante.

Por el lado político, la Unión Cívica Radical luchaba por la limpieza electoral y contra la corrupción, mientras que, por el lado social, el movimiento obrero peleaba por la dignidad de los trabajadores desde los gremios socialistas y anarquistas. La lucha radical, expresada en las revoluciones de 1893 y 1905, y el creciente descontento social, expresado por innumerables huelgas, llevaron a un sector de la clase dominante a impulsar una reforma electoral para calmar los ánimos y trasladar la discusión política de las calles al parlamento.

En 1912, el presidente Roque Sáenz Peña logró la sanción de la ley que lleva su nombre y que estableció el voto secreto y obligatorio. Primeros gobiernos radicales (1916-1930) La aplicación de la Ley Sáenz Peña hizo posible la llegada del radicalismo al gobierno.

Los radicales gobernaron el país entre 1916 y 1930 bajo las presidencias de Hipólito Yrigoyen (1916-1922) (1928-1930) y Marcelo T. de Alvear (1922-1928), e impulsaron importantes cambios tendientes a la ampliación de la participación ciudadana, la democratización de la sociedad, la nacionalización del petróleo y la difusión de la enseñanza universitaria.

El período no estuvo exento de conflictos sociales derivados de las graves condiciones de vida de los trabajadores. Algunas de sus protestas, como la de la Semana Trágica y la de la Patagonia, fueron duramente reprimidas con miles de trabajadores detenidos y centenares de muertos.

Década infame (1930-1943) El 6 de septiembre de 1930 los generales José Félix Uriburu y Agustín P. Justo encabezaron un golpe de estado, apoyado por grupos políticos conservadores, y expulsaron del gobierno a Yrigoyen, inaugurando un período en el que volvió el fraude electoral y la exclusión política de las mayorías.

En 1933 se firmó el Pacto Roca-Runciman con Inglaterra, que aumentó enormemente la dependencia Argentina con ese país. Se sucedieron los gobiernos conservadores (el general Uriburu, entre 1930 y 1932; el general Justo, entre 1932 y 38; Roberto Ortiz, entre 1938 y 1942, y Ramón Castillo, entre 1942 y 1943), que se desentendieron de los padecimientos de los sectores populares y beneficiaron con sus políticas a los grupos y familias más poderosas del país.

Ascenso y auge del peronismo (1943-1955) En 1943 un grupo de militares nacionalistas dio un golpe de estado y derrocó al presidente Castillo. Dentro de este grupo se destacó el coronel Juan Domingo Perón, quien, desde la secretaría de Trabajo y Previsión, llevó adelante un política tendiente a mejorar la legislación laboral y social (vacaciones pagas, jubilaciones, tribunales de trabajo).

El apoyo popular a Perón lo condujo al gobierno en las elecciones de 1946. Durante sus dos presidencias (1946-1952 y 1952-1955) Perón, que ejerció el poder limitando el accionar de la oposición y censurando a la prensa, impulsó una política que combinaba el impulso de la industria, el empleo, las comunicaciones y los transportes, con la acción social desarrollada por Eva Perón a través de la construcción de hospitales, escuelas, hogares para niños y ancianos, y ayuda económica para los más pobres.

“Revolución libertadora” (1955-1958) En 1955 un golpe militar con amplio apoyo político y social derrocó a Perón, quien marchó al exilio. Tras el breve interregno de Lonardi, militar de corte nacionalista y católico, un nuevo golpe de comando puso al Ejército, representado por Pedro Eugenio Aramburu, y a la Marina, representada por Isaac Rojas, a la cabeza de un gobierno, cuyo objetivo medular era eliminar al peronismo de la vida nacional, apuntando fundamentalmente al movimiento obrero.

  1. El decreto 4161 y los fusilamientos de junio de 1956, máxima expresión de la reacción, se combinaron con la reforma de la constitución (1957) y la implementación de un proyecto económico liberal  ideado por Raúl Prebisch, que buscaba desmontar el modelo peronista y lograr la “estabilización” económica con el respaldo del FMI;

En este marco de violenta persecución, comenzó la denominada “resistencia peronista”, que se extendió también a numerosos sectores populares no peronistas. No sin oposición interna, el régimen militar concedió una apertura electoral que creyó controlar y que dio paso al período de las democracias condicionadas encabezadas por gobiernos radicales.

Frondizi e Illia (1958-1966) En 1958 el líder de la Unión Cívica Radical Intransigente, Arturo Frondizi, llegó al gobierno tras sellar una alianza con Perón. Sin embargo, su política desarrollista, llevada a cabo mediante la contratación de empresas extranjeras para la extracción de petróleo y la gestión de un crédito del FMI, condicionado a la implementación de medidas liberales, no tardaron en granjearle la hostilidad del peronismo.

Para hacer frente a las manifestaciones de descontento, el gobierno puso en marcha el “plan Conintes”, que otorgó al Ejército la facultad de arrestar, detener e interrogar a gremialistas y opositores. Su política exterior y el triunfo del peronismo en las elecciones de 1962 precipitaron un nuevo golpe de estado.

Procurando salvar la institucionalidad, asumió el presidente del Senado, el radical José María Guido, cuyo gobierno estuvo tutelado desde las filas castrenses. Las elecciones presidenciales de 1963, con proscripción del peronismo, llevaron a la presidencia a Arturo Illia, de la Unión Cívica Radical del Pueblo.

La anulación de los contratos petroleros, la Ley de Medicamentos y un aumento en la inversión en salud y educación cosecharon hostilidad en el empresariado. El peronismo, especialmente su base sindical, y la prensa llevaron adelante una fuerte campaña contra el líder radical, dejando el terreno libre para que, una vez más las Fuerzas Armadas, asestaran un nuevo golpe a la democracia.

El 28 de junio de 1966, Juan Carlos Onganía asumió de facto el mando del país. Contaba, una vez más, con amplio apoyo político y social. La “Revolución argentina” (1966-1973) El general Juan Carlos Onganía aplicó, con apoyo del FMI, un fuerte programa liberal orientado a satisfacer los intereses de los grandes grupos económicos, al tiempo que, bajo los auspicios de la Doctrina de la Seguridad Nacional impulsada por Estados Unidos, convirtió la persecución del peronismo en la del comunismo y de las guerrillas.

Implantó una rígida censura, que alcanzó a toda la prensa y a todas las manifestaciones culturales, incluyendo la intervención de las universidades y la expulsión de profesores opositores, que derivó en lo que se conoce como la “fuga de cerebros”. Sin embargo, las movilizaciones estudiantiles, las insurrecciones populares (como el Cordobazo) y la organización guerrillera debilitaron al gobierno provocando un golpe interno.

