Como Saber Si Tengo Un Embargo Judicial En Argentina?

Como Saber Si Tengo Un Embargo Judicial En Argentina

¿Cómo saber si tengo un Embargo Judicial? – La única forma mejor es revisar el estado de tus juicios. Puedes encontrar esta información en tu oficina judicial virtual accediendo con tu clave única.

¿Cómo saber si una persona tiene un embargo?

Lo que se podría hacer es verificar en el registro crediticio si posee algún juicio y allí le va figurar el numero de expediente o si mantiene deuda con alguna entidad.

¿Cómo saber quién me embargo argentina?

Ingresá tu clave de identificación fiscal en la opción ‘El BCRA y vos / Consulta / Central de Deudores’ de nuestra web, ingresando la CUIT/CUIL, y de existir alguna deuda actual o histórica, podrás observar además el nombre de la entidad informante, el mes y el monto de la deuda.

¿Cuánto dura un embargo judicial en Argentina?

REGISTROS NACIONALES DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR Y DE CREDITOS PRENDARIOS Disposición 812/2002 Modifícase el Título I, Capítulo Xl del Digesto de Normas Técnico-Registrales, unificando el plazo de caducidad de todas las inhibiciones generales de bienes que se inscribieren ante los Registros Seccionales de todo el país o ante la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios.

Bs. As. , 6/12/2002 VISTO la Ley N 25. 677, y CONSIDERANDO: Que por ella se modificó el Régimen Jurídico del Automotor (t. Decreto N 1114/97 y sus modificatorias), estableciéndose un plazo de caducidad para la inscripción de las inhibiciones generales de bienes trabadas en el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor a cargo de esta Dirección Nacional.

Que, en consecuencia, corresponde adecuar lo establecido en el Digesto de Normas Técnico-Registrales, Título I, Capítulo XI, Sección 2a, artículo 2, a las previsiones de la Ley citada en VISTO, unificando el plazo de caducidad de todas las inhibiciones generales de bienes que se inscribieren ante los Registros Seccionales de todo el país o ante esta Dirección Nacional, contemplando asimismo la situación de las medidas ya registradas.

  • Que la presente medida se dicta en uso de las facultades conferidas por el artículo 2, incisos a) y c) del Decreto N 335/88;
  • Por ello, EL DIRECTOR NACIONAL DE LOS REGISTROS NACIONALES DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR Y DE CREDITOS PRENDARIOS DISPONE: Artículo 1 Modifícase el Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad del Automotor, Título I, Capítulo XI, en la forma que a continuación se indica: 1;

Sustitúyese en la Sección 2, el texto del artículo 2 por el siguiente: “Artículo 2. Vigencia y caducidad de las medidas cautelares: Los embargos tendrán una vigencia de TRES (3) años contados a partir de su toma de razón. Las inhibiciones generales de bienes tendrán una vigencia de CINCO (5) años contados a partir de su toma de razón.

Las anotaciones de litis y demás medidas cautelares tendrán la vigencia que fije en cada caso la ley local aplicable por el tribunal que ordenó la medida. Transcurridos los respectivos plazos de vigencia, las medidas anotadas que no hayan sido objeto de reinscripción caducarán automáticamente sin necesidad de petición expresa.

” 2. Sustitúyese en la Sección 4, el texto del último párrafo del artículo 2 por el siguiente: “Practicada la toma de razón, el Departamento Técnico Registral procederá a cargar los datos correspondientes a la medida en el Sistema Integrado de Anotaciones Personales, para su transmisión a los Registros Seccionales de la Propiedad del Automotor a través del Centro de Comunicaciones de Infoauto.

  1. Al momento de practicar la carga de datos antes aludida, el mencionado departamento hará constar en el Sistema la fecha de caducidad de la medida, aplicando para ello lo establecido en el artículo 2 de la Sección 2 de este Capítulo”;

Art. 2 El plazo de caducidad de las inhibiciones anotadas con anterioridad al 7 de diciembre de 2002, será el que surja de la ley local aplicable por el tribunal que ordenó la medida. Si ésta no estableciera plazo de caducidad o se tratara de inhibiciones dictadas en concursos o quiebras, el plazo de caducidad será el establecido por la Ley N 25.

677, que se contará a partir de esa fecha. Art. 3 La presente Disposición entrará en vigencia el 9 de diciembre de 2002. Art. 4 Regístrese, comuníquese, atento su carácter de interés general, dése para su publicación a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

Jorge Landau..

¿Cómo saber si tengo deudas con mi DNI Argentina?

¿Cómo saber si tengo deudas con mi DNI? – Entonces, ¿ cómo saber si tengo alguna deuda a mi nombre ? Se puede consultar a través de Internet, ingresando a https://usuariosfinancieros. gob. ar, con número de DNI, CUIT o CUIL de la persona física o jurídica que desea obtener información.

¿Cuándo caducan los embargos judiciales?

Entonces a la pregunta de cuándo prescribe un embargo la respuesta es que los embargos prescriben a los cuatro años de su fecha de anotación registral y que la cancelación de un embargo por caducidad puede evitarse solicitando la prórroga del embargo, pero para que esto sea así, la petición debe hacerse antes de que se.

¿Cuánto tiempo debe pasar para que caduque una deuda en Argentina?

Por Rodrigo Ezequiel Galván, para Justicia Colectiva 1. Introducción La presente nota está destinada a las y los consumidores que reciben intimaciones por deudas o bien que, conscientes de una deuda, quieren regularizar su situación. Como primera cuestión, es importante abandonar los prejuicios sobre ser “moroso/a” y las concepciones moralistas respecto del endeudamiento de las y los consumidores.