En junio de 1970 asumiría Roberto Levingston, de corte nacionalista, que no lograría contener las protestas populares y la actividad guerrillera. Una segunda manifestación popular en Córdoba, conocida como el “Viborazo”, dio por tierra con este nuevo gobierno.

En marzo de 1971, asumió Alejandro Agustín Lanusse, quien propugnó una política conciliatoria, a través del GAN (Gran Acuerdo Nacional), permitiendo el regreso de Juan Domingo Perón y convocando a elecciones nacionales sin proscripciones para el peronismo.

En marzo de 1973, el triunfo sería para los candidatos de esa fuerza, Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima. Vuelta de Perón (1973-1976) Entre 1973 y 1976 gobernó nuevamente el peronismo con cuatro presidentes (Cámpora, 1973; Lastiri, 1973; Perón, 1973-1974; e Isabel Perón 1974-1976), quienes intentaron retomar algunas de las medidas sociales del primer peronismo, como el impulso de la industria y la acción social, el mejoramiento de los sueldos y el control de precios.

Pero los conflictos internos del movimiento peronista y la guerrilla, sumados a la crisis económica mundial de 1973, complicaron la situación, que se agravó aún más con la muerte de Perón en 1974 y la incapacidad de su sucesora, Isabel Perón, de conducir el país.

Esta crisis fue aprovechada para terminar con el gobierno democrático y dar un nuevo golpe militar, que contó una vez más con un amplio respaldo civil. Dictadura (1976-1983) La dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1983 contó con el decisivo respaldo de los grandes grupos económicos nacionales y el financiamiento permanente de los grandes bancos internacionales y los organismos internacionales de crédito, como el Banco Mundial y el FMI.

El saldo de su gestión fue el de miles de muertos y desaparecidos, centenares de miles de exiliados, la derrota del Ejército argentino en Malvinas, la multiplicación de la deuda externa por cinco, la destrucción de gran parte del aparato productivo nacional y la quiebra y el vaciamiento de la totalidad de las empresas públicas a causa de la corrupción de sus directivos y de la implementación de una política económica que beneficiaba a los grupos económicos locales y extranjeros.

Raúl Alfonsín (1983-1989) El 10 de diciembre de 1983, después de casi veinte años, el radicalismo volvía al gobierno tras el triunfo de Raúl Alfonsín. Empujado por la fuerza de los organismos de derechos humanos que nacían tras la feroz represión militar, el líder radical abrió las puertas a las denuncias y a una primera investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, que se reflejó en el informe de la CONADEP y que permitió que fueran juzgadas las cúpulas militares en el Juicio a las Juntas.

See also:  Cuando Termina El Otoño En Argentina 2022?

Aunque insuficiente para algunos organismos, la política de derechos humanos de Alfonsín fue severamente atacada por amplios sectores militares, que produjeron el movimiento carapintada, los retrocesos hacia las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y el último intento guerrillero que culminó en la masacre de La Tablada.

Pero lo que había cambiado sustancialmente eran las bases económicas. Con el creciente poderío de los grupos financieros y un mecanismo de endeudamiento externo incontrolable, Alfonsín cedió ante las recetas liberales y no logró reencauzar una economía desindustrializada y anémica.

Con escaso apoyo social, frente a un peronismo conspirativo y con los grupos económicos en contra, la hiperinflación obligó a Alfonsín a renunciar antes de tiempo. Vendría el tiempo del “menemato”. Carlos Menem (1989-1999) La caída del Muro de Berlín y el fin de la era del mundo bipolar se combinaron con el avance de Estados Unidos hacia la región latinoamericana, cuya formulación más emblemática en materia económica fue el Consenso de Washington, una serie de medidas que establecían la aplicación en América Latina de un proyecto de corte neoliberal.

  • Carlos Menem, el candidato peronista que accedió a la presidencia en 1989, procedió paradójicamente a implementar este programa, que se encontraba en las antípodas de su prédica electoral y de los postulados históricos del peronismo;

La privatización de empresas estatales, como YPF, Aerolíneas Argentinas, Entel, Gas del Estado, entre otras, fue acompañada por una apertura indiscriminada del mercado a los productos y capitales extranjeros y por una política de “relaciones carnales” con los Estados Unidos.

  • El proyecto se completó con el Plan de Convertibilidad monetaria impulsado por Domingo Cavallo y las renegociaciones de la deuda externa, que provocaron una mayor dependencia y endeudamiento;
  • El modelo suscitó el apoyo de los sectores medios, que inicialmente se vieron beneficiados por la política monetaria y de importación;

Pero pronto comenzaron a hacerse visibles los efectos devastadores en términos sociales y culturales, con una explosión de la desocupación y de la pobreza, y con la visibilidad e impunidad de la corrupción a gran escala. A ello se sumaba una política de “reconciliación” plasmada con los indultos a las cúpulas militares que implementaron el Terrorismo de Estado y también a las guerrilleras. .

¿Quién conquistó a los argentinos?

Argentina – La colonización de Argentina es diferente a los otros lugares en América Latina en todos los sentidos. Al principio del siglo diez y sies, más o menos veinte grupos de indios vivían en la región. La mayoría de estas tribus eran salvajes y nómados primitivos, aunque la influencia política y cultural del imperio inca llegó al noroeste de Argentina.

  • Por consiguiente, los españoles no se comunicaron con los indios;
  • El primero español que llegó a Argentina fue Juan Díaz de Solís, en 1516, pero los indios lo mataron en la costa;
  • En 1536 la expedición más grande que era oganizada para la conquista del nuevo mundo llegó al Río de la Plata, debajo del mando de Pedro de Mendoza;

Pero, debido a ataques constantes de los indios y la falta de agricultura y minerales, en 1537 los españoles abaondonaron la región. En 1541, unos pocos españoles que quedaron en la región salieron para unirse con otros españoles que ofrecieron amistad a los indios guaraní y fundaron la aldea de Asunción (Paraguay).

Después, expediciones de Asunción ganaron control sobre mucho de la región del Rió de la Plata. Pero la costa, por mucho del periodo colonial, quedó subdesarrollada. Los pueblos de la región dependían de la caza de ganado y caballos salvajes y participaban en el comercio de contrabando de pielas, esclavos y plata.