  • En este aspecto, se destaca el doble estándar de la sociedad y muchos de sus actores que condenan a la persona que adeuda cuotas de un crédito o de la financiación de un consumo, pero toleran que el sector empresario incumpla obligaciones fiscales, laborales y de reparación de las y los mismos consumidores que condena moralmente;

La existencia de una obligación en mora (a lo que llamamos “deuda”) no nos convierte en malas personas y nunca puede implicar una pérdida de derechos, especialmente del derecho a recibir un trato digno. Lo único que significa es que somos deudores de una obligación, respecto de la cual nuestro acreedor puede concurrir ante un juez o jueza para conseguir su cobro coactivo, con los límites que le impone la Ley.

  • En consecuencia, muchas veces recibimos intimaciones reclamando el pago de una deuda, generalmente bajo la figura de un “estudio jurídico” a efectos de proteger un actuar ilegal y antijurídico de la Ley de Defensa del Consumidor (24;

240) y demás normas que protegen a las y los consumidores. Estas comunicaciones se las denomina “extrajudiciales” debido a que no corresponden a un proceso judicial iniciado en nuestra contra. Lo que debe saberse cuando intentan darle apariencia de judiciales (como demanda, embargo o “aviso” de una embargo a suceder”), además que esta práctica es ilegal, es que en un juicio:

  1. a) Existe un Juzgado (ej. ” Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 1 de La Plata, Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires “, “J uzgado Nacional en lo Comercial Nº 23, Poder Judicial de la Nación “), a cargo de un juez o jueza que decide sobre su causa.
  2. b) Existe un número de causa (que corresponde al número que le asigna el Poder Judicial y no a datos vinculados a su persona ” LP-1402-2020, COM 0145/2021, 22367, otros “) y carátula (ej. ” Banco Falso S. c/ PEREZ persona inventada s/ cobro ejecutivo “).
  3. c) En muchas jurisdicciones usted puede consultar la causa por internet para saber su veracidad y/o bien puede acercarse al Juzgado y ser atendido por el personal del mismo.
  4. d) Los papeles judiciales (” cédulas “, ” mandamientos ” y otros) tiene sello del Juzgado, la firma del juez, Jueza u otro personal del Juzgado, y contienen estos datos.

Con estos elementos se simplifica el poder detectar cuando nos encontramos ante un juicio y cuando estamos ante una simulación ilegal. En este aspecto, la Ley de Defensa del Consumidor 24. 240 establece: ” ARTICULO 8º bis: Trato digno. Prácticas abusivas. Los proveedores deberán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios. Deberán abstenerse de desplegar conductas que coloquen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorias.

No podrán ejercer sobre los consumidores extranjeros diferenciación alguna sobre precios, calidades técnicas o comerciales o cualquier otro aspecto relevante sobre los bienes y servicios que comercialice.

Cualquier excepción a lo señalado deberá ser autorizada por la autoridad de aplicación en razones de interés general debidamente fundadas. En los reclamos extrajudiciales de deudas, deberán abstenerse de utilizar cualquier medio que le otorgue la apariencia de reclamo judicial.

  • Tales conductas, además de las sanciones previstas en la presente ley, podrán ser pasibles de la multa civil establecida en el artículo 52 bis de la presente norma, sin perjuicio de otros resarcimientos que correspondieren al consumidor, siendo ambas penalidades extensivas solidariamente a quien actuare en nombre del proveedor;

” Como puede observar, este artículo protege a las y los consumidores de estas prácticas ilegales. Sin embargo, también es cierto que el cumplimiento de esta disposición no es la óptima, razón que torna necesaria una reforma que permita la efectiva protección de las y los consumidores, (ej.

  1. Proyecto 3040-D-2020 o Proyecto de Código de Protección de las y los Consumidores y Usuarios de la Nación ), así como un mayor compromiso de las autoridades administrativas y judiciales encargadas de proteger a las y los consumidores;

Por estos motivos, en la presente nota difundimos los derechos y mecanismos de protección con los que cuenta una o un consumidor en estas situaciones, así como las conclusiones a partir de otras experiencias. Cuando se recibe una llamada, correo electrónico, carta, sms, mensaje de whatsapp u otra aplicación y demás comunicaciones intimando al pago de una deuda, propia o de un tercero, se lo conoce como intimación “extrajudicial”.

  • La palabra “extrajudicial” significa precisamente que no corresponde a un juicio en el que se reclame la deuda;
  • Asimismo, como se expresó en la introducción, darle apariencia de reclamo judicial a estas comunicaciones es una práctica ilegal (art;

8 bis Ley 24. 240). En consecuencia, estas intimaciones no judiciales, salvo que sean por carta documento, carecen de todo valor como intimación a su persona. Otra cosa a tener presente es que si bien se presentan como “estudio jurídico”, en muchas ocasiones nos encontramos frente a empresas de cobranza que usan este título para intentar escapar de la Ley de Defensa del Consumidor y/o generar coacción en la persona ante el miedo a un juicio.

Consejo práctico: En estos casos que dicen ser estudios jurídicos usted puede consultar el profesional a cargo del Estudio (nombre completo, matrícula profesional, colegio en el cual está inscripto como abogado/a, la dirección del estudio y el número de teléfono).

Con estos datos usted puede saber si está ante un estudio jurídico y eventualmente acercarse al colegio profesional a consultar y/o denunciar en caso de recibir malos tratos u otra afectación a su persona. En estos casos se nos pueden presentar diferentes situaciones: Situación 1: Nos llega una comunicación con una aviso de deuda (ej.

  1. ” Nos comunicamos con usted por una deuda pendiente;
  2. Comuníquese para evitar acciones judiciales “) que puede contener o no algún dato nuestro (nombre, Nº de documento, dirección) con un contacto para que nos comuniquemos y/o paguemos;

En estos casos muchas personas proceden recordar todos los contratos y relaciones jurídicas que tuvieron para asignarle identidad a esa “deuda” (ej. ” recuerdo que…  en 2012… yo di de baja el cable… la tarjeta…. tuve un problema con… etc… “). Esta conducta impersonal e indefinida tiene por objeto que usted se contacte (asustado/a), en una situación de desconocimiento y vulnerabilidad.

  • Consejo práctico: A estos mensajes lo óptimo es ignorarlos / bloquearlos;
  • En caso que desee conectarse, no brinde datos personales;
  • En muchos casos el contacto es continuado de un acoso más intenso y sistemático debido a que la empresa lo identifica como un posible éxito (persona que pueden coaccionar a un pago) y ya no como un mero mensaje “a la pesca”;
See also:  Quién Es El Rey De Copas En Argentina?

Situación 2: Nos llega una comunicación con un aviso de deuda que identifica datos de la deuda (ej. ” Nos comunicamos con usted por una deuda con Banco Falso S. “). En estos casos, la situación es similar a la anterior, pero en caso de querer contactarnos, nos podemos comunicar directamente con la empresa “dueña” de la deuda, así como aprovechar las Oficinas de Defensa del Consumidor u otras instancias administrativas (como se explica en el Punto 3).

Situación 3: Nos llega una comunicación con datos personales nuestros (ej. ” Juan Ficto, DNI 12. 345. 678, domicilio en calle Falsa 123, nos comunicamos por usted por una deuda, comuníquese para evitar acciones judiciales “).

En estos casos, que aplica lo expresado en las situaciones 1) y 2), es importante tener presente que estas empresas compran bases de datos (información) de consumidores/as de otras empresas, así como de deudas  (ej. ” Juan Ficto, DNI 12. 345. 678, domicilio en calle Falsa 123, no abonó a SuperCable $1.

  • 150 de la cuota del pack Fútbol de febrero 2014 “);
  • En ocasiones, también se compran deudas que se consideran “incobrables”, es decir, que no justifican su cobro judicial (ej;
  • están prescriptas, carecen de respaldo documental, tienen cláusulas y/o intereses abusivos, su escaso monto no justifica un juicio, deberían identificar a la persona, entre otros motivos);

Consejo práctico: En estos casos lo principal es no preocuparse o considerar como cierta la intimación por contener datos nuestros. Puede ser una empresa “a la pesca” de alguna de estas situaciones descritas, o incluso de que pague una deuda cierta pero ajena.

Cuando referimos “deuda cierta pero ajena”, son casos donde estas empresas de cobranzas conocen la existencia de la deuda y le reclaman el pago. Sin embargo, como no son “dueñas” de la deuda, su pago no cancela la deuda real.

Asimismo, tampoco obsta a que nos llamen en un par de meses con la misma estafa (ej. “Nos comunicamos con usted de SuperCobrosFalsos S. para que abone a este link la deuda que tiene con Banco Inventado S. , cancele con el 50% solo por hoy! “). Situación 4: Nos llega una comunicación de personal de la empresa o de un estudio jurídico externo real (nos brinda los detalles del estudio jurídico y demás información (ej.

  1. ” Nos comunicamos con usted del sector de legales de Banco Falso S;
  2. … del Estudio Jurídico Serio & Asociados… por la deuda con el crédito prendario 123, que sacó el 01/01/2014, que dejó de pagar en 02/02/2015, la liquidación es de $123;

456,78, etc… “). En estos casos “legítimos”, que nos acreditan la deuda, el detalle de la deuda, la titularidad (ser “dueños” de la deuda o “apoderados” / representantes del acreedor) es importante que sepa que no está obligado a pagar. Sin embargo, también existe el riesgo que inicien el proceso judicial para obtener el cobro.

Consejo práctico 1: En estas situaciones donde nos comunicamos con la empresa y nos confirma la veracidad de la comunicación, sabemos que la deuda es real, sabemos que quien la reclama es dueño de la deuda, y querés pagar o negociar una forma de pago, la instancia de Oficinas de Defensa del Consumidor nos brinda un espacio para negociar en mejores condiciones (como se explica en el Punto 3).

Consejo práctico 2: En caso de no querer pagar, esta instancia puede ser aprovechada en casos que molesten estas comunicaciones, o incluso como mecanismo de protección. Este procedimiento va a permitir un cierto control de la legalidad de la deuda y el contrato, así como acreditar la relación de consumo y domicilio ante un eventual futuro juicio (art.

  • 36 Ley 24;
  • 240 de Defensa del Consumidor);
  • Situación 5: Nos llega una comunicación que informa de un futuro embargo o tiene forma de “papel judicial “(ej;
  • ” Nos comunicamos con usted porque el viernes irá el oficial de justicia a embargar su domicilio;

Comuníquese al 11-2233-4455 para evitarlo. “). En estos casos, además de estar frente a una conducta ilegal (art. 8 bis Ley 24. 240 de Defensa del Consumidor) y de un delito, lo importante es no desesperarse. Más arriba brindamos consejos respecto de cómo identificar posibles fraudes, sin embargo, es importante que concurra a un abogado/a o incluso al mismo Juzgado para obtener asesoramiento sobre la veracidad y cómo proceder.

Consejo práctico 1: En estos casos concurra a alguna instancia de asesoramiento jurídico rápido debido a que, de ser cierto, usted cuenta con plazos muy cortos (generalmente 5 días hábiles) para presentarse en el juicio a defenderse.

Consejo práctico 2: En estos casos que existe el supuesto “juicio” el acreedor no puede darle órdenes al juez o jueza. Por este motivo, buscar patrocinio letrado (abogado/a) también le permite contar con el debido asesoramiento para la negociación e incluso reducir costos por liquidaciones infladas, honorarios inflados, intereses usuarios, etc.

Estas son las situaciones que acontecen a grandes rasgos y esta nota brinda información para empoderar a las y los consumidores ante estas situaciones. Sin embargo, son ejemplos y generalidades, por lo cual no implica un asesoramiento ni lo reemplaza.