Por el siglo diez y siete la costa empezó a cambiar. En 1680 el establecimiento de una tienda grande portuguesa en Colonia do Sacramento (Uruguay) al otro lado del Río de la Plata de Buenos Aires, estimuló el comercio, además de licencias que algunas barcos británicos obtuvieron en 1713 para llevar esclavos a Buenos Aires.

La extensión de los caballos y ganado a las pampas estimuló más explotación de estos animales que la simple caza. Paulatinamente, los gauchos recogieron los animales en manadas, las tribus indias fueron empujadas de la tierra, y la tierra fue dividida en secciones individuas.

En 1776, Espana estableció el Vicereal del Río de la Plata y Buenos Aires prosperócomo la capital. Para ver una mapa de Argentina y explorar atracciones de turistas Para infomación sobre el español que se habla en Argentina.

¿Cómo se le dice a los argentinos?

El gentilicio « argentinos ».

¿Cuál fue el virreinato más grande de América?

El virreinato de Nueva España.

¿Cuáles son los 4 virreinatos de América y sus capitales?

El virrey es el representante directo y superior del monarca español en América y su hombre de confianza. El cargo de virrey en Indias aparece en las Capitulaciones de Santa Fe, firmadas por Colón y los Reyes Católicos en 1492, pero no se consolida hasta que se tiene conocimiento de la extensión de los nuevos territorios y de la importancia de las culturas en ellos asentadas.

  1. Este cargo reúne en su persona todos los poderes de gobierno (capitán general, gobernador, presidente de la Audiencia, inspector de todo el sistema económico de su territorio, y en materia religiosa, ejerce de vicepatrono);

Su duración dependerá de la potestad regia. Los dos más antiguos en América son el Virreinato de Nueva España (1535), con capital en México y jurisdicción en todo el territorio actual de América Central y del Norte; y el Virreinato de Perú (1542), con capital en Lima, y extensión por toda Sudamérica, excepto Venezuela y Panamá.

  1. También coexisten territorios casi independientes como los de las islas Filipinas, Marianas y Carolinas en el Océano Pacífico, y Cuba, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela en el Caribe;
  2. En el siglo XVIII, se hace imposible el control de toda Sudamérica por la extensión territorial y, por ello, se crea, por un lado, el Virreinato de Nueva Granada en 1717, formado por los actuales Panamá, Colombia, Ecuador y Venezuela, con capital en Santa Fe de Bogotá, como medida para fortalecer la defensa del Caribe; y por otro, el Virreinato del Río de la Plata, en 1776, con capital en Buenos Aires, reuniendo los estados actuales de Argentina, Bolivia, sur de Brasil, parte de Chile, Paraguay, parte de Perú y Uruguay;

En esta época, también se estudia la propuesta del visitador José de Gálvez (1720-1787) de fundar un nuevo virreinato al Norte de Nueva España para frenar la expansión angloamericana. Finalmente, sólo se crea la Comandancia General de las Provincias Internas de Nueva España, en 1776, con capital en Arizpe, y que comprende, de oeste a este, las provincias de California, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Nueva Vizcaya, Nuevo México, Nuevo Santander, Coahuila y Texas..

¿Cuál fue el primer virrey?

Enlaces externos [ editar ] –

  • Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre Antonio de Mendoza y Pacheco.
  • Antonio de Mendoza Virrey de la Nueva España y Perú
  • Hubo otros Mendoza con importancia en la Historia de España y América
  • “Relación del Virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza, a Luis de Velasco al término de su Gobierno. ” Archivado el 12 de agosto de 2010 en Wayback Machine.

¿Cuál fue el primer país que se independizó de España?

En 1492, Colón “descubrió” Aytí, el paradisiaco hogar de los tainos. Ese año, luego de un breve contacto pacífico, el “descubrimiento” mutó en conquista, la isla fue rebautizada como La Española y los indios fueron sometidos a la encomienda. Así, en poco tiempo, la colonia prosperó, convirtiéndose en el centro del Imperio Español en América.

Empero, rápidamente la sobre-explotación laboral, las guerras y las enfermedades fueron diezmando masivamente a los indios, socavando las bases mismas de la acumulación colonial. Para resolver la falta de mano de obra, los colonos empezaron a introducir esclavos africanos, estableciendo el sistema esclavista en la isla.

Esta solución funcionó en el corto plazo, sin embargo a mediados del siglo XVI, la colonia empezó a perder importancia económica y política en la medida que los españoles colonizaron a los indios del continente y descubrieron allí riquezas de enorme valor.

  1. De esta manera, para el s;
  2. XVII, los castellanos concentraron su dominación sobre la región oriental de la isla dejando abandonada la occidental;
  3. 1 Aprovechando esta oportunidad, cientos de piratas comenzaron a establecerse en la isla, conformando una comunidad de forajidos;

Sin embargo, esta situación duró algunas décadas, ya que Francia logró imponer su control militar sobre ésta, fundando así, la colonia de Saint Domingue en aquella región. Realidad que finalmente fue aceptada por España en 1697 con la firma del Tratado de Ryswick.

A partir de allí, Francia llevó adelante un proceso imperial/esclavista que tuvo como resultado la construcción de un sistema de plantación en el que 500. 000 esclavos africanos trabajaban en miles de plantaciones de azúcar, café, índigo y algodón.

Así, Saint Domingue se convirtió en la colonia más próspera del Mundo Atlántico y en uno de los principales factores del desarrollo capitalista francés. 2 Además de la masa de esclavos, la sociedad se componía de 30. 000 blancos y 24. 000 mulatos y negros libertos.

  1. Entre los primeros, la mitad eran trabajadores pobres y los otros ricos plantadores con gran poder económico, aunque no político, ya que debían soportar el despotismo metropolitano;
  2. Los segundos eran partícipes y víctimas del sistema, ya que poseían esclavos y plantaciones, pero eran segregados racialmente y sometidos por los blancos;

3 Trazado por múltiples contradicciones, este orden comenzó a resquebrajarse en 1789, cuando la Revolución Francesa agitó la Isla. Los colonos temían que la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano se aplicase allí; empero, quedó rápidamente claro que el hombre del que ésta hablaba no era más que el varón blanco, europeo y propietario.

  1. Esta contradicción enardeció primero a los affranchis , que se levantaron en pos de la igualdad, lo que derivó en enfrentamientos entre plantadores de ambos bandos;
  2. Sin embargo, no fueron los únicos en insurreccionarse;

Los esclavos se rebelaron en agosto de 1791. Su reclamo era claro: la Libertad y la Igualdad Universal. En una de sus proclamas, los líderes Jean Francois, Biassou y Toussaint Louverture, afirmaban: “Sí, caballeros, somos tan libres como ustedes (…). Somos sus iguales, por derecho natural, y si la naturaleza se congratula asimismo dando una diversidad de colores a la raza humana, no es un crimen haber nacido negro, ni una ventaja haber nacido blanco.

  1. ” 4 Los rebeldes asumían el ideario ilustrado, pero lo resignificaban universalizándolo más allá de sus límites clasistas, raciales y eurocéntricos;
  2. Surgía así, como contracara de la Revolución Norteamericana y de la Revolución Francesa, un discurso radicalmente descolonial, que aunque todavía no denunciaba al colonialismo en sí mismo, jaqueaba sí a dos pilares de la colonialidad: el racismo y la esclavitud;

En un primer momento, Francia y los plantadores resistieron a los insurrectos. Empero, en 1793, cuando Saint Domingue fue invadida por españoles y británicos, los comisionados metropolitanos se vieron obligados a declarar abolida la esclavitud para contar con el apoyo de estos.

La Convención Nacional ratificó la medida en febrero de 1794 y resultó un éxito político-militar, logrando así mantener la colonia bajo la órbita francesa. Sin embargo, los costos fueron altos para la metrópoli, ya que fortaleció a un sector de los rebeldes, liderados por Toussaint Louverture, quienes lograron hegemonizar el poder en la Isla.

En 1800, luego de una breve guerra civil entre ex esclavos y affranchis, Toussaint impuso un nuevo orden social post-racista y post-esclavista que, aunque mantenía formalmente el pacto colonial, lo limitaba de hecho. Al hacerlo, la Revolución había ido demasiado lejos y Napoleón decidió ponerle fin, enviando una poderosa expedición para reinstaurar el antiguo régimen.

La expedición inicialmente logró, tras arduos combates la rendición de Toussaint, quien finalmente fue apresado y enviado a la metrópoli, donde murió en 1803. Empero, el éxito devino en fracaso cuando Leclerc, el comandante de la misión intentó re-imponer la esclavitud.

Los ex esclavos, aliados con los mulatos, liderados por Jean J. Dessalines y Alexandre Petión, se rebelaron y en una guerra popular de liberación nacional consiguieron expulsar a los franceses. La revolución cerraba así su ciclo, deviniendo puramente descolonial, al asumir el anticolonialismo radical entre sus banderas.

Nacía, el 1 de enero de 1804, la primera República Negra del Mundo y la primera nación independiente de América Latina. 5 El golpe al sistema moderno/colonial fue durísimo y las potencias imperiales, en respuesta, le impusieron al novel estado un cerrado bloqueo cultural, económico y político para que su ejemplo no se expandiera.

Declarada la independencia, Dessalines se encargó de fortalecer el orden interno masacrando a los colonos franceses que todavía quedaban en la isla. Sin embargo, no reprimió a todos los blancos, ya que respetó a los médicos, los sacerdotes y a los soldados polacos y alemanes que habían apoyado la revolución.

En el orden político, Dessalines promulgó una nueva constitución, en 1805, en la cual se establecía la libertad y la igualdad universal, la tolerancia religiosa y se lo nombraba Emperador de Haití. Por su parte, en el orden económico buscó restablecer el modelo agro-exportador mediante el sistema de plantaciones.

Asimismo, haciendo gala de su solidaridad americana, apoyó materialmente la expedición libertaria de Miranda, la cual finalmente fracasó. 6 Dessalines buscó consolidar la revolución, sin embargo, en el difícil contexto post-colonial, renacieron los conflictos internos y el Ejército se rebeló asesinándolo en 1806.

  1. A partir de ese momento, se dio un choque militar entre los sectores negros acaudillados por el Gral;
  2. Henri Christophe y los mulatos liderados por el Gral;
  3. Alexandre Petión, que llevó a la división del país en dos regiones, la del norte y la del sur;

Christophe gobernó en el norte primero como Presidente y luego como Monarca (1811), estableciendo una suerte de despotismo ilustrado que buscó el desarrollo del país mediante el sistema de plantaciones (con intervención estatal), escuelas técnicas e imponentes obras públicas cívico-militares.

Su gobierno fue parcialmente exitoso, sin embargo, a costa de un gran sacrificio de los cultivadores, que terminaron rebelándose y llevaron a su suicidio en 1820. Por su parte Petión gobernó en el sur, como Presidente, ampliando la escolaridad y llevando adelante la primera reforma agraria de América Latina.

7 Asimismo, en 1816, dio apoyo económico y militar a la gesta independentista de Bolívar, a cambio de que éste liberara los esclavos de Hispanoamérica. Cosa que aquel finalmente hizo, expandiendo así, las banderas de la revolución haitiana por el continente y dándole contenido social a la lucha anti colonial hispanoamericana.

8 Dos años después, Petión murió y fue reemplazado por el mulato Gral. Jean Pierre Boyer, quien, en 1820, logró reunificar el país bajo la égida de la elite mulata. Como Presidente, Boyer expandió la reforma agraria por el país, dando cauce al reclamo histórico de los cultivadores, sin embargo, la medida no implicó el fin absoluto de las plantaciones (que ahora eran controladas por mulatos y negros oficiales del Ejército) y, lejos de generar un aumentó de la productividad, significó su descenso y una especialización hacia otros cultivos distintos del azúcar, como el café, el algodón y la madera de tinte.

A su vez, en 1822, Boyer expandió la revolución hacia Santo Domingo, anexándolo a Haití. Sin embargo, asediado por el bloqueo y por las dificultades económicas, Boyer decidió reestablecer negociaciones con Francia para lograr el reconocimiento de la independencia del país.

  • Finalmente en 1825, Francia accedió a aquel reclamo a cambio de una enorme indemnización de 150;
  • 000 millones de francos, que obligó al gobierno de Boyer a pedir un empréstito a un banco francés para afrontar los primeros pagos;

Nacía así la doble deuda externa de Haití, el altísimo precio que el Estado de afrodescendientes tuvo que pagar para ser reconocido como tal en la arena internacional. Precio que, sin embargo, no alcanzó para que Haití participara del Congreso de Panamá, del cual fue excluido a pedido expreso de Estados Unidos.

Con serias dificultades económicas y políticas, Boyer gobernó en los años sucesivos, dándose durante esa época un proceso de consolidación de la hegemonía de la elite comercial mulata y el fortalecimiento paralelo de otra elite menos poderosa, la de los oficiales/terratenientes negros.