Lo mejor es siempre buscar asesoramiento para su caso en particular (abogado/a, asociaciones de defensa de las y los consumidores, defensoría del pueblo, OMIC o las Oficinas de Defensa de las y los Consumidores de su zona, etc. Por último, en los casos de acoso sistemático, por llamadas y/o mensajes, debemos anticipar que muchas veces las autoridades estatales son ineficientes para cortarlos.

  1. Sea por el carácter anónimo de estas comunicaciones, por la dificultad de prueba, como por la falta de recursos y/o de voluntad de las y los funcionarios a cargo de estos espacios, es una problemática que requiere una solución más allá de los mecanismos actualmente disponibles;

Tanto en los casos que una persona recibe intimaciones por una deuda, como en los casos que sabe que tiene una deuda y desea regularizar su situación (aun cuando no haya recibido intimación alguna), la mejor alternativa es concurrir a las Oficinas de Defensa del Consumidor de su domicilio, así como a otros organismos que también ocupan esta función (ej.

Defensoría del Pueblo). Consejo práctico: Es importante que usted no haga una presentación donde manifieste que ” quiere pagar “, sino que la presentación debe estar destinada a que le brinden información sobre su deuda.

Ej: Casillero de pretensión/reclamo: “Q ue me informen las deudas que tengo con el denunciado, que le haya transmitido a un tercero y quien, el monto, que justifique la titularidad, liquidación detallada, y acompañe copia del contrato y demás documentación que acredite estos extremos “.

Esta forma de plantear el problema responde a dos motivos: El primero es que usted tiene derecho (y debe saber) antes de pagar, si debe, cuánto debe, qué debe, el detalle, que quien le quiere cobrar es efectivamente el dueño de la deuda, así como los demás aspectos relevantes.

El segundo motivo, es que encontrándose en una posición de por sí desigual con el acreedor, pierde aún más poder de negociación y predispone a las y los funcionarios administrativos a ser intermediarios de un pago, descuidando el control que deben ejercer.

De modo independiente a que como consumidor/a sea deudor/a, usted tiene derecho a que le suministren esta información de modo adecuado, veraz, gratuito y completo (artículo 42 de la Constitución Nacional, artículos 4 y 8 bis de la Ley de Defensa del Consumidor 24.

240). Consejo práctico: En el reclamo, aun cuando lo llamen desde un estudio jurídico, empresa de cobranza o quien dice ser titular de la deuda, es importante que también dirija el reclamo contra la empresa con la que contrajo la deuda original. En muchas ocasiones quienes dicen ser titulares de la deuda son meras empresas de cobranzas, sumado a que no se presentan y/o desarrollan prácticas para ocultar su participación y accionar.

En esta instancia lo primero es controlar la existencia de la deuda, quién es el titular, cómo se compone, que la deuda no esté prescripta (no se la pueden exigir) y demás datos. Asimismo, si bien es difícil lograr que estas instancias brinden respuestas ante llamados telefónicos sistemáticos, mensajes de texto y/o whatsapp, mail, etc.

, el reclamo que cita a la empresa principal (ej. Banco) suele tener como consecuencia un freno de este acoso. Sin perjuicio de las dificultades de lograr una respuesta favorable de estas instancias. Con todos estos elementos, además de la obligación de la autoridad interviniente de controlarlos y proceder cuando se detecten irregularidades y/o incumplimientos, en los casos que resulten debidamente acreditados TODOS estos elementos, esta instancia brinda ventajas para negociar el pago de su deuda (si desea hacerlo).

Es importante aclarar que el acreedor no está obligado a hacer su propuesta, ni usted aceptar la que formule el acreedor. El derecho del acreedor sólo comprende el  concurrir a un juez o jueza para obtener su cobro dentro de los límites de la Ley y el control de la o el magistrado interviniente.

Asimismo, nada impide formular contrapropuestas (es una negociación y a usted le tiene que convencer y servir). Los acuerdos pueden implicar una quita (pagar menos sin que le puedan reclamar esa diferencia), ser en un pago o en cuotas, y no tiene limitaciones siempre que se acrediten todos los extremos citados (deuda, monto, composición, titularidad, exigibilidad, que no está prescripta, etc. Se aconseja esta instancia administrativa como un espacio de negociación porque:

  1. a) Queda constancia del acuerdo, los pagos, libre de deuda y demás aspectos en un expediente ante un funcionario público, evitando nuevos reclamos por una deuda arreglada.
  2. b) El funcionario tiene la obligación de controlar el acuerdo (legalidad) y asesorarnos. No es un árbitro imparcial, sino que su función es asegurar la protección de la o el consumidor involucrado.
  3. c) La existencia de control del Estado favorece una actitud más conciliadora y beneficiosa por parte de las empresas.
  4. d) Los procedimientos administrativos no generan honorarios a su cargo, salvo que concurra con patrocinio letrado propio (respecto de dicho/a profesional).

Por último, hasta la ejecución de la deuda por un proceso judicial usted no tiene la obligación (coacción) de firmar, aceptar o pagar ante estos reclamos, e incluso en un juicio podemos defendernos y tampoco nos van a poder cobrar lo que quieran. Si puede existir un embargo (porcentaje) o bienes como consecuencia del inicio del juicio (que debe ser autorizado por el juez o jueza). En consecuencia, siempre es muy importante presentarse en los juicios para defenderse y controlar lo que reclaman. Cuando hablamos de “prescripción” o de deudas “prescriptas”, nos referimos a deudas que NO estamos obligados a pagar porque se tardaron mucho en cobrarlas.