En 1843, Boyer fue derrocado por estos sectores negros, quienes impusieron como nuevo Presidente a Charles Hérard. Seguidamente, en 1844, Santo Domingo logró su independencia dando nacimiento a la República Dominicana. A partir de ese momento, Haití entró en una espiral de inestabilidad política, debido a sucesivas revueltas populares, que llevaron a la caída de varios gobiernos, aunque manteniéndose la hegemonía mulata.

  1. Finalmente, en 1847, el Gral;
  2. negro Faustin Soulouque, fue nombrado Presidente por los mulatos con la esperanza de que resultara un gobernante títere;
  3. Sin embargo, este rompió con aquel sector y creó su propio régimen llegando a auto-coronarse como Emperador en 1849;

El gobierno de Souloque ciertamente fue represivo, sin embargo, llevó adelante medidas interesantes como una reivindicación de la negritud, una política anti-imperialista contra Estados Unidos y un nacionalismo económico que intentó estatizar el comercio exterior, aunque sin éxito.

Asediado por las potencias extranjeras, los vaivenes del precio del café y por la presión de la elite mulata, Souloque fue finalmente derrocado en 1859. 9 Aquel acontecimiento abrió una nueva y extensa etapa en la historia haitiana que se cierra en 1915, con la ocupación norteamericana.

Durante ese período, a pesar de intentos de modernización productiva, la economía del país entró en franca decadencia debido a las debilidades estructurales del modelo agroexportador, la presión de la deuda externa y la creciente dependencia financiera de los Estados Unidos, Francia y Alemania.

  1. En el aspecto político Haití vivió una etapa de gran inestabilidad, marcada por sucesivos cambios de gobierno debido al constante enfrentamiento entre el partido Nacional y el Liberal, una disputa de poder ínter oligárquico entre la elite mulata (hegemónica) y la negra, que tendía a movilizar a los cultivadores a su favor;

Sin embargo, también se dieron revueltas populares autónomas que dificultaron el proceso de construcción estatal. Por último, en el ámbito de las relaciones internacionales, Haití continuó aislado y amenazado por las potencias imperiales, que estaban interesadas, no sólo en intervenir económicamente, sino también en aprovechar la ubicación estratégica de la isla.

  1. 10 A fines del siglo XIX y principios del XX, Estados Unidos y Alemania compitieron en esta carrera y el primero terminó imponiéndose, cuando finalmente ocupó Haití en 1915, tomando como pretexto el caos financiero y político que vivía la isla;

De esta manera, USA coronaba su política imperial en el Caribe y en Centroamérica que tenía sus antecedentes en la imposición del protectorado a Puerto Rico (1898), la enmienda Platt en Cuba (1902), la intervención de la aduana de la República Dominicana (1907) y la intervención en Nicaragua (1909).

11 Así, miles de marines blancos invadieron la isla y esta quedó a cargo de un procónsul militar estadounidense. Para mantener las formas, se impuso un Presidente títere y se firmó un acuerdo de protectorado entre ambos países.

Asimismo, se promulgó fraudulentamente una nueva carta magna en la que se fijó la posibilidad de que los extranjeros adquiriesen tierras en Haití, algo que las constituciones previas prohibían. Siguiendo esa línea los gobiernos títeres (Dartiguenave, Borno, Roy, Vincent) realizaron profundas concesiones económicas, entregaron el control aduanero para el pago de la deuda externa y el control del ejercito.

  1. A su vez, se re-estableció un sistema laboral semi-esclavista denominado corvée, por el cual la población campesina estaba obligada a trabajar en la construcción de obra publica;
  2. Los sectores populares liderados por Charlemagne Peralte y Benoit Batraville, se levantaron en armas frente a esta política neo-imperial, sin embargo luego de años de lucha guerrillera, finalmente fueron derrotados por los marines, dejando más de 3000 campesinos muertos;

Asimismo, de las capas medias negras nació un movimiento cultural anti-imperialista y de afirmación negra, liderado por Jean Price Mars que resistió a la ocupación y que consolidó la conciencia nacional. Estas acciones socavaron el poder de la ocupación, empero, EEUU, controló el país por 19 años hasta que en 1934, debido a la nueva política del “buen vecino” de Franklin Roosvelt, decidió retirarse dejando todo amañado en su propio beneficio.

  1. De esta manera, recuperada la soberanía formal, el pesidente Vincent siguió con la política pro-imperial;
  2. 12 Para colmo, en 1937, se dio una nueva desgracia, el ejército de Trujillo masacró a 20;
  3. 000 haitianos que cortaban caña en la República Dominica;
See also:  A Qué Hora Son Los Grammys En Argentina?

Vincent le reclamó a Trujillo un resarcimiento y firmó con él un acuerdo en el que este se comprometía a pagar 750. 000 dólares como indemnización. O sea la vergonzosa suma de 30 dólares por persona. Estas y otras medidas generaron enorme descontento popular y llevaron a que Vincent decidiera no ir por la reelección y dejar su lugar a Lescot como Presidente.

  • Este gobernó durante los años sucesivos, llevando una política fuertemente represiva y otorgándole grandes concesiones a empresas agrícolas y mineras norteamericanas;
  • Asimismo, el país vivió una nueva crisis económica, que derivó en una gran movilización popular contra el gobierno y que llevó a que el Ejército finalmente depusiera a Lescot y llamara a elecciones en 1946;

De las mismas, salió vencedor Dumarsais Estimé, representante de la burguesía y la pequeña burguesía negra. Su presidencia se dio en un contexto económico internacional favorable, que le permitió impulsar la obra pública y promover el avance de la elite negra, aunque sin mejorar la paupérrima condición de vida de las masas.

  • Resentida por su exclusión política, la elite mulata finalmente derrocó a Estimé en 1950 e impuso la dictadura de Paul Magloire, que duró hasta 1956;
  • Ese año, Magloire tuvo que renunciar ante la crisis económica y política que vivía el país y se abrió un período breve de gran inestabilidad en el cual se sucedieron distintos presidentes provisionales;

Uno de ellos fue Daniel Fignolé, líder del Mouvement Ouvrier Paysan , quien representaba a los sectores populares reivindicando un discurso democrático y anti-imperialista. Su llegada al poder fue una horrenda sorpresa para la elite y por ello 19 días después de su ascenso lo derrocó militarmente.

  • 13 Finalmente se dieron elecciones en 1957, en las que François Duvalier triunfó fraudulentamente;
  • Este representaba a la elite negra y gracias a su práctica como médico rural y a su reivindicación de la negritud, logró el apoyo de una parte de los cultivadores;

De esta manera, desde los inicios de su mandato, Papa Doc se revindicó como el líder de una revolución negra frente a los poderes imperiales y oligárquicos. Sin embargo, tal como señaló Frantz Fanon para el caso de las burguesías nacionales africanas de la era post-independencia, Duvalier expropió aquella ideología revolucionaria y la vació de contenido, llevando en la práctica un gobierno totalitario, corrupto y aliado de los Estados Unidos.

A poco de asumir, para consolidar su poder, Papa Doc rápidamente doblegó a la elite mulata, la iglesia y el Ejército. Buscando terminar con la inestabilidad política conformó un cuerpo para-militar: los Voluntarios para la Seguridad Nacional, conocidos popularmente como los Tonton Macoutes (nombre que en creole evoca la figura del hombre de la bolsa).

Los sectores campesinos, sindicales e intelectuales buscaron resistir el embate para-estatal, sin embargo Duvalier logró su cometido, imponiendo un régimen terrorista que le permitió ganar sucesivas elecciones fraudulentas. Asimismo, en cuanto a su relación con EEUU, a pesar de que hubo ciertos choques con la administración Kennedy, a partir de la presidencia de Johnson, Duvalier fue visto como el baluarte del anti-comunismo en el Caribe y su régimen fue apoyado militar y económicamente por la potencia del norte.

Sin embargo, la economía de la isla basada en un modelo agroexportador arcaico, de semi-monocultivo, se mantuvo estancada y con una gran disparidad en la distribución de la riqueza. Finalmente, Papa Doc murió en 1971, dejando como sucesor a su hijo de 18 años, Jean Claude Duvalier.

14 A pesar de su inexperiencia, Baby Doc continuó con el sistema político y económico impuesto por su padre, aunque generando algunos cambios no menores. En primer lugar, limitó la represión e intentó dar una imagen de apertura política, que sin embargo resultó absolutamente limitada, generando una permanente resistencia popular al gobierno.

En segundo lugar, impulsó las inversiones extranjeras y diversificó parcialmente la economía, generando una industria liviana de ensamblaje y promoviendo el turismo en la isla. Dichas medidas tuvieron un éxito relativo, empero no significaron una mejora en las condiciones de vida de la población, sino por el contrario, un aumento en la brecha de desigualdad entre la elite y los sectores populares.

Asimismo, este periodo estuvo marcado por una corrupción generalizada que enriqueció a la casta gobernante. Baby Doc logró mantenerse en el poder por 15 años, sin embargo, para 1986 la resistencia popular ganó las calles y finalmente tuvo que renunciar y exiliarse en Francia.

15 El Ejército se hizo cargo del poder conformando un Conseil National de Gouverment, liderado por el Gral. Henri Namphy, que dio paso a una serie de breves gobiernos provisionales que buscaron mantener el status quo.

Asimismo, en 1987, se promulgó una nueva constitución, que apuntaba a democratizar el sistema político, pero que recién logró ponerse efectivamente en marcha con las elecciones de 1990. En ese año se dio un proceso de apertura política y de movilización popular que llevaron a las primeras elecciones verdaderamente libres y democráticas de la historia de Haití, en las cuales fue electo con el 67% de los votos Jean Bertand Aristide (apodado popularmente Titid).

Lejos de candidatos como Marc Bazin, ex funcionario del Banco Mundial, ligado a los intereses norteamericanos, Aristide era un joven sacerdote salesiano formado en la teología de la liberación, que revindicaba un discurso anti-imperialista y que tenía una importante trayectoria de militancia social y política contra los Duvalier.

En este sentido, Aristide representaba los intereses de los sectores populares y su victoria electoral significó un enorme avance de las luchas emancipatorias en el país. Luego de un fallido intentó de golpe de Estado para evitar su asunción, Aristide se hizo cargo del poder en febrero de 1991 e inició su gobierno, impulsando una serie de reformas que apuntaban a una mayor distribución de la riqueza y a terminar con el legado represivo del duvalierismo.

Empero, la elite no daría el brazo a torcer y a los 7 meses lo derrocó mediante un nuevo golpe de Estado. Titid se exilió primero en Venezuela y luego en Estados Unidos y el gobierno quedó en manos de un triunvirato militar dirigido por el dictador Raoul Cédras, quien era el jefe del Ejército y había sido entrenado en la Escuela de las Américas.

Así, Cédras impuso una dictadura oligárquica y pro-norteamericana, que mediante una nueva fuerza paramilitar, el Front pour l’Avancement et le Progrès Haitien , reprimió duramente a los sectores populares. Sin embargo, Aristide no se dio por vencido y apoyado por la diáspora haitiana en Estados Unidos, inició una fuerte presión sobre el gobierno de Clinton para que este lo ayudara a regresar al gobierno de la isla.

Clinton tenía dudas sobre el camino a seguir, sin embargo, presionado por los sectores afroamericanos del Partido Demócrata y por la avalancha inmigratoria que empezó a llegar desde Haití, decidió finalmente apoyar a Aristide en su retorno al poder.

De esta manera, en 1994, en un acto sin precedentes, los marines volvieron a intervenir en Haití pero esta vez para restaurar a Titid en el poder. Esta operación permitió la reanudación del proceso democrático, sin embargo, le impuso fuertes limitaciones al mismo, ya que se amnistió a los golpistas y se presionó a Aristide para que aplicara políticas neoliberales en su gobierno.

Reinstalado como Presidente, este disolvió definitivamente el Ejército, creo una comisión de verdad para investigar los crímenes de la dictadura y, en cuanto al programa neoliberal, aunque finalmente se resistió a privatizar las empresas estatales, sí accedió liberalizar el comercio exterior, medida que profundizó la crisis económica ya que produjo un aumento de la importación de productos norteamericanos, especialmente agrícolas que golpearon duramente a la producción nacional de arroz.

16 A pesar de ello, Titid, siguió contando con un enorme respaldo popular y estuvo tentado a presentarse para la reelección en 1996. Sin embargo, como la constitución lo prohibía, el candidato Lavalas, su partido, finalmente fue René Preval, su ex primer ministro y compañero de militancia de los 80.

  1. En 1996 se llevaron adelante las elecciones y Preval ganó con un 88% de los votos, dándose la primera sucesión presidencial democrática y pacífica de la historia del país;
  2. A pesar de ello, el gobierno de Preval fue sustancialmente distinto al de su predecesor, dejando de lado el discurso antiimperialista y llevando adelante las prometidas reformas neoliberales, que implicaron un recorte estructural del Estado y la privatización de las mayores empresas estatales;

Estas medidas hicieron que Aristide se convirtiera en un opositor al nuevo gobierno y que el partido Lavalas se dividiera en dos en 1997, el Lafanmi Lavalas liderado por Titid y la Organisation Politique Lavalas de Preval. Esta fractura generó una nueva crisis política, que llevó a que el presidente disolviera el parlamento en 1999 y gobernará mediante decretos.