  1. ) y no impliquen un empeoramiento de su situación o renuncia de derechos;
  2. Básicamente, el derecho de una persona a no estar toda la vida atenta a que su acreedor quiera cobrarse;
  3. Es importante tener presente que NO estamos obligados a pagarla, pero pueden reclamar la misma de forma extrajudicial o judicial;

En caso que paguemos, este pago es válido y no podremos recuperar este dinero. Asimismo, en caso de juicio, tenemos que presentarnos para oponer esta prescripción. En caso de comunicaciones por deudas prescriptas, la instancia administrativa (Punto 3) es una herramienta en caso que insistan en el reclamo, o bien que nos condicionen la posibilidad de contratar por esta causa (ej. Lo importante a tener presente es:

  1. a) El plazo de prescripción comienza a correr desde que entró en mora (vencimiento impago).
  2. b) El inicio del juicio “congela” el transcurso de este plazo (si se cumplió antes la deuda está prescripta, sino tendrá que esperar a la suerte del juicio).
  3. c) La intimación por carta documento suspende el transcurso de este plazo por 6 meses (art. 541 Cód. Civ. y Com. )
  4. d) La deuda de tarjeta de crédito prescribe a los 3 años (Ley 25. 065)
  5. e) La deuda de prestaciones periódicas (ej. servicios públicos, cable, teléfono, y todo lo que sean cuotas de un año o menores, salvo créditos) prescribe a los 2 años (art. 2562 Cód. Civ. y Com).
  6. f) Los créditos prescriben a los 5 años (art. 2560 Cód. Civ. y Com.
  7. g) Las cláusulas de los contratos que modifican estos plazos son nulas y abusivas, es decir, que se tienen por no escritas (art. 37 Ley 24. 240 De Defensa del Consumidor).
See also:  Que Importa Argentina De Rusia?

Consejo práctico: Estos tips son para que tenga conocimiento de que significa la prescripción, cuál es el plazo, cómo se calcula y que debe tener presente. Sin embargo, siempre es mejor buscar asesoramiento jurídico que podrá brindarnos una respuesta más exacta y acorde a nuestro caso particular. Esta nota la escribimos con la intención de brindar un conocimiento mínimo a las y los consumidores que se encuentran en esta situación de deudores/as, especialmente cuando son objeto de las prácticas de cobro.

  1. ” No te damos internet hasta que pagues tu  deuda de 2008 “) como forma coactiva para obtener el pago;
  2. Tener conocimiento y herramientas permite empoderar a la persona;
  3. Sin embargo, conscientes de nuestra situación y derechos, es importante concurrir a instancias donde puedan asesorarnos y escoger la mejor respuesta a nuestra situación particular;

Por ser deudores/as no perdemos derechos frente a las empresas proveedoras, ni podemos ser objeto de tratos indignos o degradantes. Asimismo, tener una deuda no puede ser causa de un perjuicio en nuestra salud mental y familiar, sin perjuicio que tengamos presente el problema y actuemos en favor de resolverlo.

  • Si bien esta nota intenta agotar este tema en la instancia extrajudicial, también tenemos otras posibilidades de defensa y negociación en un juicio (siendo vital que concurra rápido a una o un abogado cuando recibe una ” demanda, cédula o mandamiento ” para poder defenderse);

E incluso cuando nuestra situación financiera colapsa, encontramos posibilidades de recuperarnos por medio de una “quiebra” o procesos ad-hoc para situaciones de sobreendeudamiento. Finalmente, esta nota no es una invitación al accionar irreflexivo o un festejo de las deudas de las y los consumidores.

¿Cuándo caduca una deuda en Argentina 2022?

En este sentido, la prescripción liberatoria de deudas en nuestro país tiene como regla general los dos años, excepto que esté previsto uno diferente en la legislación local.

¿Por qué cantidad de dinero me pueden embargar?

¿Por cuánto dinero te pueden embargar en México? – Según abogados consultados, la cantidad por la que es efectivo el embargo es solamente por el monto del adeudo, incluidos intereses que se han acumulado hasta el día que se dio inicio con la demanda.

En la mayoría de los casos, para que valga la pena el juicio, los acreedores buscan que el juez obligue a pagar también los gastos generados durante todo el proceso legal a los deudores, lo cual pocas veces sucede.

Si tienes dudas de cuánto es lo que debes exactamente o crees que el acreedor te está cobrando un monto más elevado del real, una buena opción es que solicites a Buró de Crédito o Círculo de Crédito tu reporte de crédito especial, el cual es básicamente el estatus de tu historial y en él encontrarás tanto el monto exacto de tu deuda así como las entidades. Como Saber Si Tengo Un Embargo Judicial En Argentina.

¿Que te pueden embargar por una deuda argentina?

Por Ramiro René Rech. (Abogado) El embargo es una medida que afecta a una parte determinada del patrimonio o del ingreso de una persona por un monto también determinado, y que deja a salvo el resto del patrimonio o ingresos. Por ejemplo, se puede embargar una propiedad, un vehículo, una cuenta bancaria, un sueldo, alquileres, algunos muebles, un fondo de comercio, derechos a cobrar en un juicio, derechos hereditarios, marcas, patentes, etc. La inhibición, cuyo nombre completo es “Inhibición General de Bienes”, le impide a la persona vender o gravar sus bienes (“gravar” aquí sería hipotecar una propiedad o prendar un auto).

Empezando por las cosas que tienen común, tanto el embargo como la inhibición son decisiones que toma un juez a pedido de un acreedor, lo que significa que cuando alguien está inhibido o tiene algo embargado, necesariamente tiene un juicio en su contra.

Otra cosa en común, extremadamente importante: tanto el embargo como la inhibición se ordenan sin avisarle antes a la otra parte. Esto es absolutamente lógico y razonable, ya que si se tuviera que avisarle al deudor antes de embargarlo o inhibirlo, se le estaría dando tiempo para que se insolvente y frustre el derecho del acreedor.

Esto también explica por qué la gente suele enterarse “de casualidad” que tiene alguna propiedad embargada o que está inhibida (cuando van a pedir un préstamo o tarjeta de crédito, salirle de garantía a alguien, transferir el auto, etc.

En estos casos las personas generalmente se enojan mucho y empiezan a sospechar sobre el sistema o la otra parte o el abogado o el juez (o todos juntos) porque no estaban enteradas. Lo cierto es que no hay nada de que sospechar y es correcto que no le avisen antes por la razón que ya explicamos, aunque la ley exige al acreedor que le avise al deudor después de haber inscripto el embargo o inhibición, lo que lamentablemente muchas veces no se cumple, a lo que hay que sumarle que muchas veces se informa a un domicilio viejo y la gente no se entera.

Tanto el embargo como la inhibición tienen una duración de cinco años (en el caso específico de los embargos de autos es de tres años), pero antes del vencimiento, el acreedor puede pedir su renovación todas las veces que quiera (por esa razón hay mucha gente inhibida hace más de veinte años).

Vamos ahora a las cosas que diferencian, y mucho, las dos medidas. El embargo, como dije antes, es por un monto determinado y sobre una parte determinada, sin afectar otras partes del patrimonio del deudor y sin impedirle vender. Por eso si a una persona le embargan una propiedad puede venderla libremente, ya que el comprador se hace cargo del embargo, con lo cual el acreedor no se ve perjudicado.

  1. Con más razón puede vender otra propiedad o un auto o un negocio o lo que sea;
  2. Mientras el embargo está vigente, el deudor puede seguir usando libremente la propiedad o la cosa que sea, pero no puede hacer ningún acto jurídico o físico que disminuya su valor (por ejemplo, no puede demoler una parte de la propiedad de manera tal que se reduzca su valor –un acto físico- ni puede alquilarla por un período exagerado de manera que disminuya su valor ante un eventual remate –un acto jurídico-);

Como pueden ver, no se “embargan personas” , sino que el embargo es sobre “bienes” determinados. Muy por el contrario, la inhibición se dicta respecto a las personas. Por eso, al revés que con el embargo, “se inhiben personas” y no se inhiben bienes. Por ello no se inhibe una casa o un auto, sino que se inhibe a su titular.

Lógicamente, la medida es más dura, ya que afecta todo el patrimonio del deudor, y no sólo una parte como en el embargo. Por ello aunque alguien sea inhibido por una suma chica, no puede vender ninguno de sus bienes registrables (son registrables los que deben, justamente, “registrarse” en un registro –valga el juego de palabras-, como las propiedades inmuebles, los vehículos, las marcas y patentes, etc.

) aunque sí puede vender sus bienes no registrables (muebles, artículos electrónicos, objetos de valor, obras de arte, etc. ) Vale aclarar acá que no se puede de vender o transmitir derechos, como los derechos a una herencia, los derechos a una indemnización judicial o los derechos que surgen de un boleto de compraventa, ya que aunque no son registrables, la Justicia ha entendido que por su importancia económica no pueden ser transferidos por alguien que está inhibido.

  • Lamentablemente, existe en la actualidad un abuso de la inhibición, ya que nuestra ley la permite solamente en casos en que el acreedor demuestra que el deudor no tiene bienes o los que tiene son insuficientes, aunque en la práctica se suele pedir de entrada y se concede en forma casi automática;

Personalmente podría entender esa postura en casos en que el acreedor es un particular, ya que exigirle que investigue el patrimonio del deudor puede ser engorroso y relativamente caro, pero creo que debe tomarse una postura distinta respecto a acreedores de reconocida solvencia económica.

Concretamente, creo que a los bancos, tarjetas de crédito, fideicomisos y empresas de cobranzas, entre otros, se les debería exigir ni más ni menos que lo que pida la ley, es decir, que demuestren que investigaron el patrimonio del deudor y recién en el caso en que sea inexistente o insuficiente, se ordene la inhibición.

Párrafo aparte merece el Estado, y en particular la AFIP, que pide inhibiciones directamente y en forma arbitraria, causando muchísimos perjuicios absolutamente innecesarios. Dicho organismo no sólo tiene recursos económicos de sobra, sino que nadie está en mejor posición para conocer el patrimonio del deudor, a pesar de lo cual se inhibe a muchas gente con patrimonio suficiente para responder por la deuda que origina la inhibición.

  • Otro tema muy importante en esta cuestión: todos los embargos tienen siempre prioridad sobre todas las inhibiciones, sin importar la fecha de la deuda o de la inhibición;
  • Por eso, por ejemplo, si a una persona lo inhibe un acreedor por una deuda del año 2007, y hoy le embarga una propiedad un acreedor por una deuda del 2009, cuando se remate la propiedad cobrará primero el acreedor del 2009 el capital más el interés más los gastos del juicio, y recién después entra el acreedor que inhibió sobre el saldo que quede;

Esto último es muy poco conocido y tiene importancia, por poner sólo un ejemplo cotidiano, cuando se rechaza de plano una garantía para un alquiler porque el garante está inhibido. Esto es un error, ya que si la inhibición es, por ejemplo, de la AFIP o de alguna empresa que en general no embarga, la garantía es perfectamente válida (más aún si la deuda que origina la inhibición es por un monto bajo, lo cual es bastante frecuente) Para ir terminando, ni el embargo ni la inhibición tienen absolutamente nada que ver con la información que sale en el Veraz o en cualquier otra empresa privada.

  1. Esos son informes comerciales (muchas veces inexactos) que simplemente recogen información y la comercializan, pero nada más;
  2. Si alguien “está en el Veraz” no significa que no pueda vender, hipotecar o hacer  lo que quiera;

De hecho hay mucha gente que “sale en el Veraz” y no tiene ninguna inhibición ni embargo, al igual que a la inversa, gente inhibida o con embargo pero con el “Veraz limpio”. Fuente: http://ramirorech. wordpress. com/2010/03/26/algunas-cuestiones-sobre-el-embargo-la-inhibicion-el-veraz-y-demas-yerbas%E2%80%A6.