Aún así, el sistema democrático se mantuvo y las fuerzas de paz que se encontraban en el país desde 1994 finalmente se retiraron en el 2000. Ese mismo año se dieron las elecciones y Aristide se presentó como candidato revindicando un discurso de izquierda y anti-imperialista.

Por su parte los partidos opositores al Lafanmi Lavalas se unieron en la Convergence Démocratique e intentaron boicotear las elecciones, aduciendo la existencia de fraude, empero los comicios se realizaron y Aristide salió re-electo con un 92% de los votos.

  1. De esta manera, en el 2001 inició su segundo gobierno, prometiendo realizar un proceso de profundas transformaciones, sin embargo, debido a la oposición de la elite y a sus propios errores, éste no logró materializarse llevándose adelante únicamente, una serie de proyectos progresistas como programas de alfabetización, bancos cooperativos y planes asistenciales para limitar la miseria de la población;

Esta situación derivó en una nueva crisis política, que se manifestó en el recrudecimiento de la violencia entre sectores populares armados afines al gobierno y bandas paramilitares del viejo FRAPH y del ejército disuelto. Aristide buscó contener la debacle, apelando a los festejos del Bicentenario de la Revolución como una oportunidad para refundar el país.

Así el 1 de enero del 2004, en Gonaïves dio un discurso celebrando la gloriosa revolución y reclamando a Francia el pago de una indemnización de 21 billones de francos, para reparar los daños causados por su política esclavista y colonial en la isla.

Más allá de lo justo de su reclamo, ya era demasiado tarde, la oposición paramilitar organizada en el Frente de Liberación Nacional de Haití, acaudillado por el ex golpista Guy Phillipe, comenzó a sublevarse hasta controlar los centros nucleares del país.

  • Aristide buscó resistir, pero frente a la presión de la embajada de EEUU y de Francia, abandonó el país en un avión norteamericano exiliándose en Sudáfrica;
  • Aun no queda claro si Aristide fue o no “raptado” por EEUU lo cierto es que su gobierno fue derrocado y nuevamente las tropas de EEUU y Francia (junto con las de Chile y Canadá) ocuparon el país, imponiendo un gobierno provisional compuesto por sectores de la Convergence Démocratique y liderado por el Primer Ministro Gérard Latorture, un rico empresario que hacía décadas que vivía en La Florida;

17 De esta manera, 200 años después de la Revolución, Haití volvió a caer, una vez más, preso del colonialismo, del que todavía no logra escapar.

¿Qué países conquistó España en todo el mundo?

Tras el descubrimiento de América en 1492, España exploró y colonizó grandes extensiones de territorio en América, desde el actual suroeste de Estados Unidos, México, y el Caribe, hasta Centroamérica, la mayor parte de Sudamérica y la costa noroeste de Norteamérica (actual Alaska y Columbia Británica).

¿Cuál fue el primer país en independizarse de los virreinatos de España?

CARACAS, 5 Jul. (Notimérica) –    El Acta de Independencia de Venezuela fue el documento que estableció la separación de esta colonia de la corona española. Además fue uno de los primeros territorios iberoamericanos en declararse independiente. Este documento lo firmaron siete de los diez representantes de las provincias pertenecientes a la Capitanía General de Venezuela el 5 de julio de 1811 , hace hoy 206 años, donde se declaraban independientes de España y establecían así una nueva nación basada en principios republicanos y federales, además de abolir la monarquía en el país.

  1. El proceso de independencia se había iniciado el año anterior con una proclamación popular en la que se manifestó la idea de ser independientes de España;
  2. Esta proclamación esta considerada como el primer referéndum de la historia de Venezuela;

El 3 de julio de 1811 se inició el debate sobre la elaboración y aprobación de la independencia de Venezuela en el Congreso. El día 5 se procedió a la votación, que fue aprobada con 40 votos a favor. El presidente del Congreso, Juan Antonio Rodríguez, anunció oficialmente la Declaración de Independencia de Venezuela.

El documento escrito por el diputado y político venezolano Juan Germán Roscio y por el secretario del Congreso, Francisco Isnardi , fue ratificado por todos los diputados del Congreso el 7 de julio de 1811, con la excepción del padre Manuel Vicente Maya, y pasado al libro de Actas el 17 de agosto de 1811.

La decisión de Venezuela de convertirse en el primer país iberoamericano que declaró su independencia acrecentó la tendencia independentista en Iberoamérica. El militar y político Simón Bolívar fue una de las figuras más destacadas de la emancipación iberoamericana frente al Imperio español.

¿Quién fue el primer virrey del Río de la Plata?

El cargo fue creado en 1776 junto con el respectivo distrito, a raíz de las reformas borbónicas implementadas por el rey Carlos III de España, siendo el primer virrey Pedro de Cevallos.

¿Cuál fue el último virrey del Río de la Plata?

Baltasar Hidalgo de Cisneros, ultimo virrey del virreinato del Río de la Plata. Una biografía histórica –

  • Autores: Francisca Colomer Pellicer
  • Directores de la Tesis: Juan Andreo García ( dir. tes. )
  • Lectura: En la Universidad de Murcia ( España ) en 1997
  • Idioma: español
  • Materias:
    • Historia
      • Biografías
      • Historia por épocas
  • Texto completo no disponible (Saber más. )
  • Resumen
    • BALTASAR HIDALGO DE CISNEROS (1758-1829) PUEDE INCLUIRSE ENTRE LOS REPRESENTANTES DE UNA GENERACION QUE NACIO Y SE FORMO EN LOS AÑOS OPTIMISTAS Y FECUNDOS DE CARLOS III, Y EN SU MADUREZ TUVO QUE BREGAR CON LOS PROBLEMAS DE LAS EPOCAS DE CARLOS IV Y FERNANDO VII, PARA MORIR DESPUES EN UN MUNDO TOTALMENTE DISTINTO, EN PLENA CRISIS. LA TESIS SE DIVIDE EN DOS PARTES: LOS PRIMEROS CINCO CAPITULOS ESTUDIAN LA VIDA DE CISNEROS SIGUIENDO UN ORDEN CRONOLOGICO; SE ESTUDIA LA FORMACION Y COMPOSICION DEL GRUPO FAMILIAR, SUS RELACIONES CON LA SOCIEDAD DE CARTAGENA, LAS ACTIVIDADES PROFESIONALES Y ECONOMICAS, LA REVOLUCION ANTIFRANCESA DE 1808 EN DICHA CIUDAD, Y EL ACCESO DE CISNEROS AL CARGO DE CAPITAN GENERAL Y SU TRABAJO.