¿Qué es lo primero que te embargan?

Una de las situaciones más desagradables que se pueden vivir en la actualidad es tener que afrontar un embargo. Al agobio de no poder pagar las deudas, se suma la angustia de ver cómo te pueden quitar algo que ya posees. Pero, ¿por dónde empiezan a embargar?. Lo primero es el dinero efectivo o las cuentas bancarias que posea la persona que sufre el embargo. Después siguen por los diversos activos financieros que pueda poseer, como las letras de cambio, acciones, fondos de inversión, títulos del Tesoro….

  1. A continuación se fijan en las joyas y objetos de arte con valor, para continuar con las rentas en dinero, independientemente de su origen, una subvención, el alquiler de una vivienda… ellos embargan cualquier entrada de dinero, excepto el salario, que será más adelante;
See also:  Quien Va A Ganar Argentina O Brasil?

Si con eso no han conseguido saldar la deuda, el siguiente paso se encauza hacia los bienes muebles, es decir, un coche, un caballo, una motocicleta… Y a continuación, los bienes inmuebles como pisos, viviendas, fincas, etc… El último paso es el salario, pensiones o ingresos de actividades profesionales, pero aquí sólo pueden embargar una parte en base a una tabla.

Los primeros 641,40 euros no son embargables y a partir de ahí, por cada segundo tramo idéntico, es decir, de 641,40 euros, pueden embargar un 30%, es decir, 192,42 euros; en el tercer tramo un 50%, o 320,75 euros, y así sucesivamente hasta llegar al sexto tramo, a partir del que pueden embargar el 90%.

A pesar de estar embargado, independientemente de la cantidad que deba pagar, debe recordar que hay algunos gastos que son obligatorios si no quiere aumentar su deuda. Por ejemplo, debe seguir pagando el seguro de su coche o dejar de utilizarlo, pues la sanción por carecer de él es de 3.

  1. 000 euros y si sufre un accidente debe responder con su patrimonio;
  2. Las multas, los impuestos como el IBI o de Vehículos de Tracción Mecánica, pueden acumular importantes recargos si no se saldan en plazo;

Las cuotas de la comunidad también son de pago obligatorio, mientras que la luz, el teléfono o el gas, son suministros que en caso de no pagar, acumulan intereses de demora e incluso pueden ser cortados..

¿Qué hacer ante una amenaza de embargo?

Si eres víctima de este tipo de delitos puedes denunciarlos ante la Condusef o ante el Registro de Despachos de Cobranza (REDECO) que además de llevar el registro, permite a los usuarios presentar una queja sobre malas prácticas de cobro, las cuales se clasifican en 21 causas de reclamación y 4 están tipificadas como.

¿Qué delito es no pagar una deuda?

¿En qué caso sí existe delito? – La falta de pago es delito penal cuando se asocia a un “delito patrimonial”, es decir, cuando hay dolo o culpa de la persona, entre otros elementos. Son ejemplos típicos la emisión de cheques ligados a una cuentas bancarias canceladas o inexistentes, o bien los casos de fraude; cuando se nota claramente que nunca hubo intención de pagar la deuda.

Como indica el artículo 386 del Código Penal Federal : comete el delito de fraude quien engañando a uno o aprovechándose del error en que éste se halla, se hace ilícitamente de alguna cosa o alcanza un lucro indebido.

En ese caso se excluye a los deudores o pagadores que firman un pagaré y eventualmente no tienen dinero disponible para liquidarlo. En tal caso tampoco hay delito penal a imputar, pues la principal razón para aplicar un castigo penal como la cárcel es que se compruebe el dolo, la mala intención o la intención evidente de no querer pagar.

Si algún banco o despacho de cobranza está usando a amenaza de prisión, acude a la CONDUSEF para realizar tu queja, o bien hazlo de manera electrónica. Conoce tus derechos para defenderte de cobradores sin escrúpulos.

Si quieres liquidar tus deudas, busca transferir tu deuda a una tarjeta de crédito con mejores intereses, así podrás renegociar tu deuda de acuerdo a tus posibilidades..

¿Qué pasa si tengo una deuda de más de 5 años?

EL TIEMPO y la Universidad Libre se aliaron para brindarles a los usuarios asesoría legal con los expertos de la facultad de Derecho. En este Consultorio Jurídico resolveremos algunas dudas sobre cuáles son los términos para que las deudas u obligaciones prescriban y otros temas relacionados.

Al final del artículo encontrará el formulario donde puede dejar su pregunta sobre este o cualquier otro tema legal. ¿En cuánto tiempo prescribe una deuda por tarjeta de crédito? Prescriben tras pasar tres años y la acción ejecutiva, a los cinco años de vencido el plazo para pagar dicha deuda, de tal forma que si la deuda pasa los tres años, podría estar prescrita y en caso de que tenga más de cinco años será jurídicamente imposible que puedan embargar sus bienes.

Estas son las respuestas a las preguntas semanales   ¿Cuánto tiempo prescribe el cobro de una obligación que no está en proceso de embargo? Una deuda podrá llamarse deuda solo si está respaldada por un documento o título valor que preste mérito ejecutivo, pues si no existe, jurídicamente esa deuda no existe, y lo que no existe no puede prescribir.

Partiendo del hecho de que una deuda se puede cobrar jurídicamente en la medida en que exista un título valor que la respalde, o un contrato que preste mérito ejecutivo, la prescripción de la deuda está sujeta a la prescripción de dicho título valor o de dicho contrato.

Una deuda u obligación puede estar respaldada por uno de los siguientes documentos. Cuando lo que se tiene es un título valor como una letra de cambio, para cobrarla judicialmente se recurre a la acción cambiaria, y esta prescribe en los términos del artículo 789 del código de comercio: “La acción cambiaria directa prescribe en tres años a partir del día del vencimiento”.

Es decir que si nuestra deuda está respaldada por un título valor, prescribirá a los tres años, así que no es mucho tiempo el que se tiene para actuar. Las deudas que están respaldadas por un contrato, una conciliación, etc.

se cobran judicialmente mediante una acción ejecutiva o proceso ejecutivo, y su prescripción está regulada por el artículo 2536 del Código Civil: “La acción ejecutiva se prescribe por cinco (5) años. Y la ordinaria por diez (10). La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de cinco (5) años, y convertida en ordinaria durará solamente otros cinco (5).

  1. Una vez interrumpida o renunciada una prescripción, comenzará a contarse nuevamente el respectivo término”;
  2. En este caso, la deuda prescribe a los 5 años de haberse vencido el plazo para pagarla o para cumplir con la obligación;

Tuve una moto y nunca cancelé matrícula. Hoy está desbaratada en mi casa desde el 2012, y a partir de este año me están cobrando semaforización desde el 2005. ¿Puedo solicitar prescripción de esta deuda? Si no existe un cobro coactivo o ejecutivo en su contra, el impuesto de vehículos, como cualquier otro impuesto,  prescribe con el paso del tiempo, y dicho término de prescripción es de 5 años.

El impuesto de vehículos es un impuesto territorial, pero a pesar de ello se aplican las disposiciones normativas del estatuto tributario nacional, de manera que la prescripción del impuesto de vehículos es la misma que en los impuestos gestionados por la Dian.

Otros temas legales de su interés  Desde 2001 tengo dos obligaciones con operador Ola, hoy Tigo. ¿Qué debo hacer para que me bajen de las centrales por prescripción? Ya pasaron 18 años, fui a Datacrédito y me dicen que debo pagar. El término de caducidad del dato financiero negativo, tratándose de la extinción de la obligación por cualquier modo diferente al pago (incluyendo la prescripción liberatoria), es de cuatro años contados a partir del momento de ocurrencia del fenómeno extintivo.

Debe elevar solicitud a la Central de Riesgo para pedir, por escrito, la terminación del término de permanencia. Tuve un accidente laboral en el 2015 y no me tenían afiliado a ninguna ARL y nunca me hicieron valoración de pérdida de capacidad laboral ya que la empresa corrió con los gastos iniciales.

¿Este accidente sí prescribe?  Frente al accidente de trabajo se debe entrar a considerar si se generaron secuelas que impliquen una calificación de pérdida de capacidad laboral. Se le aconseja al consultante que efectúe los trámites y procedimientos por parte de la EPS y que el médico tratante lo remita al médico de medicina laboral, para que este proceda a la calificación del origen de las secuelas y si la mismas son de origen laboral.

  • Posterior a ello,  puede citar al empleador ante el Ministerio del Trabajo (Inspector del Trabajo) y que sea este el que ordene la calificación de pérdida de capacidad laboral ante la Junta Regional de Calificación de Invalidez, para considerar el grado de discapacidad y pago de indemnización o pensión si a ello hay lugar;

O debe iniciarse una demanda laboral. Sin calificación de pérdida de capacidad laboral no puede considerar la prescripción de ningún beneficio económico derivado del accidente de trabajo..

¿Cuántos años tienen que pasar para salir del Veraz?

Según lo estipulado en el artículo 2562 del Código Civil y Comercial de la Nación, una deuda entre consumidores y usuarios caduca a los dos años. Pasado este plazo, toda acción legal que busque realizar el acreedor carece de efecto, mientras que deja de existir una exigencia para realizar el pago de la misma.

¿Cuánto dura un proceso de embargo?

Tanto el embargo como la inhibición tienen una duración de 5 años, saldo en el caso de los embargos de autos que el plazo es de 3 años. Pero antes del vencimiento, el acreedor puede pedir su renovación todas las veces que quiera. Por esa razón hay mucha gente inhibida hace más de veinte años.

¿Cuánto tiempo dura el embargo de una cuenta bancaria?

¿Cuánto dura el embargo de una cuenta bancaria? – De acuerdo a la Ley de Enjuiciamiento Civil, el embargo de una cuenta bancaria no tiene fecha de caducidad. Dicho de otro modo, dura hasta que el deudor disponga de los fondos necesarios para liquidar la deuda.

¿Cómo saber de dónde proviene un embargo?

Cómo se notifican los embargos judiciales – Ahora que vimos qué es un embargo judicial y cómo funciona, debes saber cómo se notifica. Al ser una orden emitida por un juez, la información será comunicada por medio de correo al domicilio del demandado.

¿Cuánto tiempo dura una deuda para prescribir?

En estos tiempos es muy difícil estar al día con las deudas, por eso aquí te cuento cuándo prescriben y para qué. Muchas veces las tarjetas de crédito son salvadoras, puedes comprar o pagar una emergencia sin descontarte el dinero de inmediato. Sin embargo, debes planificar estas compras , ya que pueden acumularse y llega un momento en donde tu bolsillo no da para pagar.

Ahí es donde hablamos de “prescripción de una deuda” para poder cancelarla, sin que el deudor la haya pagado. Esto pasa cuando se supera el tiempo en el cual la deuda puede ser cobrada. En el caso de las tarjetas de crédito prescriben a los 3 años y la acción ejecutiva a los 5 años de vencido el plazo, ya que el banco al entregártela, te hace firmar un pagaré.

Después de ese tiempo la deuda prescriba y el acreedor no pueda reclamarla. Pero ojo, no significa que la deuda desapareció, solo elimina el derecho que tiene el acreedor de cobrarla, no el deber de pagarla. .

Adblock
detector