      LOS OTROS CINCO CAPITULOS ESTUDIAN A CISNEROS COMO VIRREY: EL NOMBRAMIENTO Y LLEGADA A BUENOS AIRES, LA SITUACION POLITICA Y SOCIAL EN ESTA CAPITAL, SU GOBIERNO CIVIL, MILITAR Y POLITICO, SUS RELACIONES SOCIALES, Y FINALMENTE LA REVOLUCION DE MAYO DE 1810 Y SU SALIDA DEL VIRREINATO.

      SE ESTUDIA LOS AÑOS POSTERIORES A SU REGRESO Y LA MEMORIA CONSERVADA HASTA HOY.

¿Cuál fue el primer virrey?

Consumada la caída del imperio azteca a manos de Hernán Cortés y enfrentados los españoles a la inmensidad de sus nuevos dominios, en 1535 fue establecido el virreinato de Nueva España. Su territorio abarcó una gran extensión cuyo centro natural sería el valle de México. Sobre los cimientos de la monumental Tenochtitlan se erigió la ciudad de México, sede de la corte virreinal durante todo el período colonial. El primer virrey fue don Antonio de Mendoza, conde de Tendilla.

Los límites del virreinato comprendieron, por el sur, toda la América Central (Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Costa Rica), salvo la gobernación de Castilla de Oro con la estratégica ciudad de Panamá.

Por el este, incluyó al golfo de México y al mar de las Antillas. Sin embargo, el territorio isleño compuesto por las pequeñas y grandes Antillas (Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico entre otras), no formó parte de Nueva España, constituyendo gobernaciones independientes. Al norte, la frontera del virreinato fue avanzando gradualmente y a medida que las huestes españolas doblegaban la resistencia que oponían los temidos pueblos chichimecas. La jurisdicción de Nueva España incluyó, finalmente, gran parte de la zona occidental de los actuales estados de California, Texas, Nuevo México, Arizona, Utah, Nevada y parte de Colorado, pertenecientes a Estados Unidos desde 1848. Hacia el oeste Nueva España limitaba con el Océano Pacífico hasta que se le agregó la administración de las Islas Filipinas, conquistadas en 1564 por la expedición de López de Legazpi. La población de Nueva España sufrió altibajos a lo largo de todo el período colonial, siendo muy difícil determinar con exactitud su número. Diversos investigadores de la demografía americana han publicado cifras de población muy disímiles, debido a la escasez y poca confiabilidad en los censos y en las fuentes sobre población regional americana. El cuadro que presentamos a continuación, con datos tomados de la Historia social y económica de España y América dirigida por J.

.

¿Cuándo terminó el Virreinato del Río de la Plata?

E l Virreinato del Río de la Plata Carlos III El Virreinato del Río de la Plata fue creado en 1776 por orden de Carlos III. Si bien esta primera fundación fue de carácter provisional, en 1778 se realiza la definitiva. Abarcó los actuales territorios de Argentina , Bolivia , Uruguay , Paraguay , partes del sur de Brasil y el norte de Chile. La capital fue situada en Buenos Aires , fundada en 1580 por Juan de Garay bajo el nombre de  La Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre. Buenos Aires tras su primera fundación Las causas de la creación de este virreinato, surgen de la necesidad de la metrópolis de defender sus posesiones al sur del continente de las ambiciones de otras potencias coloniales, como Inglaterra y Portugal. Al encontrarse toda esta zona bajo administración del Virreinato del Perú , el tráfico entre Lima y Buenos Aires era muy lento y hacia difícil organizar la defensa de Buenos Aires en caso de un eventual ataque. Mapa del Virreinato de la Plata. El territorio se dividió en intendencias y gobernaciones , de acuerdo a las nuevas leyes dictadas tras la Reforma Borbónica. Los aborígenes , al igual que en el resto de la América ocupada, fueron repartidos entre distintos grupos de terratenientes que con la excusa de la evangelización, los sometieron a todo tipo de trabajos forzados en condiciones de esclavitud.

  • La economía en este virreinato seguía el modelo extractivo-exportador , y al igual que el resto de virreinatos y la propia metrópolis, se mostró ajeno a la protoindustrialización surgida en el siglo XVIII y a su posterior evolución;

La ganadería , asentada principalmente en Buenos Aires constituyó una importante actividad económica, cuya relevancia se mantiene en la zona hasta hoy en día. La minería no ocupaba el lugar preferencial que poseía en el resto de virreinatos, la actividad minera en el Virreinato del Río de la Plata se limitaba a una serie de yacimientos explotados en la actual Bolivia, sin embargo, desde el puerto de Buenos Aires, se exportaban enormes cantidades de oro y plata llegadas, principalmente, del Alto Perú.

  1. El comercio , centrado en la exportación de ganado y derivados, cereales, oro y plata, estaba fuertemente regulado por la metrópolis, lo cual favoreció a la proliferación de actividades contrabandistas;

La actividad comercial estaba en manos de unos pocos españoles, los cuales a su vez, detentaban gran parte del poder político. Esclavo negro del siglo XVI. Los principales puestos políticos estaban ocupados por españoles , otros de menor importancia eran asignados a criollos de buena posición. Pero al margen del reparto del poder, se encontraban indios, negros y gauchos. Los aborígenes eran empleados en las minas y realizaban tareas en el campo, mientras que otros, continuaban resistiéndose a la dominación foránea y la combatían con las armas en noroeste del virreinato. El gaucho , fruto de Gaucho argentino. 1868 generaciones de mestizaje entre españoles, indios y criollos realizaba tareas rurales que requerían de gran destreza, lo cual, a lo largo del tiempo y gracias también a la leyenda que gira en torno a sus costumbres, cultura y modo de vida, hizo que ocupase un importante lugar en la formación de la identidad nacional de la Argentina que surgiría tras la independencia y la disolución del Virreinato del Río de la Plata. La América Portuguesa © Francisco Rubino. IES Juan de la Cierva de Vélez-Málaga Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hbitos de navegacin para mostrarle publicidad personalizada y realizar anlisis de uso de nuestro sitio. Si contina navegando consideramos que acepta su uso. OK Ms informacin

.

Adblock
detector